10 cosas que pasan en Latinoamérica que los ciudadanos de primer mundo nunca entenderán

La región del continente americano es una de las más diversas del mundo, y a pesar de que es alegre, multicultural y rica en historia y gastronomía como otros lugares del planeta, las diferencias que hay entre Latinoamérica y los países de primer mundo, pueden llegar a ser confusas para las personas que viven en naciones como Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

Por ello, hoy te contamos cuáles son las diez cosas que pasan en Latinoamérica que los ciudadanos de primer mundo nunca entenderán.

  1. Los salarios bajos

Mientras que en Ginebra, Suiza, se fijó para 2020 un salario mínimo de 23 francos suizos la hora (US$25.54), en países de Latinoamérica como Colombia, México y Venezuela, estos son de: $908.526 pesos colombianos al mes (US$240.68), $123.22 pesos mexicanos el día (US$6.19) y $7.000.000 de bolívares (US$2.46), respectivamente.

  1. Cultura y las fiestas en torno a ella

Los latinoamericanos tienen un fuerte apego por su cultura. A diferencia de los países desarrollados, en los territorios de esta región americana tienen un fuerte ambiente festivo alrededor de sus fechas especiales. 

Incluso, algunos se han atrevido a decir, de forma jocosa, que en Latinoamérica se celebra “hasta un estornudo”. 

  1. Constante temor a la inseguridad

La violencia e inseguridad son dos factores que preocupan constantemente a quienes viven en Latinoamérica. Lamentablemente, la belleza de la región se ha visto manchada por actos que atentan a la vida e integridad de las personas.

  1. Espacio personal

A diferencia de los países de primer mundo, donde suelen respetar al máximo su espacio personal si aún no conocen muy bien a un nuevo amigo; en Latinoamérica, las personas suelen ser un poco más “cercanas” y puede que no saluden de mano, sino de beso en la mejilla o con un abrazo.

  1. La importancia que hay en las relaciones interpersonales cuando se va a realizar un negocio

Los latinoamericanos suelen hablar un poco de su vida personal y laboral cuando van a realizar un negocio, pues esto se considera un acto de “buena educación”. 

Si no haces parte de esta región, puede que te parezca extraño el no hablar directamente de negocios cuando vas a realizar uno. 

  1. La familia es muy importante

En países de primer mundo, los hijos suelen mudarse en una edad temprana del hogar de su núcleo familiar. En Latinoamérica esto no es muy común, dado que desde muy pequeños se les inculca el valor y la importancia de la familia.

Además, los bajos salarios, los altos costos de alquiler y las condiciones paupérrimas que brindan ciertos sectores y/o gobiernos, hace que sea difícil el poder conseguir una vivienda propia. 

  1. Sentido del humor especial
- Patrocinado -

Los latinos suelen tener un “humor especial” y les encanta tomarse ciertas situaciones con gracia y cariño. Algunos califican esto como “tomar del pelo”. Expatriados de la región cuentan que uno de los factores por los que pueden identificar a una persona perteneciente a Latinoamérica es por su «sentido del humor tan particular».

  1. Exagerado uso de las bocinas de los carros

En Latinoamérica es muy común que los conductores utilicen sus bocinas cuando llevan prisa, más no cuando tienen una emergencia. Aunque esto puede que genere multas en ciertas áreas de los países de primer mundo, en los territorios de América Central y de América del Sur, esto no suele suceder.

  1. No desechar el papel higiénico en el inodoro

En comparación con los países desarrollados de Norteamérica, en Latinoamérica el papel higiénico se suele tirar a un bote de basura que está justo al lado del inodoro, más no en él. 

Además, el sistema de plomería y alcantarillado de los territorios del sur del continente, no tienen la capacidad para que se pueda descargar el papel higiénico sin complicaciones.

  1. Algunos latinoamericanos se sienten excluidos cuando los estadounidenses se “apropian” del gentilicio “americano”

Por lo general, los estadounidenses se denominan “americanos”, lo cual hace sentir excluidos a los otros ciudadanos del resto del continente. Aunque los natales de Estados Unidos no entienden el porqué del descontento, muchos latinos afirman que ellos también son americanos y, que no por ello, se “adueñan” del gentilicio.

Publicidadspot_imgspot_img