High Park de Toronto es el equivalente al Central Park de Nueva York, pero construido a escala. La famosa zona verde de 141 años es uno de los parques más grandes y antiguos de Toronto, que ocupa 400 hectáreas que incluyen extensas rutas para senderismo, un museo, un zoológico y uno de los patios recreativos más queridos de la ciudad. Es fácil sentirse perdido en High Park, es una experiencia única y muy agradable cuando no estás rodeado de concreto.

El parque fue bautizado por John Howard, quien compró la parcela de tierra por mil dólares en 1836. Howard crío ovejas en el área hasta que entregó la tierra a la ciudad de Toronto. Cuando se hizo el acuerdo, Howard estipuló que el espacio siempre se usaría como un parque y que siempre sería conocido como «High Park». Y esa no fue la última condición de Howard: él también prohibió que el alcohol fuera vendido o servido en el parque.

La residencia de Howard todavía está en el parque, pero hoy sirve como casa museo. El museo ha mantenido muchos de los muebles originales y obras de arte de la década de 1880 y recibe visitas regulares. También se rumora que esta embrujada, y es una parada obligada para los cazadores de fantasmas de la ciudad.

High Park tiene seis pistas de tenis, tres campos de béisbol, una pista al aire libre y una piscina. También cuenta con algunos de los senderos más largos de la ciudad, y algunos de los más difíciles gracias a las muchas colinas del parque. Los ciclistas están permitidos, Se permite el paseo de perros con correa en todas partes en el parque, y se puede encontrar una zona sin correa cerca del Grenadier Café, propiedad de la ciudad. Snack bars, mantiene los visitantes del parque hidratados, pero no se sirve alcohol, haciendo High Park una de las últimas zonas «zanahorias» de la ciudad.

En contraste con los siempre cambiantes paisajes urbanos de Toronto, High Park es un tributo vivo a la historia natural de la ciudad. High Park tiene algo que que ofrecer para todos los gustos.

Publicidad