La masturbación, una práctica que hace un tiempo parecía de exclusividad masculina, pero con el pasar de los años esto dejo de ser tan exclusivo, sí, las mujeres también disfrutamos de la masturbación y no hay nada de malo en ello.

Sin embargo,  la masturbación femenina aun resulta un tema tabú aunque se trata de una práctica muy común que además aporta beneficios a la mujer. Masturbarse es la mejor forma de conocer los puntos sensibles y descubrir nuestro propio cuerpo esto hará mucho más fácil guiar a tu pareja para alcanzar un orgasmo y  una mejor vida sexual.

Si quieres hacerlo bien y sacarle el máximo beneficio a tus encuentros a solas; no te pierdas estas cinco claves para disfrutar de ti misma.

Busca un lugar donde te sientas cómoda, puedes iniciar en la privacidad de la habitación, durante la ducha, o cualquier espacio donde te sientas segura y puedas conectar tu mente y tu cuerpo para sentir placer.

Las mujeres tenemos zonas erógenas por todo el cuerpo, estas las podemos estimular nosotras mismas a través de caricias fuertes y sutiles. Tocar el cuello, los muslos y los pechos con amor activan tu cuerpo y descubrirás lo sensual que eres mientras lo haces. Una vez que te hayas relajado con este toqueteo y empieces a disfrutar de la masturbación en ti misma, puedes pasar al siguiente nivel.

La estimulación indirecta sobre el clítoris es la técnica más efectiva para llegar al orgasmo. El contacto directo puede resultar demasiado intenso e incluso doloroso las primeras veces. Para iniciar, puedes colocarte con las piernas abiertas en posición acostada o sentada. Empieza por explorar tu vulva con caricias. Abre los labios mayores e inferiores (grandes y pequeños) para descubrir tu clítoris y utiliza tu dedo corazón o índice acariciando y jugueteando con tu clítoris hacia delante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo, efectuando movimientos circulares. Determina el ritmo que te entrega más sensaciones y mantenlo hasta llegar al orgasmo.

La vagina es profunda y de difícil acceso para las manos. Utiliza tu imaginación, usa objetos para acariciarte, penetrar tu vagina y explorar los placeres de la masturbación. Lo más sencillo y cómodo es ponerte en posición acostada y colocar el objeto entre las piernas efectuando un movimiento de vaivén para frotar el clítoris. Puedes estimular ambas zonas la vaginal y clitoriana esto hará estallar tus sensaciones.

Para aquellas un poco más experimentadas, pueden usar vibradores o estimuladores del clítoris. Ahora encuentras en el mercado todo lo que puedas imaginar en juguetes sexuales Ya sea sentada, acostada o en cuclillas se pueden usar. Con la ayuda de este juguete erótico estimula tu clítoris haciendo que vibre o manejándolo como más te guste. La única molestia que puedes sentir es el contacto frío y mecánico de estos objetos aunque hay ciento de formas de hacerlos menos fríos y más candentes. Esto es lo ideal si no quieres hacer mucho esfuerzo o para alcanzar el orgasmo en 3 minutos. 

Ahora a disfrutar de ti misma!