El Intercambio de parejas es más común de lo que pensamos ¿Lo harías?

Las nuevas tecnologías han hecho más sencillo el contacto entre personas interesadas en el intercambio de parejas y hay aplicaciones móviles para poner en contacto a parejas que buscan intercambios.

Aunque suele ser un tema tabú, el intercambio de parejas, como las Meigas, haberlo, haylo.

De hecho, cada año aumenta el número de establecimientos hoteleros, de paquetes organizados, y de viajes destinados a los conocidos como swingers y se trata de un nicho de mercado que mueve cerca de 20 millones de dólares.

Las personas que practican el intercambio de parejas suelen mantenerse en un plano discreto y lo mismo sucede con los locales destinados a este público.

La discreción y el respeto son sus máximos valores en una práctica que muchos consideran un estilo de vida.

Las nuevas tecnologías han hecho más sencillo el contacto entre personas interesadas en el intercambio de parejas y hay aplicaciones móviles para poner en contacto a parejas que buscan intercambios.

Sin embargo, lo más habitual es hacerlo en locales especializados a los que también acuden solteros en busca de experiencias sexuales en un ambiente respetuoso.

Normalmente se trata de establecimientos con normas claras e instalaciones sugerentes donde es habitual que se realicen fiestas temáticas.

La confianza mutua en la pareja es imprescindible para que el intercambio de pareja no cause problemas como los celos o una ruptura.

 Lo habitual es que esté precedida por una conversación previa en la que la pareja pone los límites del intercambio desde la plena libertad y el respeto al otro.

Se trata de compartir fantasías con otras personas y de disfrutar de la sexualidad desde la libertad y desde la seguridad.

Lo que debe saber

Las actividades de cambio de pareja pueden ser de diferente tipo:

  • Observar cómo otra pareja se relaciona sexualmente
  • Ser observado mientras se practica sexo
  • Participar en sesiones grupales
  • «Soft Swing» (Intercambio suave): Besos, caricias o sexo oral con una tercera persona
  • «Full Swap»: Tener relaciones completas con penetración sexual con una persona distinta a la pareja.
- Patrocinado -

Ventajas del intercambio de parejas:

  • Sales de la rutina.
  • Dicen expertos que favorece la confianza en la pareja.
  • Recalcan los conocedores que mejora la transparencia y la comunicación.

Despierta el deseo.

Claves para saber si puedes hacer un intercambio de pareja

Será magnífico si ese rasgo de quebrantamiento de la normalidad lo tomamos como algo muy excitante, sin remordimientos o resentimientos posteriores.

Al ser una conducta abierta, puede aplacar la ansiedad que provoca la falta de confianza en la pareja y espantar de paso el fantasma de la infidelidad.

Puede servir para subir la temperatura sexual y rearmar el repertorio de prácticas.

¿Por qué no aprovechar el placer que vamos a recibir en un intercambio como un aprendizaje para conseguir después satisfacción sexual con nuestra pareja?

Una vez probada la experiencia, quizás dejemos de idealizar los placeres lejanos y nos centremos en el gozo cotidiano y más simple de quien tenemos al lado.

Será también positivo comprobar que esa sensacional liberación de endorfinas, que puede actuar como antídoto contra la monotonía, tiene un efecto muy limitado.

Está bien si esta permisividad es puntual, para dar chispa a la relación, pero el vínculo de amor debe ser fuerte y estar consolidado.

Habrá que pactar límites y condiciones, sabiendo de antemano qué tipo de estímulos e invitaciones recibiremos en estos lugares.

Este tipo de aventuras multiplica el riesgo de enfermedades de transmisión sexual. Cualquier precaución es poca.

Si finalmente es una experiencia deseada y pactada por los dos, lo mejor será lanzarse con absoluta confianza a lo desconocido, dejarse llevar y saborear su placer.

El intercambio está de moda

Las parejas francesas son las que más suelen realizar intercambios.

¡Hasta un tercio de las parejas han experimentado con ello! Noruega le sigue muy de cerca con el 31,5% de las parejas formando parte de la comunidad de swingers, que es como se les llama a quien comparte pareja en la cama.

Y tras las noruegas aparecen las parejas de los Países Bajos, con un 26,8%.

De la encuesta también se concluye otra realidad: que las mujeres que intercambian pareja lo suelen hacer con otras con las que tienen una amistad.

Casi 5 de cada 10 así lo hace. Un 23% prefiere intercambiar sus parejas con otras que conocen por internet, mientras que el 19%, con parejas que han conocido de forma casual.

Publicidadspot_imgspot_img