Comprar tecnología en estos países puede costar una fortuna

Los artículos tecnológicos se han convertido en parte indispensable de nuestra vida. De hecho, es difícil imaginar cómo serían nuestros días si no tuviéramos algunos de ellos, como es el caso de los smartphones.

Los artículos tecnológicos se han convertido en parte indispensable de nuestra vida. De hecho, es difícil imaginar cómo serían nuestros días si no tuviéramos algunos de ellos, como es el caso de los smartphones.

Precisamente esa necesidad inminente ante la que nos hemos visto expuestos nos lleva incluso a gastar grandes sumas de dinero para poder obtener uno de estos modelitos.

Sin embargo, algo que también es real, es que la situación económica de los países puede hacer que comprar estos aparatos, cueste una verdadera fortuna.

Por eso, Grover una startup alemana que alquila productos tecnológicos, se tomó el trabajo de realizar una comparación de los precios de los productos más populares como los iPhone, la PlayStation 5 y las tarjetas de video, en las tiendas físicas y virtuales de 50 países.

Los países fueron seleccionados con base a su producción de electrónicos, sedes de marcas reconocidas del rubro o los altos porcentajes de propiedad.

En un comunicado, Grover explicó: “Comenzamos evaluando países famosos por fabricar productos electrónicos —o por ser sede de importantes marcas de electrónica—, además de países en los que los productos electrónicos son omnipresentes. Después, seleccionamos 50 países para un análisis en profundidad basándonos en sus aranceles de importación y en si han experimentado casos de fluctuación monetaria”.

Como consecuencia, se obtuvo un ranking de países en los que es más caro comprar tecnología.

Los resultados

- Patrocinado -

De acuerdo con el estudio entre las principales consecuencias de los excesivos precios de la tecnología están la inflación descontrolada y el alto precio del dólar blue. Todo esto, enmarcado en un contexto de desabastecimiento mundial y problemas en la cadena de suministro debido a la pandemia.

Así las cosas, Argentina ocupa el primer puesto del ranking. Los números indican que, en promedio, comprar tecnología en este país sale hasta 67,34% más caro que en otros lugares del mundo.

Detrás de Argentina aparece Nigeria, mientras que el podio lo completa Brasil. En el “top ten” de países más caros para comprar tecnología siguen Colombia, Islandia, Bielorrusia, Chile, Grecia, Sudáfrica, Turquía y Perú. Más atrás aparecen Egipto, Países Bajos, Irlanda y, por último, Noruega.

Según lo explicado, Argentina tiene el precio más alto en euros en casi todos los productos evaluados en el informe. En el caso de la Sony Playstation 5, el precio de la consola es de 1.558 euros en una tienda física mientras que si se compra por internet el valor alcanza los 1.645 euros.

Si se toma en cuenta el caso de Brasil, el tercer país más caro para comprar productos electrónicos, el precio de la Playstation 5 de forma online es de 1.017 euros, un 38% más barato que en la Argentina.

En tanto, el Iphone 12 de Apple tiene –de acuerdo con Grover.com- un costo de 2.248 euros en Argentina, mientras que en Brasil el valor es de 1.376 euros, un 38% más barato.

Si la comparación es con Chile, la brecha de precios es aún mayor. En el país trasandino el valor del iPhone 12 es de 1.009 euros, esto arroja un valor un 55% más económico en dicho territorio.

En contraposición a estos lugares, aparece Hong Kong en el otro extremo, donde el valor del Iphone 12 es de 708 euros, lo que equivale a una diferencia de 68% respecto al precio de la Argentina

Para dar más luz sobre este fenómeno, los ejecutivos de la startup hablaron sobre las razones que lo producen y algunas de sus consecuencias.

“Las ramificaciones a largo plazo de la pandemia todavía no están claras. Pero, este estudio arroja luz sobre cómo ha reaccionado el sector de la electrónica de consumo”, comentó Giacomo Dalle Vedove, vicepresidente internacional y de crecimiento de Grover.

Y agregó: “El acceso a la tecnología es ya un aspecto importante de la vida moderna y la disponibilidad y asequibilidad de la electrónica en todo el mundo podría resultar vital para el futuro crecimiento de cualquier país. Aunque este estudio pretende dirigir la atención sobre el momento actual, los retos de la cadena de suministro y la inflación son relevantes ahora y lo seguirán siendo en los años venideros”.

Publicidadspot_imgspot_img