En reiteradas ocasiones el mandatario de los Estados Unidos Donald Trump ha generado disgustos cuando se ha referido al cambio climático como un problema que no existe, un invento de la sociedad.

Una de las personas más poderosas del mundo se ha empeñado en contradecir a los científicos que aseguran que el calentamiento global es un hecho, advirtiendo de las graves consecuencias que se tendrán sino se hace algo por mejorar; a pesar de los estudios realizados, irónicamente para Trump esto no es suficiente pero lo que si se ha comprobado es que su ironía no tiene límites y así lo  ha dejado ver por medio de sus tweets, el más reciente causó un sinfín de críticas hacia el mandatario que disfruta tomar el calentamiento global como un chiste hacia la sociedad.

«En el hermoso Medio Oeste, las temperaturas del viento están alcanzando los 60 grados Fahrenheit  bajo cero (unos 50 grados centígrados bajo cero), el mayor frío registrado. En los próximos días, se espera que se enfríe aún más. La gente no puede durar afuera ni siquiera unos minutos. ¿Qué diablos está pasando con el calentamiento global? ¡Por favor, vuelve rápido, te necesitamos!»,  con este sabio tweet del mes de enero, Trump demuestra que este año tampoco será amigable con el medio ambiente, por lo menos eso es lo que deja ver en medio de su chanza.

Claro está que a Trump le encanta contradecir y hasta provocar a los medios de comunicación, así que no se sabe si es por gusto o por ignorancia que el mandatario no toma en cuenta los estudios, opiniones y hechos de los científicos; gran parte de los estadounidenses dicen estar resignados con el tema, no encuentran más palabras para hacerle entender a una de las personas más influyentes del mundo que el calentamiento global es un problema serio que está causando graves afectaciones al planeta.

¿A caso es tan difícil entender que el cambio climático no se refiere solo al aumento de temperatura? ¿Cómo hacerle entender a Donald Trump que el frío extremo también hace parte del problema climático?, «Miras nuestro aire y nuestra agua, y está ahora en un lugar limpio», en esto se respalda Trump para decir que no cree en el cambio climático, refiriéndose a China, América del Sur y gran parte de Asia, donde el aire es sucio.

En junio del 2017, Estados Unidos se retiró del acuerdo de París  para luchar contra el cambio climático, fue justo en ese momento cuando Trump dio a entender que en su política de gobierno no hay espacio para combatir los problemas climáticos, de hecho el año pasado su gobierno presentó  un preocupante informe sobre el calentamiento global, advirtiendo que para finales del siglo , EE.UU enfrentará fuertes impactos económicos y de salud a causa del cambio climático.

¿Ahora que se viene para los Estados Unidos?, ¿Será que solo un milagro hará que Trump cambie de decisión?, el futuro es incierto, lo único cierto es que a Trump le preocupa más sus juegos de golf que el calentamiento global.