Si el año 2018 alcanzó temperaturas extremadamente altas, para este 2019 se espera que sean más elevadas, a causa del fenómeno de El Niño, según lo predijo La Organización Meteorológica Mundial (OMM). Desde el 2015 y hasta el 2018 han sido los 4 años más calurosos de la historia.

El aumento de dióxido de carbono (CO2) de los combustibles fósiles acompañado del fenómeno de El Niño, intensificarán las catástrofes naturales, provocando incendios forestales, Terremotos, temblores, inundaciones, etc. Si la emisión de CO2 no se disminuye, los daños tanto para la humanidad como para el medio ambiente, serán irreversibles, trayendo consigo grandes pérdidas económicas, empeorando los cambios meteorológicos en el mundo.

Si la humanidad no reacciona ante esta problemática para prevenir el calentamiento global, los fenómenos meteorológicos aumentarán  en un 50% y hasta un 300%, según lo expuso  Michael Mann, científico del clima de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Los problemas de conservación  de los arrecifes de coral, la vida marina, la extinción de los animales y plantas, la dificultad para acceder  al agua dulce, los alimentos y las complicaciones en la salud de los humanos, se verán gravemente afectada si el calentamiento global sigue aumentando sin control.