El banco de Canadá hace cada vez más difícil la compra de vivienda

La ministra de finanzas de Canadá describió los precios de la vivienda fuera de control del país como una ‘injusticia intergeneracional’, mientras los líderes políticos luchan por controlar una crisis de asequibilidad en espiral.

Chrystia Freeland, quien también se desempeña como viceprimera ministra de Canadá, dijo que el tema es su principal preocupación interna.

“Tuvimos una mejor oportunidad de comprar una casa y formar una familia que los jóvenes de hoy, y no podemos tener un Canadá en el que la nueva generación quede excluida del sueño de tener una casa propia”, dijo a los periodistas, calificando la situación actual como un problema.

Canadá tiene la mayor brecha entre ingresos y precios de la vivienda en el G7, según la OCDE, y dos de sus grandes ciudades, Vancouver y Toronto, suelen aparecer en los rankings de burbujas inmobiliarias mundiales.

De hecho, en febrero, el país registró su precio de venta promedio más alto para una casa, $647.340 dólares, con precios que subieron un 20 % con respecto al año pasado.

Los políticos y economistas están cada vez más preocupados de que tales aumentos no sean sostenibles, pero los expertos dicen que no hay soluciones rápidas para la crisis, que ha sido impulsada en parte por las bajas tasas de interés, la especulación del mercado y la escasez de viviendas nuevas.

El aumento de las tasas hipotecarias

Con toda esta situación, mientras el Banco de Canadá lucha contra la inflación vertiginosa, que alcanzó un máximo de 30 años del 5,7 por ciento en febrero, hoy el gobierno ha anunciado que aumentarán la tasa de interés a un día del banco en un 0,5 por ciento llegando a 1 por ciento.

Puede que eso no suene como mucho, dadas las tasas históricas que hasta la crisis financiera de 2008 solían estar por encima del dos por ciento, pero la decisión marcaría el esfuerzo más agresivo del banco para frenar los precios al consumidor en más de dos décadas, y los analistas de tasas hipotecarias dicen que probablemente ayudará a domar un mercado inmobiliario frenético.

“Cualquiera que actualmente compre una casa estará menos entusiasmado con pujar un alto precio cuando el costo de financiar la casa haya aumentado. Esto eliminará a algunos compradores del mercado”, dijo James Laird, cofundador de Ratehub.ca y presidente del corredor hipotecario CanWise Financial.

Como la mayoría de las decisiones de política monetaria, la elección presenta un Catch-22 económico: cuanto mayor sea la tasa, más difícil será pedir dinero prestado, lo que significa que a los posibles compradores de vivienda les resultará más difícil obtener financiación mientras que los propietarios actuales pagan más por sus hipotecas.

Cada vez será más difícil adquirir una vivienda

Laird señaló que las tasas hipotecarias en los grandes bancos de Canadá ya han aumentado constantemente en las últimas semanas a medida que los prestamistas explican las próximas subidas de las tasas.

- Patrocinado -

Según la calculadora de pagos hipotecarios de Ratehub.ca, un propietario que puso un pago inicial del 10 por ciento en una casa de 800.000 dólares con una tasa variable de cinco años del 1,15 por ciento (amortizada a lo largo de 25 años) actualmente paga una hipoteca mensual de 2.847 dólares.

Bajo el aumento esperado del 0,5% del Banco de Canadá, el pago mensual de la hipoteca del propietario aumentará a 3.019 dólares, lo que significa que el propietario pagará 2.064 dólares más al año sobre su hipoteca.

Y las subidas de las tasas no se detendrán ahí, dicen los economistas. Durante el próximo año, se espera que el banco aumente continuamente la tasa de interés a un día hasta que alcance el dos por ciento a finales de año, el nivel más alto en más de una década.

«Cualquier persona con una hipoteca de tasa variable debe entender cuál será su pago con un aumento de 50 puntos básicos la próxima semana y debe presupuestar aumentos de tasas adicionales por un total del uno al dos por ciento para el resto del año», dijo Laird.

Compradores de vivienda por primera vez, los más afectados

Tal y como lo señaló la ministra Freeland, entre los que soportarán la peor parte de los aumentos de las tasas se encuentran los posibles compradores de vivienda por primera vez que deben aprobar la llamada ‘prueba de estrés’ del gobierno federal para calificar para una hipoteca respaldada por el gobierno.

La prueba requiere que los solicitantes hipotecarios demuestren que pueden manejar tasas de interés más altas para no incumplir los pagos.

Leah Zlatkin, una corredora hipotecaria con lowestrates.ca, dijo que las recientes subidas de las tasas representan un «punto de inflexión» para esos posibles compradores.

Las tasas hipotecarias son ahora lo suficientemente altas como para que muchos compradores potenciales tengan que calificar en porcentajes por encima de la prueba de resistencia, que actualmente está un 5,25 por ciento o un dos por ciento por encima de la tasa hipotecaria ofrecida, lo que sea más alto, dijo Zlatkin.

“Muchos compradores de vivienda no son conscientes de este matiz y afectaría su asequibilidad incluso si los precios de las viviendas se ralentizaran durante el próximo año”, dijo Zlatkin.

El Banco de Canadá mantuvo los costos de endeudamiento cerca de mínimos históricos durante la pandemia a medida que la economía se tambaleaba al borde de la recesión, pero las crecientes presiones inflacionarias provocadas por los desafíos de la cadena de suministro y los altos costos de la energía han llevado a Macklem y a su equipo a adoptar una postura más estricta.

Publicidadspot_imgspot_img