Huelga de trenes amenaza con paralizar la economía de Estados Unidos

Si uno de los doce sindicatos ferroviarios fuera a la huelga, los otros 11 respetarían los cortes, cerrando los ferrocarriles en Estados Unidos.

Por estos días, Estados Unidos enfrenta el riesgo de una posible huelga nacional ferroviaria de carga después de que los miembros de base del sindicato ferroviario rechazaran un acuerdo laboral.

Dos de los sindicatos están representados por un lado por 28.000 conductores, y la Brotherhood of Locomotive Engineers and Trainmen(BLET), que representa a unos 24.000 ingenieros.

Los maquinistas y conductores forman las tripulaciones de trenes de dos personas, explica CNN en una nota.

Ambos sindicatos llegaron a acuerdos tentativos en septiembre en una sesión de negociación maratónica de 20 horas, apenas unas horas antes de sus fechas límite de huelga anteriores.

Para ese momento, el presidente de los EE. UU. Joe Biden había calificado el acuerdo como “una victoria para decenas de miles de trabajadores ferroviarios y para su dignidad y la dignidad de su trabajo”.

Había intervenido directamente en la ronda final de conversaciones, pero su elogio de los acuerdos no fue suficiente para obtener la aprobación de los miembros de base del sindicato de conductores.

Los acuerdos casi obtuvieron el apoyo que necesitaban para ser ratificados por ambos sindicatos. Fue ratificado por los ingenieros, con un 53,5% votando a favor.

Pero el voto de los conductores finalmente fracasó porque las reglas del sindicato requieren que cada una de las cinco clases de trabajadores dentro del sindicato apruebe el acuerdo.

Aunque el 64,5% de los miembros que viajan en las locomotoras con los maquinistas apoyaron el acuerdo, el 50,87% de los miembros del servicio de trenes y motores del sindicato votaron en contra.

El ultimato

Los conductores permanecerán en el trabajo mientras se reanudan las negociaciones en un intento de encontrar un trato que sea aceptable para los miembros.

- Patrocinado -

Los negociadores enfrentan una fecha límite de huelga del 9 de diciembre.

Si uno de los doce sindicatos ferroviarios fuera a la huelga, los otros 11 respetarían los cortes, cerrando los ferrocarriles.

Si los sindicatos no pueden llegar a nuevos acuerdos antes de la fecha límite de la huelga, el Congreso podría ordenar a los trabajadores ferroviarios que permanezcan en el trabajo o regresen al trabajo.

El Congreso ya enfrenta llamados de una amplia gama de grupos empresariales para actuar para prevenir una huelga.

Alrededor del 30% de la carga del país se mueve por ferrocarril, cuando se mide por el peso de la carga y la distancia que recorre.

Por lo tanto, una huelga podría causar interrupciones generalizadas en la cadena de suministro y la economía en general de la nación, que aún se encuentra en dificultades.

Si la huelga continúa durante un período prolongado, podría provocar una escasez generalizada y precios más altos para los bienes, incluidos el combustible y los alimentos.

El gobierno

El secretario de Trabajo, Marty Walsh, dice que espera que los negociadores entre los ferrocarriles y algunos sindicatos ferroviarios puedan llegar a nuevos acuerdos laborales y evitar una posible huelga.

- Patrocinado -

Pero dijo que sin un acuerdo espera que el Congreso intervenga e imponga contratos a los descontentos miembros de base del sindicato.

La declaración es un golpe a la influencia de los sindicatos en su intento de ganar un contrato que aceptarán sus miembros.

Dos sindicatos ferroviarios llegaron a acuerdos laborales tentativos con los ferrocarriles en septiembre, antes de la fecha límite de la huelga, solo para que sus miembros votaran en contra de ratificarlos.

Si algún sindicato ferroviario fuera a la huelga, todos los sindicatos ferroviarios, que en conjunto representan a unos 110.000 miembros, honrarían sus piquetes y se negarían a trabajar, lo que paralizaría los ferrocarriles de carga del país.

Los datos

Alrededor del 30% de la carga de los EE. UU., medida por el peso y la distancia recorrida, se mueve por ferrocarril. Los precios de los bienes, desde la gasolina hasta los alimentos y los automóviles, podrían dispararse si los trenes se detienen.

Además, las fábricas podrían verse obligadas a cerrar temporalmente debido a la escasez de piezas, dice CNN.

Los productos que los consumidores desean comprar durante la temporada navideña podrían faltar en los estantes de las tiendas.

Los sindicatos quieren la posibilidad de ir a la huelga, creyendo que eso presionará a la dirección del ferrocarril para que negocie.

La amenaza de que el Congreso pueda actuar para imponer un contrato les quita gran parte de la influencia que los sindicatos necesitan para llegar a un acuerdo.

Los acuerdos que han sido rechazados son lucrativos: incluyen un aumento inmediato del 14 % con salarios retroactivos que datan de 2020.

También, incluyen un aumentos salarial por un total del 24 % durante los cuatro años de vigencia de los contratos, que van desde 2020 hasta 2024. bonos en efectivo de $1,000 al año para los miembros.

En total, el pago atrasado y las bonificaciones darán a los miembros del sindicato un pago promedio de $11,000 por trabajador una vez que se ratifique el acuerdo.

Publicidadspot_imgspot_img