Publicidad

Biohacking: La tecnología que está creando una nueva y avanzada especie humana 

Este es el movimiento que pareciera estuviera creando una "nueva especie humano" de la mano de la tecnología.

El biohacking, también conocido como biología casera, es un término extremadamente amplio y amorfo que puede abarcar una gran variedad de actividades. 

Esto implica desde realizar experimentos científicos con levaduras u otros organismos hasta hacer un seguimiento de su propio sueño y dieta. 

Pasando por cambiar su propia biología bombeando la energía de una persona más joven. Sangre en sus venas con la esperanza de que combata el envejecimiento.  

El tipo de biohackers que actualmente gana más notoriedad son los que experimentan, fuera de los espacios e instituciones de laboratorio tradicionales, en sus propios cuerpos con la esperanza de mejorar su rendimiento físico y cognitivo.  

Ellos forman una rama del transhumanismo, un movimiento que sostiene que los seres humanos pueden y deben usar la tecnología para aumentar y evolucionar nuestra especie. 

Algunos biohackers tienen doctorados en ciencias; otros son completos aficionados. Y sus formas de tratar de «piratear» la biología son muy diversas.  

Puede ser complicado comprender los diferentes tipos de hacks, qué la diferencia de la medicina tradicional y qué tan seguros, o legales, son. 

A medida que el biohacking comienza a aparecer con más frecuencia en los titulares y, recientemente, en una fascinante serie de Netflix llamada Unnatural Selection, vale la pena aclarar algunos de los fundamentos.  

Lo que debes saber para entender el biohacking 

Principalmente el biohacking definido como el intento de manipular el cerebro y el cuerpo para optimizar el rendimiento, fuera del ámbito de la medicina tradicional.  

Dave Asprey, un biohacker que creó la compañía de suplementos Bulletproof, dijo que, para él, el biohacking es “el arte y la ciencia de cambiar el entorno que te rodea y dentro de ti para que tengas control total sobre tu propia biología”.  

- Patrocinado -

Está muy dispuesto a experimentar en su cuerpo: le inyectan células madre en las articulaciones, toma docenas de suplementos diariamente, se baña con luz infrarroja y mucho más.  

Todo es parte de su búsqueda por vivir al menos hasta los 180 años. 

Una palabra que a Asprey le gusta usar mucho es «control», y ese tipo de lenguaje es típico de muchos biohackers, que a menudo hablan de «optimizar» y «actualizar» sus mentes y cuerpos. 

Algunas de sus técnicas para lograrlo son cosas que la gente ha estado haciendo durante siglos, como la meditación Vipassana y el ayuno intermitente.  

Ambos son parte de la rutina de Dorsey, que detalló en una entrevista de podcast. Trata de hacer dos horas de meditación al día y come solo una comida (cena) entre semana; los fines de semana, no come nada.  

¿Por qué lo hacen? 

En un nivel realmente básico, el biohacking se reduce a algo con lo que todos podemos identificarnos: el deseo de sentirnos mejor y de ver hasta dónde podemos empujar el cuerpo humano.  

Sin embargo, ese deseo viene en una variedad de sabores. Algunas personas solo quieren no estar enfermas nunca más.  

Otros quieren volverse tan inteligentes y fuertes como les sea posible.  

- Patrocinado -

Una multitud aún más ambiciosa quiere ser lo más inteligente y fuerte posible durante el mayor tiempo posible; en otras palabras, quieren extender radicalmente su vida. 

Estos objetivos tienen una forma de escalar. Una vez que haya determinado (o crea haber determinado) que hay «trucos» concretos que puede usar usted mismo ahora mismo para pasar de enfermo a saludable, o de saludable ha mejorado. 

Lo que comienza como un simple deseo de estar libre de dolor puede convertirse en una bola de nieve en la superación personal con esteroides. 

Ese fue el caso de Asprey. Ahora, con 40 años, se metió en biohacking porque no se encontraba bien.  

Antes de cumplir los 30 años, se le diagnosticó un alto riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco, padecía disfunción cognitiva y pesaba 300 libras.  

“Solo quería controlar mi propia biología porque estaba cansado de sentir dolor y tener cambios de humor”, dijo en sus redes sociales. 

¿Qué tan diferente es el biohacking de la medicina tradicional? 

Ciertos tipos de biohacking van mucho más allá de la medicina tradicional, mientras que otros tipos se mezclan con ella. 

Muchas técnicas antiguas (meditación, ayuno) pueden considerarse un tipo básico de biohacking. También puede ir a una clase de spinning o tomar antidepresivos. 

Podría decirse que lo que diferencia al biohacking no es que sea un género diferente de actividad, sino que las actividades se llevan a cabo con una mentalidad particular.  

La filosofía subyacente es que no necesitamos aceptar las deficiencias de nuestro cuerpo: podemos superarlas mediante ingeniería utilizando una gama de soluciones de alta y baja tecnología.  

Y no necesariamente tenemos que esperar a un ensayo doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo, el estándar de oro de la medicina tradicional. Podemos empezar a transformar nuestras vidas ahora mismo. 

  • Imagen de portada tomada/ BBC Mundo
Publicidadspot_img
Publicidad