Publicidad

Madres en China le buscan pareja a sus hijas debido que las jovenes no quieren tener hijos

Las mujeres dicen que es difícil encontrar parejas que no quieran tener hijos.

Chen una adolescente de 20 años ha asistido a más de 20 citas a ciegas, todas planeadas por su madre.  

Unas citas peores que otras, expresa, que porque tiene una posición que a muchos de los hombres con los que ha salido parecen incapaces de aceptar “no quiero tener hijos”, reseña la BBC Mundo. 

«Tener hijos suele ser agotador y no me agradan los niños», afirma Chen, que dice que solo desea compartir su apellido. «Pero es muy difícil hallar a un hombre que no desee tener hijos. Para un hombre no tener hijos… es la muerte». 

Pese a que continúa asistiendo a citas infructuosas, la tensión y el estrés por casarse no ha disminuido, al contrario, está a punto de «explotar», afirma. 

Asimismo, no solo los padres de Chen quieren que se case, forme una familia y tenga hijos. Con el paso de los días siguen cayendo en picada las tasas de matrimonios y natalidad, el Partido Comunista Chino alienta a millones de mujeres y hombres jóvenes a restablecer la tendencia. 

Qué sucede en China 

En 2022, la población de China disminuyó por primera vez en 60 años, y su índice de fertilidad se desplomó a un mínimo histórico. Desde 1986 el número de matrimonios registrados no había sido tan bajo de 6,83 millones. 

Desalentados por la desaceleración de la economía y el aumento del desempleo, los jóvenes chinos han decidido alejarse de las tradiciones de sus padres.  

La inquietud ha llegado al líder del país Xi Jinping, quien hace poco emitió un discurso acerca de la necesidad de la cultura del matrimonio y la procreación.  

Además, expreso como fortalecer la orientación para crear la opinión de los jóvenes sobre el matrimonio, los hijos y la familia. 

Solteros incompatibles 

Los expertos opinan que la población soltera de china está conformada por dos grupos incompatibles: los hombres rurales y las mujeres urbanas. 

- Patrocinado -

Los hombres rurales batallan contra las expectativas económicas, como el alto precio de la novia y un trabajo seguro para mantener a una familia. Esto a su vez, anima a las mujeres de las zonas rurales a tomar con calma elegir pareja. 

«Cuando regresé a casa para el año nuevo chino, me sentí estupenda siendo una mujer dentro del mercado matrimonial de la China rural», dice Cathy Tian, de 28 años, a la BBC quien labora en Shanghai. 

También, menciona que le inquietaba que la consideraran «un poco mayor» en la provincia septentrional de Anhui, donde las mujeres comienzan a casarse desde los 22 años, pero fue todo lo contrario. 

«No tengo que pagar nada, pero el hombre debe tener una casa, un carro, una ceremonia de compromiso y pagar lo que vale la novia. Me sentí en la cumbre de este mercado matrimonial». 

No todas piensan igual 

Por otro lado, las mujeres urbanas, manifiestan que lo que más les preocupa es la brecha cada día mayor entre cómo ven ellas el matrimonio y cómo lo ve el resto de la sociedad. 

«No existe angustia dentro de mí», señala Chen. «Mi ansiedad viene de fuera.» 

A diferencia de la época en donde crecieron sus padres, cuando la vida era un desafío y el amor un lujo, ahora los hombres y las mujeres tienen más alternativas, dice «nuestro concepto hoy en día, es que está bien no querer tener bebés, ya no es una obligación». 

Las mujeres también expresan que, al igual que el mundo que las rodea, el objetivo del gobierno se concentran en las mujeres y pasan por alto los compromisos de los hombres como socios. 

- Patrocinado -

Expectativas desiguales 

Chen explica que todo eso hace parte de la razón por la que no quiere tener hijos: ver a su mejor amiga ser madre, «su segundo hijo es muy inquieto, cada vez que voy a su casa siento que explotará y tumbará el techo». 

En China, «mantener a tus hijos como si tu esposo estuviera muerto» se ha convertido en una frase popular entre las madres jóvenes.  

Significa que sus maridos no realizan las tareas del hogar, ni participan en el trabajo de ser padres. 

Los hombres piensan que su única responsabilidad en la familia es generar dinero, «Las madres sienten culpa por no estar con sus hijos, hasta piensan que no está bien estar fuera de casa hasta tarde. Pero los padres no sienten esa culpa «, asegura una científica de datos de 33 años. 

Pero el Partido Comunista Chino no ha dicho nada al respecto sobre la desigualdad y el cambio de expectativas se encuentren entre los desafíos que deben afrontar para aumentar las tasas de matrimonio o natalidad. 

Publicidad