Publicidad

Esta mujer casi pierde su nariz por inyectarse ácido hialurónico

La joven se somitió al procedimiento porque no sentía cómoda con su nariz, hoy dice que fue la peor decisión de su vida, pues durante la intervención le tocaron una arteria lo cual produjo consecuencias irreversibles.

Desde hace un buen tiempo que las prácticas estéticas para ‘mejorar’ ciertas partes del cuerpo son muy aceptadas, razón por la que cada vez son más las personas que se someten a estas intervenciones.

Sin embargo, los resultados no siempre son positivos, como es el caso de Nadia Ortiz, la mujer mexicana que decidió relatar lo que experimentó por haberse puesto ácido hialurónico en la nariz y a los pocos días se le empezó a desfigurar, ha cruzado fronteras. Este procedimiento estético no quirúrgico ha tomado mayor popularidad con el paso de los años. Pero esta chica, casi pierde la nariz debido a una fuerte necrosis.

“Tú que me estás leyendo y piensas hacerte una modificación, detente”, fue el mensaje de la mujer a sus seguidores.

Ortiz contó que quería cambiar el aspecto de su nariz porque no le gustaba, así que decidió hacerse una intervención con ácido hialurónico con un conocido. Esta, a su juicio, ha sido la peor decisión que ha tomado en la vida.

La historia

Además del mensaje, Nadia hizo un storytelling de lo que le sucedió, llamando aún más la atención de los internautas.

“Yo seguí su trabajo por dos años y realmente vi que quedaba bonito. Por mi mente nunca pasó que podría salir mal de esa situación”, expresó la mujer, admitiendo que tampoco investigó los riesgos porque confió “ciegamente en esa persona”.

Recordó que el primer día de la aplicación notó un bulto en la parte del dorso nasal, por lo que le escribió a quien le había realizado la aplicación. El supuesto especialista le recomendó masajear la zona, argumentando que era parte normal del proceso de inflamación.

Al segundo día no sentía su nariz. Su conocido le dijo que no debía preocuparse, por si hacía alguna reacción alérgica él se la quitaría.

Ya para el tercer día su nariz estaba “morada y con puntitos blancos”, lo cual la llevó a un estado de preocupación mayor, por él le dijo que se acercara a su domicilio para aplicarle algo para disolverle el ácido, ya que estaba presentando una reacción alérgica.

Este proceso fue supremamente doloroso, pues la anestesia no tuvo efecto en la zona. El individuo que lo llevó a cabo le recomendó una crema y le quitó la piel de la punta de su nariz, diciéndole que no tenía caso que estuviera ahí porque había muerto.

- Patrocinado -

Al ver su estado, su padre le recomendó ver a un dermatólogo para atender su caso. Asegura que en su zona no hay muchos, pero pudo contactarse con una doctora que había tratado casos similares, la cual le dijo que debía ser atendida de emergencia.

“Ahora entiendo que mi nariz no necesitaba nada, no necesitaba un relleno, ni una modificación. No era perfecta, pero estaba sana”, dijo.

El dictamen médico

Durante la revisión, la profesional de la salud le explicó que le habían tocado una arteria, lo cual hizo que flujo sanguíneo no pudiera irrigarse en la zona nasal. Con eso comenzó un proceso de recuperación doloroso y extenso.

En algún punto crítico, la doctora le mencionó que si no reaccionaba bien al tratamiento debía remitirla con un cirujano plástico, el cual probablemente le cortaría el tejido.

“Me están inyectando hace dos meses, primero para salvar mi nariz y ahora para las cicatrices. También para ayudar a regenerar el cartílago”, comentó Nadia, asegurando que quien le hizo el procedimiento nunca le pidió una disculpa por el daño causado y la mala asesoría que le brindó.

“Expongo mi caso porque no es justo que personas que no deberían estar haciendo este procedimiento estén haciéndolo sin más ni más. Sé lo mucho que duele y cuesta estar bien. De alguna manera quiero sacar algo bueno de todo esto. Infórmense bien”, aseguró.

Más Noticias Internacionales

Publicidadspot_img
Publicidad