Publicidad

Preocupación por agujero de gran tamaño que se abrió en el sol 

Los expertos dicen que se debe estar muy atento frente a lo que pueda ocurrir con este y otros descubrimientos similares en el espacio.

Esta semana, una preocupante noticia se dio a conocer en relación a un agujero coronal que tendría el sol.

Sobre este, se estima que es aproximadamente 30 veces el tamaño de la Tierra según la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica). 

Este nuevo avistamiento ha generado algunas expectativas sobre los efectos que este fenómeno podría tener en la Tierra.  

Este espacio alberga campos magnéticos unipolares abiertos, facilitando la liberación más fluida de viento solar al espacio, explica la entidad en mención. 

Asimismo, desde la NOAA manifestaron que este hecho podría desencadenar vientos solares de hasta 3 millones de kilómetros.

Aunque ya sus efectos se sintieron los primeros días de este mes (con una gran ola de calor), se espera que este se siga sintiendo. 

Lo que dice un experto 

Los científicos señalan, que, si bien este es un agujero común, lo inusual radica en su ubicación cercana al ecuador solar (línea imaginaria en el Sol que es análoga al Ecuador terrestre).  

Segú Mathew Owens, catedrático de Física Espacial, la proximidad de este agujero al ecuador solar, aumenta la probabilidad de que los vientos solares impacten en la Tierra en los próximos años. 

Esto genera condiciones para posibles auroras y, posiblemente, afectaciones a satélites en órbita.

Esto llevaría a inconvenientes a las diferentes tecnologías con las que cuenta la sociedad como el Internet. 

- Patrocinado -

“Los agujeros coronales son sectores de la corona solar donde el campo magnético del Sol se abre, esto tiene como consecuencia que el viento solar se escape con mayor facilidad en el espacio en general y puede afectar el planeta Tierra”, dijo Owens. 

Estas áreas han sido seguidas por los científicos representando las regiones oscuras en las imágenes solares y están asociadas con un plasma más frío y menos denso que el plasma circundante. 

Para entender  

Dice la experta a la opinión pública que los campos magnéticos abiertos, facilita que el viento solar, compuesto por partículas cargadas y radiación.  

“El viento solar viaja por el sistema solar y, en algunas ocasiones, puede impactar la magnetosfera de la Tierra”, agregó la física. 

Estos impactos pueden generar tormentas geomagnéticas que, dependiendo de su intensidad, pueden causar desde auroras visibles en latitudes más bajas de lo habitual nen diferentes sitios del mundo, incluso donde nunca han sido vistas. 

Esto ocurre hasta interrupciones en las comunicaciones por satélite, sistemas de navegación y redes de energía en la Tierra. 

Los agujeros coronales son fenómenos comunes y se observan con mayor frecuencia cerca de los mínimos solares y durante los ciclos solares de actividad moderada.  

Para Mathew, estudiar y monitorear estas áreas en el Sol es fundamental para comprender mejor la meteorología espacial y sus posibles impactos en la Tierra. 

- Patrocinado -

La NASA

La observación de este fenómeno, que no se refiere en absoluto a un agujero como podría imaginar en la superficie del sol, sino que resulta ser una zona donde la superficie está mucho más fría. 

Y en esta no emite un brillo tan intenso, ha puesto en alerta a la comunidad científica según las informaciones de especializados. 

Alex Young, miembro de la NASA y quien hace parte de la División de Ciencias de Heliofísica del Centro de Vuelo Espacial Goddard, ha declarado al medio Business Insider que: 

“El agujero coronal actual, el más grande que observamos ahora, tiene un tamaño de entre 300.000 a 400.000 kilómetros. Esto es como si de 20 a 30 Tierras se alineasen una detrás de otra”. 

Dijo también al medio en mención que, “no estamos hablando de ningún tipo de fenómeno extraño para los científicos, dado que estos agujeros forman parte de la actividad habitual del Sol”.  

De hecho, cuando se habla de vientos solares rápidos, detrás de ellos suelen encontrarse agujeros coronales.  

“Estos vientos, por cierto, pueden alcanzar velocidades de alrededor de 500 a 800 kilómetros por segundo”.   

Los vientos solares del agujero descrito anteriormente está previsto que alcancen nuestro planeta a finales de esta misma semana.  

Publicidadspot_img
Publicidad