Putin amenaza con congelar a Europa durante este invierno al suspender suministro de gas

Los críticos acusan al gobierno ruso de utilizar el gas como arma política para intimidar a la Unión Europea.

En las últimas semanas se ha disparado los precios del gas después de que Rusia recortará aún más el suministro de gas a Alemania y otros países de Europa central.

Esto después de que Moscú amenazara con recortar el suministro a finales de julio. Se lee en un informe de la BBC Mundo.

Los precios del gas en Europa subieron un 9%, cotizando cerca de su máximo histórico, registrado después de que Rusia invadiera Ucrania.

Los críticos acusan al gobierno ruso de utilizar el gas como arma política.

Rusia ha estado cortando los flujos a través del oleoducto Nord Stream 1 a Alemania, y ahora opera a menos de una quinta parte de su capacidad normal.

Esta situación preocupa, porque países como Alemania importa el 55% de su gas de Rusia y la mayor parte proviene del mencionado gasoducto.

El resto se obtiene de otras tuberías terrestres.

La empresa energética rusa Gazprom trató de justificar el último recorte diciendo que era necesario para permitir el trabajo de mantenimiento en una turbina.

Sin embargo, el gobierno alemán dijo que no había ninguna razón técnica para limitar el suministro.

La última reducción en los suministros presiona a los países de la UE para que reduzcan aún más su dependencia del gas ruso, y probablemente les dificultará reponer sus abastecimientos de gas antes del invierno.

Desde la invasión de Ucrania, los líderes europeos han estado manteniendo conversaciones sobre cómo reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos.

El invierno a la vuelta de la esquina

- Patrocinado -

La Unión Europea se están haciendo enormes esfuerzos para conservar los suministros, acumular reservas y eliminar la competencia de países como China para asegurar fuentes alternativas al 40% del gas que obtiene de Rusia, todo antes del invierno.

Así lo explica Dharshini Davis, corresponsal de comercio global, BBC.

El profesional de la comunicación explica que, “la Agencia Internacional de Energía advirtió que esta es la primera crisis energética verdaderamente global”.

Europa puede estar en el epicentro, pero todos estamos sintiendo agudamente las ondas de choque de la «guerra» de energía de Moscú.

El fuerte aumento previsto en el tope del precio de la energía en otoño puede no ser el último; los analistas advierten que los precios podrían mantenerse volátiles durante un período prolongado.

“Nuestra mejor esperanza puede ser un invierno templado”, dijo el reportero de la BBC.

Voces sobre el tema

Enrique Ayala, analista especializado en energía de la Fundación Alternativas dijo que, “la Comisión Europea ya «está trabajando con el peor escenario posible, en la preparación de un plan de emergencia de cara al invierno”.

Un cierre total prolongado del gas ruso golpearía con fuerza en el continente. Según cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los países más vulnerables de Europa central y oriental podrían enfrentar una escasez total de gas y sufrir pérdidas del Producto Interior Bruto (PIB) de hasta un 6%.

En el caso de España, en cambio, el impacto sería menor, del 1%.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, dijo que, «Rusia nos está haciendo chantaje, está utilizando el gas como arma».

Recorte

Bruselas ya cuenta con que Putin podría dejar a Europa sin gas este invierno y se ha puesto manos a la obra elaborando un plan de emergencia.

La Comisión propuso ayer a los Estados miembros que empiecen a racionar el consumo de gas.

El Ejecutivo comunitario ha pedido a los países que recorten un 15% su consumo de gas de forma voluntaria de aquí a la primavera de 2023.

Además, ha planteado una nueva regulación por la que podría declarar una alerta de seguridad en caso de escasez o alta demanda, e imponer reducciones obligatorias a los países, previa consulta con los Estados.

Planes para aumentar el abastecimiento

Estonia, Lituania y Estonia son los países más expuestos al grifo de Moscú, pero también algunos de los que tienen mejores alternativas de abastecimiento.

La región ahora depende en gran medida de las importaciones a través de la terminal de GNL de Klaipeda en Lituania, pero se está preparando una nueva interconexión con Polonia.

Las reservas polacas están al 100% de su capacidad. El volumen de almacenamiento es el quinto más grande de toda la UE.

También dentro de poco tendrán disponible una unidad flotante de almacenamiento y regasifación.

Publicidadspot_imgspot_img