Publicidad

Se disparan las ventas de teléfonos «tontos» para evitar la adicción a las redes sociales

Los expertos han dicho que es muy sana esta practica, ya que permite que las personas estén menos tiempo conectada a la tecnología.

Un número cada vez mayor de personas están cambiando sus teléfonos inteligentes por llamados «teléfonos tontos» que solo llaman y envían mensajes de texto para evitar estar en un estado «modo zombie«. 

Estos dispositivos sencillos han disparado sus ventas y popularidad en todos los Estados Unidos. 

El año pasado se vendieron 2,8 millones de ellos en Estados Unidos y la gente afirma sentirse más tranquila y presente en su vida cotidiana. 

Caroline Cadwell, una mujer de California le dijo a un medio local que hizo el cambio después de darse cuenta de que había pasado todo el verano con su teléfono inteligente y que apenas recordaba la hora. 

La ciudadana, explicó que cambiar a un teléfono “tonto” al principio no era práctico, pero luego se volvió liberador. 

«Yo lo describiría como espacio y tiempo. Es sorprendente lo mucho que pueden ganar tus relaciones si renuncias a ellos», afirmó. 

Cada vez más gente los quiere 

Empresas como Dumbwireless están vendiendo dispositivos sencillos a usuarios adictos a los teléfonos inteligentes, y un número cada vez mayor de organizaciones anti-teléfonos inteligentes. 

Varios grupos de activistas señalan que la llegada de los teléfonos inteligentes parece “haber coincidido con un aumento de las tasas de depresión y ansiedad”, que aumentaron más del 50 por ciento entre 2010 y 2019. 

Cadwell pasó 15 años trabajando en empresas emergentes de alto crecimiento en Barcelona y San Francisco antes de dejar un trabajo debido al agotamiento y darse cuenta de que su teléfono inteligente era el problema. 

«Dejé un trabajo porque estaba agotada y pasé casi tres meses en lo que yo describiría como modo zombi», dijo la mujer estadounidense. 

- Patrocinado -

Cadwell, dice que anteriormente había sentido la necesidad de estar disponible en todo momento, incluso para las llamadas de las 11 de la noche. 

El impacto en el día a día 

Christina Dinur, madre ama de casa y editora independiente, cambió a un «teléfono tonto» después de inspirarse en una amiga que había dejado de usar su teléfono inteligente porque la distraía de sus hijos. 

«Yo me sentía así desde hacía un tiempo, pero no sabía qué hacer al respecto. No estaba logrando establecer límites saludables en cuanto al uso de mi teléfono inteligente, pero comprar un teléfono tonto me parecía algo radical», dijo Dinur, una mujer de Milwaukee. 

Dinur continuó explicando que se inspiró en la lectura del libro ‘La generación ansiosa’ de Jonathan Haidt, que vincula la llegada de los teléfonos inteligentes con un aumento de la ansiedad en los jóvenes. 

«El libro me convenció de que los niños no deberían tener teléfonos inteligentes ni redes sociales, pero el elefante en la habitación era mi propia adicción a los teléfonos inteligentes», dijo Christina en un relato de redes. 

«No veía cómo podría decir ‘no’ cuando mis hijos empezaran a pedirme un teléfono inteligente si me veían pegada a él todo el tiempo. Conseguir un teléfono tonto ha solucionado ese problema». 

Moderar uso de redes sociales 

Dinur dijo que todavía usa las redes sociales en una computadora portátil, pero sólo las revisa unas cuantas veces al día en lugar de hacerlo constantemente. 

Dinur explicó que dejar su teléfono inteligente ha aumentado su capacidad de atención y ahora lee más libros y pasa más tiempo con su familia. 

Ahora forma parte del movimiento Smartphone Free Childhood US y se asegura de que sus hijos, de tres y cinco años, no crezcan con hábitos digitales poco saludables. 

- Patrocinado -

Smartphone Free Childhood opera a través de grupos de WhatsApp en muchos estados de EE. UU. y está trabajando con el gobierno local y las juntas escolares para limitar el uso de teléfonos inteligentes por parte de los niños. 

El exceso de uso de celulares 

Stephen Kurczy, autor de ‘The Quiet Zone‘, viajó a Green Bank, Virginia (una ciudad sin cobertura de telefonía móvil debido a los radiotelescopios cercanos) y se dio cuenta de que estaba claro que muchas personas experimentaban ‘síndrome de abstinencia’. 

El libro examina las relaciones con los teléfonos inteligentes a través del prisma de una ciudad donde cualquier transmisión inalámbrica está estrictamente vigilada. 

«Mientras trabajaba en el libro hablé con muchas personas y escuché historias de muchas más personas que experimentaron síntomas similares a los de abstinencia de los teléfonos inteligentes», dijo el escritor. 

«A la gente joven parece salirle urticaria cuando se dan cuenta de que sus teléfonos no funcionan». 

Hay varias investigaciones que respaldan la idea de que la gente toca su teléfono inteligente más de 2.600 veces al día. 

Publicidad