10 cosas que nunca debes hacer en Canadá

Desde decir algo incorrecto hasta faltarle el respeto al jarabe de arce, hay algunos errores inocentes que pueden llevar a causar una ofensa grave a los canadienses.

Los canadienses son bien conocidos en la comunidad internacional como unas de las personas más educadas del mundo. Y es que su reputación por ser amigables y hospitalarios los preside. Y no son solo así en su país de origen, sino que continúan siéndolo dondequiera que vayan.

Así las cosas, probablemente si estás planeando tu viaje al ‘Gran norte blanco’ ya hayas investigado todas las cosas increíbles que puedes hacer. Sin embargo, no puedes olvidar que hay uno que otro detalle que es mejor no realizar, ni siquiera en la imaginación.

Y es que desde decir algo incorrecto hasta faltarle el respeto al jarabe de arce, hay algunos errores inocentes que pueden llevar a causar una ofensa grave. Por eso en Q’ Pasa te contamos 10 cosas que no debes hacer en Canadá para que puedas tener una estadía sin contratiempos.

1. No dudes en devolver una disculpa

Probablemente uno de los estereotipos más precisos sobre los canadienses es que son muy educados. Es común que pidan perdón incluso cuando casi no hicieron nada malo.

Así que cuando un canadiense te diga que lo siente, aunque apenas te haya golpeado, no dudes en devolverle la disculpa. Las personas pueden considerarlo grosero si lo ignoras o lo ignoras por completo. Además, no hay nada de malo en ser cortés también.

2. Evita hablar del pasado colonial de Canadá

No es ningún secreto que Canadá fue colonizado varias veces en el pasado, sobre todo por Francia e Inglaterra, tanto que algunas partes del país se parecen más a Europa que a América. Sin embargo, las relaciones franco-inglesas siguen siendo un tema delicado en algunas partes del país, por lo que es mejor mantenerse alejado de cualquier conversación sobre la historia colonial de Canadá.

Puede ponerse particularmente tenso en Quebec y Ontario (que representa el Canadá francés e inglés, respectivamente), por lo que si se hospedará en estas provincias, es mejor no comentar sobre esto.

3. Procura no criticar a Tim Hortons

Junto con el hockey, Tim Hortons, fundado y llamado así por un jugador de hockey, es básicamente una institución cultural en Canadá.

Es una cadena multinacional de comida rápida mejor conocida por su café y donas. Desde 1965, Timmy’s (como lo llaman cariñosamente muchos canadienses) se ha vuelto omnipresente en todo el país, y es probablemente que sea la razón principal por la que los canadienses comen más donas que el resto del mundo.

Además, el país también tiene más tiendas de donas per cápita que cualquier otra nación. Incluso si encuentra el café y/o las donas bastante insípidos, es mejor no insultar a este ícono cultural canadiense.

4. No faltes al respeto al jarabe de arce

Con la silueta de su hoja en la bandera, el arce ha llegado a representar a Canadá de muchas maneras. Además de su valor simbólico, el árbol también produce uno de los pocos alimentos que pueden etiquetarse apropiadamente como canadienses.

- Patrocinado -

El jarabe de arce es un edulcorante natural recolectado originalmente por los pueblos indígenas del norte de América del Norte, quienes transfirieron la práctica a los recién llegados europeos.

Quebec es el mayor productor mundial de jarabe de arce, y lo encontrarás en panqueques, gofres, avena y tostadas francesas, así como también como ingrediente para hornear. No solo está disponible en estado líquido, sino también en forma de caramelo, polvo, caramelo, dulce de azúcar y más.

De hecho, es uno de los mejores souvenirs canadienses que puedes llevar a casa. Así que, si no se ajusta a tus gustos, será mejor que no digas nada al respecto.

5. Nunca finjas un acento canadiense

Los acentos son adorables, al menos en su mayor parte. Pero si no hablas con acento, tampoco lo finjas, especialmente si es un acento canadiense el que estás tratando de copiar.

Los canadienses se sienten increíblemente insultados cuando las personas intentan exagerar la forma en que hablan y, de todos modos, la mayoría de las veces nunca lo hacen bien.

Puedes pensar que suenas lindo mientras lo haces, pero con toda honestidad, tal vez te vean como un tonto. ¿Qué te parecería que alguien viniera a tu país y empezara a burlarse de tu forma de hablar?

6. Olvídate de la música en exteriores

Si bien los canadienses son por lo demás muy relajados y estables por naturaleza, para mantener la paz, esperan que se sigan sus reglas. Así que, otro consejo notable para seguir es nunca poner música en exteriores, al menos no lo suficientemente fuerte como para molestar a sus vecinos.

Incluso, es otra ley en Canadá que puede ser punible, lo suficiente como para recibir una multa bastante alta, lo que con seguridad arruinará tu billetera. Entonces, antes de sacar los parlantes Bluetooth y encender Spotify, asegúrate de probar el área para tener la certeza de que nadie más esté escuchando tu música.

7. No intentas ingresar armas a Canadá

Si bien puedes poseer armas en Canadá, nunca intentes traer una al país cuando vengas de visita. Canadá tiene leyes estrictas sobre la posesión de armas, bueno, al menos mucho más estrictas que las de Estados Unidos.

Antes de que puedas tener un arma en casa, deberás pasar por una serie de pruebas y verificaciones de antecedentes, y el tipo de arma que puedes tener también depende de ciertas leyes.

8. Nunca digas que el invierno es demasiado frío

Hace tanto frío en Canadá que es posible que sientas la necesidad de mencionar lo loco que es el frío. Pero, si no quieres ofender la sensibilidad de nadie, nunca digas que su invierno es demasiado gélido.

Sí, los canadienses saben que sus inviernos están en otro nivel. De hecho, hay mañanas en las que se despiertan y no pueden ver más allá de los 4 metros de nieve que decidieron acumularse en el jardín delantero mientras dormían.

Así que, si alguien se va a quejar del frío que hace, solo los canadienses pueden decirlo. Incluso es considerada como su regla tácita.

9. Nada de dar dos besos de saludo

Ni uno, ni tres. En Canadá si besas a alguien se endiente que quieres ‘algo más’. Así te vas a ver en una situación embarazosa: o te dan una bofetada o te siguen besando con ‘intenciones’. El saludo habitual en Canadá se hace dando la mano, a hombres y a mujeres. Si hay algo de confianza una ligera palmada en la espalda. Y si hubiera valor, un beso en la mejilla insinuado en el aire y sin ruido.

10. Es indispensable que no te olvides de las propinas

En Canadá las propinas no son opcionales Cuando recibes un servicio personalizado, vas a un restaurante o tomas una cerveza, la propina es entre un 7% y un 15% del precio de lo consumido. No quieras que la eterna sonrisa canadiense se convierta en el orco de Mordor. Así que tenlo previsto en tu presupuesto.

Publicidadspot_imgspot_img