Canadá ampliaría su ley de eutanasia para personas con enfermedades mentales

Desde 2016, el programa de asistencia médica para morir de Canadá, conocido por sus siglas 'MAID', ha estado disponible para adultos con enfermedades terminales.

Canadá se prepara para ampliar su ley sobre la eutanasia para incluir a las personas con enfermedades mentales.

Ante esto, muchos médicos, se preguntan si la legislación sobre la muerte asistida ha ido demasiado lejos y muy rápido, dijeron varios de ellos a la BBC Mundo.

La doctora Madeline Li aún recuerda al primer paciente al que ayudó a morir, aproximadamente un mes después de que Canadá legalizara la eutanasia en 2016.

La profesional, psiquiatra en el Hospital Princesa Margaret de Toronto recuerda haber hecho el procedimiento en mención en este lugar.

Li enfatizó que las opiniones personales de un médico no deberían influir en cómo evalúan a un paciente.

Sin embargo, admitió que tiene preocupaciones significativas sobre la expansión de la eutanasia más allá de los enfermos terminales.

Una nueva modificación

Desde 2016, el programa de asistencia médica para morir de Canadá, conocido por sus siglas ‘MAID’, ha estado disponible para adultos con enfermedades terminales.

En 2021, se modificó la ley para incluir a las personas con afecciones físicas graves y crónicas, incluso si esa afección no representaba una amenaza para la vida.

Este año se espera que sufra una nueva reforma para incluir a los que sufren enfermedades mentales, dice la nota de la BBC.

Lo cierto, es que esta ampliación ha provocado controversia y ha generado preocupaciones de que sea demasiado fácil para las personas vulnerables morir en Canadá.

- Patrocinado -

Esos temores han sido avivados por una serie reciente de informes que sugieren que, para algunos, la muerte es una alternativa a una red de seguridad social rota.

Hay que recordar que, la muerte asistida médicamente llegó a Canadá a través de los tribunales.

En 2015, la Corte Suprema dictaminó que prohibir el suicidio asistido privaba a los canadienses de su dignidad y autonomía. Asimismo, le dio al Parlamento un año para legislar sobre el asunto.

Para 2016 se legalizó la eutanasia para los mayores de 18 años con una condición grave e irreversible y cuya muerte era «razonablemente previsible».

En su primer año de aplicación poco más de 1.000 personas fueron ayudadas a morir, un número que ha crecido cada año desde entonces.

Para 2021, las cifras más recientes disponibles, hubo 10.064 casos, lo que representa el 3,3% de todas las muertes en Canadá.

Un dato relevante

La expansión del MAID el año pasado siguió a otra decisión judicial, luego de que dos pacientes con enfermedades degenerativas de Montreal presentaran una demanda.

El fallo colocó a Canadá en el puñado de países, incluidos Bélgica y Países Bajos, que permiten la muerte asistida médicamente para quienes no sufren una enfermedad terminal.

- Patrocinado -

El cambio incluyó a personas cuya única condición médica era una enfermedad mental, explica el informe del medio europeo.

Pero con una advertencia: las solicitudes para suicidio asistido por razones psiquiátricas se retrasarían dos años, mientras el gobierno federal establecía las salvaguardas adecuadas.

A favor y en contra

La ampliación que se avecina ha desatado un intenso debate y, para algunos, ha sembrado dudas sobre el programa para los enfermos que no son terminales.

Los primeros críticos incluyen a expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas, quienes escribieron al gobierno federal en 2021 advirtiendo que la reforma podría devaluar la vida de las personas.

Una serie de informes que sugieren que algunos canadienses han optado por la muerte asistida, al menos en parte porque no podían pagar una vivienda adecuada.

Esto también ha generado temores de que podría usarse como solución para los problemas sociales; es decir que la gente opte por morir debido a la pobreza, falta de vivienda o soledad extrema.

Desde el gobierno federal sostienen que la ley reformada ampliada protege a los canadienses vulnerables y respeta la autonomía del paciente.

Los solicitantes con afecciones graves e incurables pero que no ponen en peligro la vida deben ser evaluados por dos médicos independientes .

Al tiempo, deben pasar por un período de espera de 90 días, según explica la norma.

Los defensores de la muerte asistida insisten en que las protecciones existentes son lo suficientemente fuertes.

En 2021, la edad promedio de un beneficiario del suicidio asistido fue de 76 años. El 80% había recibido cuidados paliativos y el 65% tenía cáncer.

Asimismo, la Asociación Canadiense de Salud Mental advirtió que «no es posible» determinar si algún caso particular de enfermedad mental es incurable.

Expertos

Marie-Claud Landry, comisionada de la Comisión de Derechos Humanos de Canadá, no se mostró a favor de la medida.

Por su parte, Derryck Smith, psiquiatra dijo que las disposiciones legales aseguran que solo una pequeña fracción de los canadienses sin diagnósticos terminales sean elegibles para MAID.

Mientras que el ministro de Justicia, David Lametti expresó que, «queremos ser prudentes, queremos avanzar paso a paso, para no cometer errores».

Países donde es legal

En los últimos años, España y Nueva Zelanda han legalizado la eutanasia y la muerte asistida, para a un total de siete países en todo el mundo.

Además de Canadá, Colombia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo.

También entraron en vigor leyes similares en varios estados australianos, empezando por Victoria en 2019 y Australia Occidental en 2021.

Mientras que, en Estados Unidos, los primeros estados en legalizar el suicidio asistido fueron Oregón en 1994, Washington en 2008, Montana en 2009 y Vermont en 2013.

Asimismo se ha dado en California y Colorado en 2016, en Hawái, Nueva Jersey y Maine en 2019 y en Nuevo México en 2021.

En Italia y Alemania, los parlamentos están tratando proyectos sobre la muerte asistida, después de que algunos casos judiciales que han recibido sentencias favorables.

Publicidadspot_imgspot_img