¡A congelar nuestro excremento! Este podría ser útil para tratar infecciones en el futuro

Según un estudio de Naciones Unidas, el biogás disponible en las heces humanas tiene un potencial energético suficiente como para dar electricidad a 138 millones de hogares.

De acuerdo con varios expertos de la universidad de Harvard y otras instituciones, se está proponiendo que se establezca un banco de materia fecal.

En un artículo, argumentan que debería permitirse a las personas depositar una muestra fecal relativamente temprana en la vida.

Luego se podría almacenar indefinidamente y usar para restaurar una microbiota intestinal desequilibrada si fuera necesario.

Pero también dicen que habría muchos desafíos en la creación de este sistema, como los costes y encontrar las condiciones óptimas de almacenamiento.

Explican que los trasplantes de microbiota fecal (FMT) se han convertido en un tratamiento estándar para las infecciones crónicas causadas por Clostridioides difficile.

Limpiando la microbiota intestinal de una persona con antibióticos y luego introduciendo heces de donantes saludables, la microbiota se puede restablecer de una manera que evita que la bacteria dañina C. diff regrese.

La salud y la materia fecal

Los científicos tienen la esperanza de que estos trasplantes puedan hacer aún más para mejorar la salud de las personas.

Esto dada la importancia que parece tener la mibrobiota para nuestro funcionamiento y bienestar general.

Uno de los obstáculo para alcanzar este potencial dicen los expertos es que puede ser difícil predecir los efectos de las heces del donante en la microbiota del receptor.

Los estudios sugieren que puede haber superdonantes.

Cuya materia fecal tenga muchas más probabilidades de éxito en el tratamiento de infecciones por C. diff que la caca media.

- Patrocinado -

Mientras que otros investigadores, incluidos los autores de este artículo, argumentan que podríamos obtener más beneficios almacenando las heces sanas de una persona a una edad temprana.

Y luego trasplantarlas en una fecha posterior cuando enferme con un problema de salud relevante.

Datos sobre la propuesta

Dicen los investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital Brigham and Women’s (BWH) y se ha presentado en un artículo publicado el jueves en Trends in Molecular Medicine.

Explican que este concepto se conoce como trasplante autólogo y ya se usa en otras áreas de la medicina.

Las personas con cánceres de la sangre pueden donar algunas de sus células madre relacionadas con el sistema inmunitario antes de someterse a quimioterapia; estas células se usan luego para ayudar a sanar la médula ósea dañada por estos tratamientos.

Dicen los conocedores del tema que otro ejemplo son las células madre obtenidas de la sangre del cordón umbilical, que pueden almacenarse en caso de que el niño desarrolle ciertos problemas de salud.

Yang-Yu Liu, profesor asociado de medicina en Harvard y autor dijo que “existe un mayor potencial para el almacenamiento de heces, y anticipamos que la posibilidad de usar muestras de heces es mucho mayor que para la sangre del cordón umbilical”.

Otros usos del excremento humano

Según un estudio de Naciones Unidas, el biogás disponible en las heces humanas tiene un potencial energético suficiente como para dar electricidad a 138 millones de hogares.

El uso de la materia fecal ayudaría a reducir la deforestación y mejoraría las condiciones de sanitarias de ciertas regiones.

Más de 2.500 millones de personas no tienen acceso a instalaciones de saneamiento adecuadas, como retretes o letrinas.

Así las cosas, una persona puede producir casi 4 toneladas de excrementos a lo largo de su vida y la humanidad en su conjunto genera alrededor de 300 millones de toneladas de heces cada año.

Toda esta materia fecal tiene un potencial energético suficiente como para generar electricidad en 138 millones de hogares.

Un informe elaborado por el Instituto del Agua, el Medio Ambiente y la Salud de la Universidad de las Naciones Unidas (INWEH, por sus siglas en inglés) es quien revela esta importante información.

Reducir la deforestación

Además del potencial económico, energético y sanitario, el proyecto expuesto anteriormente, plantea los beneficios ecológicos de utilizar los excrementos en sustitución del carbón de leña.

En la actualidad, el biogás se aprovecha en diversas plantas de tratamiento de aguas residuales.

Incluso ya hay países que han desarrollado sistemas de biogás utilizando heces humanas o animales.

Según los autores del estudio, “se ha prestado poca atención a la posibilidad de utilizar la materia fecal procesada como alternativa al carbón”.

El informe destaca que la utilización de las heces, debidamente procesadas y carbonizadas, podría ayudar a reducir la deforestación del planeta.

De acuerdo con los datos de la Asociación Mundial de Bioenergía, la producción mundial de leña para carbón alcanzó casi los 2 millones de metros cúbicos en 2018.

Publicidadspot_imgspot_img