Cometa que solo se ve cada 50 mil años será visible a finales de enero

El mejor período para la observación será el fin de semana del 21 y 22 de enero y la semana siguiente.

Procedente de los confines del sistema solar, el cometa C/2022 E3 volverá a cruzar el cielo de la Tierra tras una larga ausencia y será visible desde el hemisferio sur.

El pequeño cuerpo rocoso y helado, con un diámetro de 1 km, fue descubierto en marzo de 2022 por el programa Zwicky Transient Facility (ZTF), que opera el telescopio Samuel-Oschin en el Observatorio Palomar en California, realizando un estudio astronómico del cielo de campo.

El perihelio, es decir, el punto más cercano al Sol, se alcanzó el 12 de enero, según los astrónomos, que lograron calcular su trayectoria tras meses de observación. Cuando un cometa se acerca al Sol, el hielo que contiene su núcleo cambia a estado gaseoso y libera una larga cola que refleja la luz del sol.

Este rastro brillante, que parece seguir al cometa, es lo que será visible desde la Tierra, inicialmente en el hemisferio norte, a medida que se acerque C/2022 E3.

El cometa brillará en todo su esplendor “cuando esté más cerca de la Tierra”, explica Thomas Prince, profesor de física del Instituto Tecnológico de California, que trabaja para la ZTF.

“De todos modos, será menos espectacular que Hale-Bopp (1997) o Neowise (2020), que eran cometas mucho más grandes”, afirma.

Con unas buenas gafas, o incluso a simple vista, se puede ver el cuerpo de noche en lugares donde el cielo está despejado, es decir, sin contaminación lumínica y la luz de la luna no molesta. “Tal vez tengamos suerte y sea el doble de brillante de lo esperado”, aventura el astrofísico Nicolas Biver, del Observatorio Paris-PSL.

Los mejores momentos para observarlo

El mejor período para la observación será el fin de semana del 21 y 22 de enero y la semana siguiente. Durante este período, el cometa pasará entre las constelaciones de Ursa Minor y Ursa Major.

Más tarde, en febrero, se podrá ver en el hemisferio sur, antes de pasar a los confines del sistema solar, donde probablemente nació. Se cree que estos cometas se formaron a partir de la masa sobrante de material que dio forma a la miríada de planetas y lunas que ahora orbitan alrededor de nuestro Sol.

Por esto, se cree que los cometas proceden o bien del cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno, o bien de la nube de Oort, una inmensa área teórica situada a casi un año luz del Sol, en el límite de su campo gravitatorio.

- Patrocinado -

Dada su órbita, este cometa “viene inicialmente de la nube de Oort”, según Biver. La última vez que el cuerpo se acercó a la Tierra fue hace unos 50.000 años, esta vez probablemente «abandone el sistema solar de una vez por todas», dice Biver.

Todo estará listo para ser visto y los científicos esperan aprender un poco más sobre la composición de los cometas, especialmente gracias al poderoso Telescopio Espacial James Webb.

“Lo vamos a observar por todas partes. No es el cometa del siglo, pero estamos contentos de poder observar cometas así cada uno o dos años, porque los consideramos huellas de la formación del sistema solar. «, explica el astrofísico.

¿Por qué el cometa brilla de color verde?

Por extraño que parezca, este color no es único: se ha observado en varios otros cometas en el pasado. El resplandor verde se produce a través de un proceso bastante complejo que involucra la descomposición de las moléculas de dicarbono.

La radiación solar bombardea las moléculas presentes en el cometa, que absorben dos fotones y luego se desintegran, irradiando un fotón verde característico.

“Durante el proceso, el dicarbono sufre dos transiciones que son extremadamente raras aquí en la Tierra, pero que son posibles en el entorno extremadamente enrarecido del espacio. Gracias al gran espacio que se forma entre las moléculas allí, las interacciones más comunes dejan de ocurrir y son reemplazadas por fenómenos como este. Además, la vida útil del dicarbono es muy corta, lo que significa que la molécula desaparece rápidamente, lo que explica por qué el brillo verde asociado a su rotura solo aparece alrededor del núcleo del cometa, y nunca en su cola, ya que tarda mucho más en formarse”, explican los expertos.

Publicidadspot_imgspot_img