El núcleo de la Tierra ha dejado de girar y puede estar cambiando de dirección ¿Qué nos espera?

Según un estudio, estos cambios podrían vincular el núcleo interno con fenómenos geofísicos más amplios, como aumentos o disminuciones en la duración de un día en la Tierra.

Muchos son los misterios que se discuten sobre la Tierra, no sólo para los habitantes comunes de este planeta sino también para los científicos que la estudian en todos sus aspectos, el clima, la biosfera, la topografía de la superficie e incluso los océanos.

Lo mismo ocurre para los geólogos que estudian el corazón mismo de nuestro planeta. Ubicado a más de 6.200 kilómetros debajo de la corteza, el núcleo que se considera como una ‘bola de hierro al rojo vivo’ suele pasar desapercibido a menos que nos sacudan violentos remolinos o aplastamiento de fallas en forma de terremoto o explosión volcánica.

Pues bien, parece que no podemos seguir ‘ignorando’ su existencia ya que un nuevo estudio ha revelado que el núcleo interno de la Tierra dejó de girar recientemente y luego cambió su orientación de giro en la dirección opuesta.

Lo impactante es que muchos científicos piensan que el núcleo interno gira más rápido que el resto del planeta, pero en algún momento de la última década, según investigadores chinos, aparentemente dejó de hacerlo.

La investigación y los resultados

De acuerdo con estudio publicado en la revista Nature Geoscience publicado por los geofísicos Yi Yang y Xiadong Song de la Universidad de Pekín en Beijing exploró la naturaleza del movimiento del núcleo interno de la Tierra, compuesto en gran parte por hierro y líquidos fundido, investigando los confines más profundos de nuestro planeta con ondas sísmicas de terremotos.

Descubrieron que el movimiento del núcleo interno se redujo recientemente lo suficiente como para considerarlo «en pausa», todo parte de lo que «parece estar asociado con un retroceso gradual del núcleo interno como parte de una oscilación de aproximadamente siete décadas».

En otras palabras, los alucinantes resultados sugieren que el centro de la Tierra se detiene e invierte la dirección en un ciclo periódico que dura entre 60 y 70 años, un descubrimiento que podría resolver misterios de larga data sobre el clima y los fenómenos geológicos que ocurren en un período de tiempo similar y que afectan la vida en nuestro planeta.

«Creemos que el núcleo interno gira, en relación con la superficie de la Tierra, de un lado a otro, como un columpio», dijeron los geólogos . «Un ciclo de oscilación es de aproximadamente siete décadas», lo que significa que cambia de dirección aproximadamente cada 35 años, agregaron.

Además, aseguraron que anteriormente cambió de dirección a principios de la década de 1970 y predijeron que el próximo cambio de rumbo sería a mediados de la década de 2040.

Un turno rotativo

Asimismo, Yang y Song dicen en su investigación que el núcleo interno ha detenido su giro en relación con el manto. Estudiaron terremotos principalmente entre 1995 y 2021, y encontraron que la superrotación del núcleo interno se había detenido alrededor de 2009.

- Patrocinado -

Observaron el cambio en varios puntos alrededor del mundo, lo que, según los investigadores, confirma que es un verdadero fenómeno planetario relacionado con rotación del núcleo, y no solo un cambio local en la superficie del núcleo interno.

Los datos sugieren que el núcleo interno podría incluso estar en proceso de volver a la subrotación. Si es así, es probable que algo esté sucediendo con las fuerzas magnéticas y gravitatorias que impulsan la rotación del núcleo interno. Dichos cambios podrían vincular el núcleo interno con fenómenos geofísicos más amplios, como aumentos o disminuciones en la duración de un día en la Tierra.

Geofísicos ‘divididos’

Los expertos que no participaron en el estudio expresaron cautela sobre sus hallazgos, señalaron varias otras teorías y advirtieron que aún quedan muchos misterios sobre el centro de la Tierra.

«Este es un estudio muy cuidadoso realizado por excelentes científicos que aportan una gran cantidad de datos», dijo John Vidale, sismólogo de la Universidad del Sur de California. Vidale dijo que tiene buena evidencia que la respalda, es que el núcleo interno solo se movió significativamente entre 2001 y 2013 y se ha mantenido desde entonces.

Por otra parte, Hrvoje Tkalcic, geofísico de la Universidad Nacional de Australia, ha publicado una investigación que sugiere que el ciclo del núcleo interno es cada 20 o 30 años, en lugar de los 70 propuestos en el último estudio.

«Es muy probable que estos modelos matemáticos sean todos incorrectos porque explican los datos observados, pero los datos no los requieren. Por lo tanto, la comunidad geofísica estará dividida sobre este hallazgo y el tema seguirá siendo controvertido», dijo Tkalcic.

Comparó a los sismólogos con médicos «que estudian los órganos internos de los cuerpos de los pacientes con equipos imperfectos o limitados». Al carecer de algo así como una tomografía computarizada, «nuestra imagen del interior de la Tierra aún es borrosa», dijo, prediciendo más sorpresas en el futuro.

Eso podría incluir más sobre una teoría de que el núcleo interno podría tener otra bola de hierro dentro, como una muñeca rusa. «Algo está pasando y creo que vamos a resolverlo, Pero puede llevar una década», señaló Vidale.

- Patrocinado -

Finalmente, con esto se deduce que aunque se necesita más investigación, estos resultados representan otro paso en el proceso de desentrañar los complejos mecanismos del interior de la Tierra, un ‘infierno’ inaccesible que sigue siendo muy difícil de estudiar.

Publicidadspot_imgspot_img