Publicidad

¿Estamos preparados? La próxima gran tormenta solar podría causar grandes estragos en la Tierra

Si una tormenta solar tan grande como el Evento Carrington golpeara hoy, podría provocar cortes de energía durante años.

Nuestro Sol es una de las principales razones por las que existimos en este hermoso planeta. Nos calienta, nos sostiene y, en última instancia, muy probablemente destruirá nuestro pequeño punto azul, aunque no hasta dentro de varios miles de millones de años.

Sin embargo, ese no es el final de la historia; nuestro Sol, de vez en cuando, también nos baña en partículas altamente cargadas y de alta velocidad, un fenómeno llamado «tormenta solar” que puede traer graves consecuencias al planeta y del que incluso ya fuimos víctimas.

El Evento Carrington

Hace poco menos de 162 años, en la mañana del 1 de septiembre de 1859, un astrónomo aficionado llamado Richard Carrington miró a través de su telescopio y notó, en el cielo, «dos parches de luz blanca e intensamente brillante».

Más allá de la finca de Carrington, los telégrafos fallaban en todo el mundo. En las ciudades estadounidenses esa noche, la gente paseaba mirando el cielo con asombro: “los cielos del norte estaban perfectamente iluminados”, señaló un reportero del New York Times.

Esto fue lo que luego se denominó Evento Carrington: una poderosa tormenta geomagnética que, en palabras de la NASA, es «posiblemente, el evento meteorológico espacial más grande y famoso de los últimos doscientos años». Como sucedió en el siglo XIX, que se modernizó rápidamente, a diferencia del siglo XXI hipermodernizado, sus efectos fueron misericordiosamente limitados.

Las consecuencias de una tormenta como el evento Carrington

Si bien las tormentas solares rara vez representan una amenaza directa para la vida humana, existe el riesgo de que puedan afectar sistemas críticos para la seguridad a través de efectos electromagnéticos, desde comunicaciones espaciales, navegación y servicios de pronóstico del tiempo hasta distribución de energía eléctrica a nivel del suelo, según Space Weather de la ESA.

Se ha conjeturado que una tormenta de la magnitud del evento de Carrington, si ocurriera hoy, podría causar un apocalipsis en Internet, provocando la desconexión de un gran número de personas y empresas.

En otras palabras, esto podría ser motivo de cierta preocupación. Nuestra estructura de comunicación de Internet existente es vulnerable a las tormentas solares violentas, según un estudio de la Universidad de California-Irvine de 2021.

Según el autor Sangeetha Abdu Jyothi, si una tormenta solar particularmente fuerte chocara contra la Tierra, tendría el poder no solo de interrumpir las redes eléctricas y los satélites, sino también de paralizar Internet a largo plazo. Ella dijo que nuestra infraestructura de Internet no está diseñada para resistir tormentas solares severas.

La comunicación a través de satélites no protegidos (como los sistemas de navegación GPS) y los repetidores de cable submarino, que se instalan cada 50 a 150 kilómetros para amplificar las señales de comunicación en rutas de conexión largas, es especialmente vulnerable. Una interferencia electromagnética muy fuerte podría paralizar completamente el sistema sensible.

- Patrocinado -

Por esta razón, el gobierno del Reino describe a la tormenta solar como uno de los peligros naturales más graves en su Registro Nacional de Riesgos, y las empresas tienen planes de contingencia para hacer frente a eventos severos, siempre que tengan suficientes advertencias sobre ellos.

Pico en 2025

Afortunadamente para nosotros, las tormentas solares como el Evento Carrington ocurren una vez cada 500 años más o menos, . Aunque las tormentas solares con la mitad de la intensidad del Evento Carrington son más frecuentes y ocurren aproximadamente cada 50 años.  

Sin embargo, no podemos estar seguros de cuándo ocurrirá el próximo evento del nivel de Carrington, ya que el clima espacial es notoriamente difícil de predecir. 

Los científicos del Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) analizan las regiones de manchas solares diariamente para evaluar las amenazas. Supervisan y registran los cambios en el tamaño, el número y la posición de las manchas solares para evaluar la probabilidad de una llamarada solar dirigida a la Tierra y/o CME desde una región activa.

Sin embargo, el sol está en ciclos de actividad fuerte cada 11 años. El actual alcanzará su punto máximo en 2025, dicen los científicos, momento en el que las erupciones serán más intensas y extremas, pudiendo provar mayor cantidad de tormentas solares aunque de menor intensidad.

Publicidad