Los pecados de Petro

El presidente electo de los colombianos, es economista, y llegó a esta contienda electoral conformando la coalición política Pacto Histórico.

Con 11.266.138 votos Gustavo Petro, fue elegido el pasado 19 de junio como el nuevo presidente de Colombia en lo que fue su tercer intento por llegar al poder Ejecutivo.

El presidente electo de los colombianos, es economista, y llegó a esta contienda electoral conformando la coalición política Pacto Histórico.

Pero lo cierto, es que Petro desde los inicios ha sido perseguido por la opinión publica y sus contradictores por lo que ellos han llamado “los pecados de Petro”.

Hoy desde Q’Pasa te contamos algunos de esos “pecados” que lo acompañan y que le dificultaron su llegada a la Casa de Nariño.

Su militancia en la guerrilla del M-19

En su juventud Petro fue miembro del M-19, un grupo guerrillero desmovilizado en 1990, pero que dio muchos golpes de opinión y propició uno de los episodios violentos más trágicos en la historia del país, la toma del Palacio de Justicia en 1985.

Y aunque Petro no estuvo presente en la toma del Palacio, porque estaba arrestado, se le señala como uno de los autores intelectuales.

Petro ingresó al Movimiento el 19 de abril con 18 años. El grupo era parte de la llamada segunda ola de movimientos guerrilleros en el país que creció en toda la región en la década de 1970, influenciados por la Revolución cubana.

«Yo era militante clandestino del M-19, pero desarrollaba una actividad legal en el municipio de Zipaquirá, incluso como concejal», dijo Petro en una entrevista.

A sus 21 años Gustavo ya estaba involucrado en la política de Zipaquirá, primero como personero, luego como concejal, mientras continuaba su militancia.

El lío de las basuras en Bogotá

Con la iniciativa de meter a los recicladores en la recolección de basuras, Petro implementó, cuando fue alcalde de Bogotá, un nuevo modelo que pretendía que la recolección quedara a manos de la empresa pública Aguas de Bogotá.

Al final no tuvo la capacidad para recoger la basura en toda la ciudad, y terminó operando solo en la mitad, lo que llevó a tres días de basuras sin recoger.

- Patrocinado -

La Procuraduría de Alejandro Ordoñez, su opositor conservador, le cobró estas ineficiencias y tomó la decisión de sacarlo del cargo y sancionarlo con una inhabilidad por quince años, que significaba su muerte política.

Petro respondió apalancándose en la movilización social y en una tutelatón para mantenerse en el poder.

La justicia finalmente suspendió la sanción mientras terminó su periodo.

Pero el episodio -sumado a otros también durante su alcaldía- sirvió para evidenciar la incapacidad de Petro para alcanzar consensos y sacar adelante sus iniciativas más revolucionarias.

La bolsa con plata

A Gustavo Petro, le siguen cobrando un video revelado por la senadora Paloma Valencia, en el que aparecía recibiendo dinero de una ficha suya, Juan Carlos Montes, quien le entrega la plata en unas bolsas negras.

En su momento, el abogado Abelardo de la Espriella dijo que era plata que le había entregado el narcotraficante Daniel “El Loco” Barrera, aunque este lo desmintió.

Petro ha asegurado que se trata de un préstamo personal que el arquitecto Simón Vélez le hizo llegar a través de Montes.

El año pasado, la Corte Suprema de Justicia determinó que el video fue grabado en 2005.

Y que prescribía toda acción penal, pues dijo que el dinero recibido en efectivo tenía un origen lícito.

La iniciativa del «perdón social»

En repetidas ocasiones Petro se ha referido al «perdón social», una propuesta de amnistía que ha generado polémica y sorpresa y, sobre todo, confusión.

Gustavo lo ha definido como un perdón generalizado para los victimarios, basado en la «verdad y reparación de las víctimas, a través de mecanismos concretos».

El «perdón social» de Petro generó una polémica mayor luego de que a principios de abril medios de comunicación colombianos revelaron que Juan Fernando Petro, hermano de él visitara en la cárcel ‘La Picota’ al exsenador Iván Moreno, condenado por corrupción.

El electo mandatario aseguró que su hermano no formó parte de su campaña y que la reunión se dio en forma independiente.

“Yo no mandé hablar a nadie con Iván Moreno. Son los presos que pidieron hablar con la comisión intereclesial de Justicia y Paz. Ni se me pasó por la cabeza eso”, dijo Petro en su cuenta de Twiter para el momento de los hechos.

  • Imagen de portada tomada/ kienyke
Publicidadspot_imgspot_img