Esto es lo que nunca debes hacer cuando visitas a Corea del Sur

Corea del Sur tiene ciertas tradiciones, costumbres y reglas de etiqueta que son diferentes a lo que ocurre en la mayoría de los países del mundo que van desde la comida hasta quitarse los zapatos.

El auge de la cultura surcoreana actualmente en el mundo es innegable, sus grupos de K-pop son aclamados por millones de fanáticos en las redes sociales y giras internacionales, sus k-dramas y series en las plataformas de streaming poseen una elevada y sostenida audiencia.

La ferviente popularidad de las manifestaciones de admiración y cariño hacia la cultura surcoreana, explican la tendencia, más que todo del público juvenil, de interesarse por este país y sus costumbres. Muchos están viajando hacía allá en plan de estudio o turismo. Dado a esto, varias universidades y agencias de turismo de occidente, ofrecen programas de intercambio y paquetes de turísticos en gran medida.

Todas estas razones han hecho que corea del sur aumente porcentualmente sus turistas cada año, obteniendo un promedio de más de 17 millones de visitantes anuales. Esto impulsado también por el gobierno de ese país, que desde los años 90´s se interesó enormemente por su política cultural y turística. Tanto así que este territorio considerado como un poderoso líder asiático, debido a su fuerte implementación de soft power, que complementa sus medios diplomáticos con los medios culturales e ideológicos que posee, y así incidir en la acciones o intereses de otras sociedades.

Como mencionamos antes, esto ha llevado a suscitar un gran interés de parte de muchos visitantes, que desean con ansias empaparse y conocer la cultura del país oriental.

Sin embargo, debes saber que no todo lo que ves a través de las pantallas de tu tv o celular a cerca de Corea del Sur, es como te lo imaginas. Existen reglas y costumbres que se deben respetar. Así que si estás pensando visitar a la nación del Yin – Yang, debes conocer cuáles son.

En Q´Pasa te contamos las cosas que nunca debes hacer cuando estés en Corea del Sur.

Hablar alto en el transporte público

Con uno de los mejores sistemas de transporte público del mundo, los surcoreanos se enorgullecen de poder viajar cómodamente en sus subterráneos y autobuses, y parte de esa comodidad proviene del silencio que allí se puede encontrar. Entonces, cuando use cualquiera de las muchas líneas del país, mantenga las conversaciones al mínimo volumen y mantenga la voz baja.

Sentarse en asientos reservados

¡Todavía en el transporte público coreano, los lugares reservados para mujeres embarazadas, ancianos y discapacitados son extremadamente respetados! Sentarse en uno de los asientos designados (en rosa para mujeres embarazadas y en los extremos de los autos para personas mayores) no está prohibido, pero recibirás miradas sucias e incluso un regaño si no te levantas para ofrecer el asiento a quien sea. necesitar.

Decir que no quieres compartir tu comida

Muchas personas de este lado del mundo, también tienen la costumbre de compartir lo que comen, pero en Corea esto alcanza un nuevo nivel. Los surcoreanos comparten los mismos recipientes de comida, usan solo cubiertos separados e incluso sirven comida en la boca de sus amigos.

No quitarse los zapatos para entrar

Este es un hecho conocido, pero quizás esta costumbre va un poco más allá de lo que piensas. Los coreanos valoran tanto la limpieza interior que los empleados suelen quitarse los zapatos para entrar a las oficinas: cada uno tiene su propio par de pantuflas para usar dentro de los edificios y es súper común que abogados, agentes inmobiliarios e incluso médicos en pequeñas clínicas te reciban en chanclas.

Usar ropa reveladora

- Patrocinado -

Aunque las cosas están cambiando, hay algunos estilos de ropa que no se ven muy bien. Los hombros o la espalda expuestos se consideran bastante indecentes y simplemente di no a nada con un escote pronunciado. Por otro lado, ¡está totalmente bien mostrar tanta pierna como quieras!

Dejar tus palillos clavados en arroz

Sabemos que probablemente ya hayas oído hablar de esto, pero nunca lo hagas. Los palillos verticales se asemejan al incienso que se quema en los funerales y mencionar la muerte en la mesa no es una buena idea.

Comer antes que tus mayores

De la misma manera que aceptar una bebida de su mayor, también es una señal de respeto comenzar a comer solo después de que su mayor lo haya hecho primero. Incluso si su estómago exige comida, es importante resistir la tentación de zambullirse. Lo mismo se aplica a ser excusado de la mesa antes de que sus mayores hayan terminado de comer.

Publicidadspot_imgspot_img