Datos curiosos de la catedral de Notre Dame de Montreal

la Basílica de Notre-Dame es un ícono de la ciudad que, gracias a su impecable acústica, recibe a más de dos mil espectadores diarios para presenciar sus conciertos, coros y espectáculos multimedia.

Montreal es la ciudad más grande de la provincia de Québec y la segunda en tamaño de Canadá, y una de las cosas que más destaca en ella es su arquitectura que tiene una gran variedad de estilos y de tamaños.

En este sentido, la Basílica de Notre-Dame es un ícono de la ciudad que, gracias a su impecable acústica, es muy concurrida por numerosos espectadores para presenciar sus conciertos, coros y espectáculos multimedia.

Este templo lo encuentras en el distrito antiguo de Montreal, siendo lo más importante de la Plazoleta de Armas o Place d’Armes. El diseño que puedes ver en ella es del nuevo Gótico y es una de las más hermosas de este estilo de todo el mundo.

Por su puesto que también es relevante por su historia católica y lo que ella representa. Por eso en Q’ Pasa te contamos algunos datos curiosos de la catedral de Notre Dame de Montreal.

1. La construcción de la iglesia tardó 35 meses, pero luego se necesitarían más de diez años para instalar el campanario.

2. Irónicamente, la Basílica de Notre Dame fue diseñada por James O’Donnell, un arquitecto protestante de la ciudad de Nueva York. Su historia es muy particular porque este personaje vivió una experiencia tan conmovedora durante su trabajo allí, que luego de este proyecto se convirtió al catolicismo, y muchos de los que visitan el templo dicen que esta experiencia quedó reflejada en cada uno de sus rincones.

3. Cuando esta basílica menor fue terminada a finales del siglo diecinueve, era la más grande de América del Norte, y al verla te sorprenderá su tamaño. Además de entre las múltiples iglesias de la ciudad, esta es la que tiene el interior más hermoso, con una buena cantidad de detalles como sus maderas exóticas talladas que están recubiertas de color dorado.

4. El imponente órgano construido en 1891 por la firma Casavant Frères, de Saint-Hyacinthe, fue restaurado con motivo de su centenario. Tiene 7.000 tubos: el más grande mide diez metros y el más pequeño, seis milímetros.

5. En 1870 fue preciso reformar uno de sus pabellones, debido a que una luz retroalimentada cegaba a la congregación durante las misas. De 1870 a 1900 el arquitecto Victor Bourgeau y el párroco Victor Rousselot trabajaron en un estilo y un simbolismo inspirados en la Sainte Chapelle de París; por eso los colores seleccionados, sus columnas y los motivos de hojas doradas en la bóveda la evocan especialmente.

6. En 1982, la Capilla Notre Dame du Sacré-Coeur que se encuentra detrás del altar principal fue alcanzada por un gran incendio. Luego de esto, un grupo de ebanistas, escultores y arquitectos culminaron los trabajos de reconstrucción manteniendo idénticos los 2 primeros niveles de la capilla mientras que el techo fue realizado en madera y con un rediseño que permite la entrada de luz natural.

7. La capilla Saint-Sacrement está encerrada en vidrio para generar un ambiente interno de tranquilidad ideal para las personas que desean orar y adorar el Santo Sacramento.

- Patrocinado -

8. En 1998, debido a la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, según el cual el sacerdote debe celebrar la misa frente al pueblo, fue necesario instalar un nuevo altar. El escultor y diseñador Denis Duguay fue el encargado de la tarea.

9. La torre oeste de la basílica tiene una campana masiva que pesa un poco más de 12 toneladas se le conoce como “Le Gros Bourdon” y solo se usa para ocasiones especiales mientras que la torre este tiene un carillón de 10 campanas.

10. En temporada alta más de 2.500 personas al día visitan la Basílica. Así que se convierte en una de las actividades que hacer en Montreal.

*Imagen de portada tomada de: Marcianosmx.com

Publicidadspot_imgspot_img