¡Que no te pase! estas son las estafas más comunes en las que caen los latinos que quieren vivir en Europa

Algunas estafas son similares a las de América Latina y otras propias de esa región del mundo.

Europa es un lugar fascinante (y eso ya sería un motivo suficientemente bueno para subir a un avión y cruzar el océano para llamar ese lugar).

Muchos sueñan con tener la mejor calidad de vida posible, y ven desde América Latina a Europa como una gran opción para crecer económicamente.

Pero no todo es color del rosa, y los latinos que quieren vivir en Europa deben saber que en el viejo continente también hay defectos o imperfecciones que se reflejan en algunos de sus ciudados como cualquier sociedad.

Entre esos defectos, se encuentra la estafa en las que algunas son similares a las de América Latina y otras propias de esa región del mundo.

Estas son algunas de las más comunes

Inspector del gas

Los timadores acuden a la vivienda de su víctima con un falso pretexto: hacer el mantenimiento de la instalación del gas.

Cuando consiguen entrar, los estafadores fingen hacer una reparación y extienden facturas desorbitadas que la víctima debe pagar en el momento.

El timo de la estampita

Este es uno de los timos más conocidos. Los estafadores simulan una discapacidad intelectual y aseguran a su víctima que llevan una bolsa llena de «estampitas», aunque parecen billetes reales.

Con la ayuda de un gancho, logra que la víctima compre la bolsa por una cantidad pactada.

El Cuento del tío

Los estafadores recopilan información de su víctima en las redes, después se pone en contacto con ella y le convence de que se trata de un familiar y de que necesita que recoja unos efectos en el aeropuerto, por los que después pedirá un rescate.

El agente de policía impostor

En los centros urbanos y los centros turísticos de España, algunos ladrones se hacen pasar por policías, se acercan a los turistas y les piden ver la billetera con fines de identificación, advierte el Gobierno británico (en inglés).

Si te sucede esto, verifica que los policías sean genuinos y, si es necesario, muestra alguna otra forma de identificación. Los agentes de policía auténticos no piden ver billeteras o bolsos.

La petición falsa

- Patrocinado -

En los enclaves turísticos de París, niños de ambos sexos, algunos de los cuales fingen no poder oír o hablar, se acercan con una petición y te piden la firma… y dinero, advierten los funcionarios policiales franceses (en inglés).

Es posible que los jóvenes parezcan actuar en nombre de asociaciones y fundaciones, pero esto no es cierto.

“Su único objetivo es conseguir que les des dinero, que nunca se transferirá a estas organizaciones, sino que se usará para financiar organizaciones ilegales y redes clandestinas”, explican las autoridades francesas.

Fraude en inversiones (una de las más famosas)

La esencia del engaño en inversión radica en que los criminales atraen a las víctimas para que ellos mismos transfieran sus fondos a otras cuentas al hacerles creer que van a hacerse ricos en horas o días.

Aquí entran en acción las criptomonedas, los diamantes o el oro. Se prometen rendimientos financieros extraordinarios con esas inversiones y como prueba se dirige a esas víctimas a páginas y dominios web que muestran retornos de inversión falsos.

Portales controlados al antojo de los criminales. Los futuros estafados creen que han hecho una buena inversión, cuando en realidad todo lo que ven en esos portales es una trabajada simulación de unos beneficios que nunca llegarán.

La captación de los clientes suele realizarse a través de las redes sociales, muchas veces utilizando celebridades y anuncios falsos en los medios de comunicación, o posicionando sus sitios web de inversión.

Sim Swapping

Fraude consistente en la duplicación de la tarjeta SIM de los usuarios, mediante el uso de documentación falsa.

Eso permite a los ciberdelincuentes tomar el control de un teléfono móvil y obtener toda la información almacenada en el mismo. Aquí el proceso sigue también diferentes fases.

Primero hay que hacerse con los datos de la potencial víctima. Puede hacerse a través de ingeniería social, phishing, o buscando datos ya almacenados de víctimas de anteriores estafas.

Si ya se tienen los códigos de acceso a la banca online se despliega un plan para obtener el duplicado de tarjetas SIM en establecimientos oficiales.

Eso se consigue falsificando documentos de identidad o aportando fotocopias de las mismos. De esta manera anulan la tarjeta SIM auténtica y original, cuando se activa la obtenida de forma ilícita.

Publicidadspot_imgspot_img