¿Cómo hacer para nunca tener que volver a buscar trabajo?

El encontrar un nuevo empleo puede ser abrumador para algunos, puesto que luego de un despido, bien sea justificado o no, el emprender una búsqueda laboral y recibir un “no” como respuesta ante una oferta o cargo, suele detonar emociones y pensamientos de tristeza y desesperación. Por ello, hoy te contamos cómo hacer para nunca tener que volver a buscar trabajo.

  1. Fórmate constantemente

Por lo general, los empleadores buscan personal que tenga conocimientos complementarios a los requeridos en la vacante. Así que, debes formarte constantemente, y esto no significa que debas invertir una suma elevada de dinero para poder estudiar, sino, que puedes estar al pendiente de nuevos estudios o informes que traten algún tema relevante sobre tu área de trabajo.

  1. Aprende habilidades que sean relevantes

En relación con el punto anterior, es práctico que aprendas y desarrolles habilidades relevantes en tu área de experticia. Algunos reclutadores empresariales recomiendan que centres tu energía en solo una habilidad relevante y que esta la vayas perfeccionando a lo largo de los años. Así, las personas sabrán identificarte cuando requieran de tus servicios.

  1. Comunícate asertivamente

El comunicarse asertivamente es una de las habilidades más valoradas en el mundo laboral y en el personal, puesto que con ello puedes expresar tus ideas y sugerencias de forma tranquila, honesta y segura. Esta herramienta genera una sensación de confianza para ti y para las personas con las que estás hablando. De seguro harás que te tengan presente.

  1. Teje relaciones con tus clientes

El tejer relaciones con los clientes no solo será bueno para ti como profesional, sino también será algo próspero para la compañía donde trabajes. Para ello, deberás “construir” temas entorno a intereses laborales que tengan en común.

Por ejemplo, si trabajas en una empresa «X», será muy bien visto que junto con tus clientes establezcan objetivos y metas que tengan en común, para que así puedan formar una relación mucho más estrecha. Además, dependiendo de los resultados, las personas sabrán qué eres capaz de hacer y te tendrán en cuenta para futuros proyectos.

  1. Aprende a «venderte»

Para lograr generar una huella importante y favorable en los demás, deberás aprender a manejar tu marca personal, la cual te ayudará a posicionar tus conocimientos y habilidades ante tus jefes, clientes y futuros empleadores; esto te destacará frente a cualquier posible competencia.

  1. Da a conocer tu trabajo

¿Para qué usas tus redes sociales? Estas herramientas son ideales para que des a conocer tus habilidades y resultados de trabajo. En ocasiones, algunas personas suelen buscar ‘freelancers’ para realizar ciertas tareas, por ello será fundamental que aprendas a usar los hashtag o numerales (#) adecuadamente, para que así potenciales clientes te encuentren.

  1. Busca ser el mejor en tu área, así destacarás

Profesionales como tú hay miles, ¿qué te hace diferente al resto? Cuando nos referimos a «ser el mejor», esto no se trata de opacar a tus compañeros, sino que se centra más en cuáles son las habilidades y fortalezas que tienes para darle una “chispa diferente” a tu área laboral. El tener un factor diferenciador, hará que tu trabajo sea recordado y valorado.

  1. Ten un portafolio digital

Nunca sabes cuándo alguien va a requerir de tus servicios, así que es oportuno que empieces a realizar un portafolio digital con los mejores trabajos que hayas realizado hasta el momento.

- Patrocinado -

Los resultados de cada una de tus labores hablan más que los títulos profesionales que tienes. 

  1. Deja las puertas abiertas en cualquier empleo

Es fundamental que cultives relaciones tanto en el área personal como en la laboral. Debes tener en cuenta que nadie es indispensable en una compañía, pero que en tal caso que ya no vayas a seguir laborando en dicha organización, bien sean tus jefes o compañeros, podrían recomendarte en otro lugar para que inicies un nuevo trabajo.

Además, el tener un buen ambiente laboral va a incidir positivamente en tu productividad.

  1. Trabaja en tus debilidades y acéptalas

¿Reconoces tus errores? Ningún profesional es perfecto y nadie está exento a tener un mal día en el trabajo, por ello, es bueno que reconozcas cuáles son tus debilidades tanto en el área laboral como en la personal. No hay nada mejor que ver a un profesional aceptar sus debilidades y ver cómo trabaja para mejorar, pues esto es sinónimo de esfuerzo, confianza y determinación.

Publicidadspot_imgspot_img