¿Cómo conseguir un socio para mi emprendimiento?

Hacer negocios emprendiendo, se ha convertido en el proyecto de vida de muchas personas y si vas a escoger un socio, debes ser muy cuidadoso. Evaluar si sólo quieres un inversionistas o alguien que trabaje contigo hombro a hombro.

Tener una ‘independencia económica’ o el ‘poder de decisión’ sobre tiempo y dinero, es el ideal de muchos en estos momentos. Especialmente cuando el mercado laboral se encuentra en una fase tan competitiva y mal paga.

Por esto, es cada vez es más común coincidir con personas que buscan a través de sus ideas generar empresa, empezando por lo que conocemos como emprendimiento’.

No obstante, muchas veces es casi imposible sacar adelante los proyectos por nuestra propia cuenta. Por lo que se hace necesaria una mano amiga que con algunas cualidades pueda hacer que nuestras iniciativas se desarrollen de una mejor manera y avancemos al siguiente nivel. Sí, ese personaje al que llamamos socio.

Sin embargo, cuando decides involucrar a terceros en tu emprendimiento hay un par de factores que debes tener en cuenta. El primero es que debes tener siempre lista una presentación clara y concisa de tu proyecto, lo que buscas con él y el beneficio económico que esperas conseguir, en otras palabras, tu plan de negocios.

Lo segundo, es identificar qué tipo de socios necesitas, alguien que te apoye con conocimiento, contactos o dinero, lo que es totalmente indispensable para que alcances tus objetivos.

Sobre todo, porque este es el momento de decidir si quieres a una persona que te acompañe 100% o a quien sólo dar cuentas de los resultados financieros.

Factores indispensables para elegir un socio

Cuando intentamos hacer exitoso nuestro proyecto de vida, es importante que no se tome como algo superfluo. De hecho, muchas personas cometen el error de asociarse con amigos por el simple hecho de llevarse bien.  Es por eso que, por el contrario, se deben tener en cuenta otros detalles:

Compartir los objetivos del negocio

Antes de asociarte necesitas tener muy claro que tus socios y tú tienen la misma visión de negocio. Es algo que puede evolucionar después en función de los resultados de la aventura empresarial, pero al menos deberías estar de acuerdo sobre lo que quieren hacer, cómo lo queréis hacer, y lo que se hará de dar resultado o no.

Transmitir los mismo valores

Este es un aspecto que a menudo no se toma en cuenta para elegir a los socios, pero que tiene una importancia enorme sobre el futuro de la empresa. El sistema de valores de cada persona influye sobre sus decisiones diarias. Si eres una persona muy honesta, cumplidora de la ley y ética, no te asocies con una persona que no le da mucha importancia a este asunto.

Además, aquí se tienen en cuenta las prioridades que tiene cada persona. De modo que, unos darán la máxima importancia al trabajo, otros a la familia. Unos buscarán el dinero a corto plazo, otros no tendrán tanto interés por ganar mucho. Y así una larga lista.

Buscar el complemento perfecto

Uno de los principales motivos de buscar socios emprendedores es encontrar personas con perfiles complementarios al tuyo. A lo mejor eres un excelente técnico (has diseñado una plataforma web muy buena) pero careces de los contactos profesionales para convertirla en un gran negocio. Quizás seas un comercial magnífico con una gran red de contactos en un sector, pero no tienes producto para vender. A casi todo el mundo le falta algo.

- Patrocinado -

La idea de asociarse es obtener lo mejor de cada uno para formar un equipo mucho más completo que si cada uno fuera por libre.

Establecer responsabilidades

Al igual que todos los socios deben compartir los objetivos de la empresa, es imprescindible que desde el principio cada uno tenga claro cuáles son sus responsabilidades.

Cuando se emprende hay tantas cosas que hacer que es habitual que cada uno haga lo que pueda cuando pueda, pero no es un buen camino. Es necesario definir las responsabilidades claramente, pero siempre dentro de cierta flexibilidad.

Definir la división de la inversión

No es obligatorio que todos los socios inviertan a partes iguales, pero suele ser recomendable. ¿Por qué? Porque la motivación no es la misma si sientes que eres un socio minoritario que si tienes la misma participación que el resto.

Además, quien tenga la parte mayoritaria suele tender a comportarse como un jefe más que como un socio, y eso puede llevar a discrepancias.

Por otro lado, en caso de desacuerdos, tener socios a partes iguales supone un problema, ya que puede haber un empate (si solo hay dos emprendedores).

Confianza

La confianza es uno de los factores fundamentales en una asociación en especial porque estás poniendo una inversión, ya sea en tiempo, conocimiento o dinero en manos de otra persona.

De modo que este valor debe cultivarse para desarrollar una relación en la que a ‘ojos cerrados’ se pueda entregar los sueños al otro con la convicción de que hará lo mejor que pueda.

¿Dónde buscar a los posibles socios?

Si ya tienes claro todo lo anterior, seguramente la pregunta que te surge es y ¿dónde encuentro ese socio?

Y la verdad es que aquí, además de la preparación hay un poco del ‘factor suerte’ para poder estar en el lugar y momento adecuado. Pero, para hacer esto un poco más real, lo ideal es que asistas a eventos que sepas que están relacionados con tu negocio, realiza diversas actividades y conoce gente nueva.

Para que lo tengas claro, cuantas más interacciones sociales tengas más probabilidades hay de encontrar un socio.

Prácticamente esto significa que tienes que hacer networking.  De modo que puedes entrar a un Meetup, apuntando a algún grupo según tus necesidades, existiendo muchos de la temática emprendedores / startups.

Visita asociaciones sectoriales, ingresa a algún clúster en relación y los coworking, allí encontrarás a muchas personas afines a ti y quizás también puedas encontrar un espacio de trabajo.

Socios inversionistas

Si específicamente lo que estás buscando es una persona que pueda inyectarle capital a tu negocio, debes tener claro que es indispensable tener un gran poder de convencimiento. Y que este, va a depender de la capacidad que tengas para aterrizar tu emprendimiento a las ganancias en el puro y físico plano monetario.

De todas formas, cualquiera que sea la situación, Si hay te dice que quiere invertir, debes tener los ojos bien abiertos para entender realmente qué te están pidiendo a cambio de esa inversión y si realmente ese capital lo justifica.

Así las cosas, hay dos maneras de encontrar financiación para tu proyecto. La primera es buscar inversionistas o fondos de inversión y la segunda es el crowdfunding.

Buscar inversionistas, fondos de inversión y crowdfundig

Generalmente, hay tres tipos de inversionistas: los ángeles, las aceleradoras o los venture capitals. Los ángeles inversionistas invierten con su propio dinero y si son afines a tu proyecto te ayudan con contactos, tips desde su experiencia y algo más de apoyo moral.

Las aceleradoras por su parte, te ayudan a encontrar mentores o a realizar la gestión de esos contactos para que tú vayas desarrollando el proyecto de la forma correcta. Para posteriormente presentarlo y obtener buenos resultados.

Y finalmente están los venture capitals, que normalmente lo que hacen es tomar el dinero de otras personas e instituciones, y encontrar proyectos en los que pueda invertir, normalmente alguno que ya esté produciendo algo de rentabilidad.

Un ejemplo de página web donde puedes conseguir inversores es en sesocio.com. El Marketplace de Inversiones líder en Latinoamérica que sirve como nexo entre las empresas y emprendimientos que necesitan financiar sus proyectos con inversores. Quienes adquieren una “porción” de ese activo.

Por último, el Crowdfunding, puede ser definido como es una red de financiación colectiva, normalmente online, que a través de donaciones económicas o de otro tipo, consiguen financiar un determinado proyecto a cambio de recompensas, participaciones de forma altruista. Un espacio web ejemplo de ellos es sociosinversores.com.

Publicidadspot_imgspot_img