La historia de la ecuatoriana que logro sobrevivir en Estados Unidos gracias a los piojos

Cuenta que su sueño era mudarse a la Gran Manzana y en 2014 finalmente lo hizo realidad al obtener una visa de turista y decidió quedarse.

Para la ecuatoriana Eliana Edith Ortega no se avergüenza de su profesión; se gana la vida matando piojos en Nueva York y eso le ha cambiado la vida.

Explicó de manera jocosa que “los piojos son parte de mi identidad, son parte de mi vida y no puedo desligarme de ellos, ni avergonzarme, ni nada”.

Cuenta que su sueño era mudarse a la Gran Manzana y en 2014 finalmente lo hizo realidad al obtener una visa de turista y decidió quedarse.

Mudarse no fue nada fácil; era madre soltera y traía con ella a su hija de 8 años. Además, no sabía ni una palabra de inglés.

Para sobrevivir, Ortega llegó a tener tres trabajos a la vez, entre ellos de lavaplatos en un restaurante, limpiando casas y entregando volantes en la calle.

Narra que como muchos de los inmigrantes que llegan queriendo cumplir el Sueño Americano le tocó “muy duro”.

Em entrevista con Noticias Univisión dijo que, “yo lloraba todos los días… Miraba el cielo, mi hija pequeña y yo decía ‘Dios mío, pon algo, no sé, pon algo en mi camino, algo porque así no puedo vivir”.

Cuando entendía que ya no podía más, miraba atrás, a su hija y entonces decía: «No, no puedo, ella no tiene a nadie más, yo soy madre y padre, puedo y tengo que seguir”.

Sacando piojo

Su vida dio un giro cuando encontró un trabajo inusual, en una compañía que ofrecía los servicios de matar piojos en las escuelas.

Eliana pasó a ganar miles de dólares en un solo día, matando a esos insectos que nadie quiere en sus cabezas.

“Si me sorprendí. Me sorprendí porque nunca me había imaginado que era un trabajo”, dijo la ecuatoriana al medio estadounidense de habla hispana.

- Patrocinado -

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, los CDC, en los Estados Unidos, cada año, de seis a 12 millones de niños, de tres a 11 años de edad, contraen piojos.

Su propio emprendimiento

La exitosa empresaria ofrece sus servicios a domicilio, visitando las mansiones en los Hamptons y lujosos apartamentos de clientes en Nueva York.

“Mi vida es maravillosa porque soy la dueña de mi propio tiempo. ¡No estoy, no tengo supervisor, no tengo jefes, nadie me dice agáchate y limpia bien! Trabajo cuando quiero”, dice Edith Ortega.

Quien agrega además que, se siente muy feliz y que “muestra de que maneja su tiempo es que toma vacaciones cuando quiere. Por ejemplo, ahora que está mi mamá la voy a llevar a Disney”.

La mujer narra al medio de comunicación hispano que, su tarifa, es de 500 dólares por cabeza. En un día «bueno», ha ganado hasta 5 mil dólares.

Luego de estudiar en el Shepherd Institute en Florida para mejorar sus habilidades como técnico de piojos, rápidamente lanzó su propia empresa ‘Larger Than Lice’ en 2015 y virtualmente enseña a otras personas a matar piojos.

La compañía expandió su negocio y ahora cuenta con una línea de productos para matar los piojos.

Hoy día, ‘Larger Than Lice’ ha tratado a más de 10,000 familias y cuenta con su propio sistema de eliminación de piojos basado en su experiencia trabajando con diversos clientes en toda la ciudad de Nueva York.

¿Qué son los piojos?

Los piojos son pequeños insectos sin alas. Viven entre el cabello de los seres humanos y se alimentan de la sangre del cuero cabelludo.

Los piojos son un problema muy frecuente, sobre todo en los niños. Se contagian entre personas con gran facilidad y a veces cuesta mucho librarse de ellos.

Sus picaduras pueden causar picazón e irritación en el cuero cabelludo de un niño, y la conducta de rascarse puede conducir a infecciones.

Los piojos son molestos, pero no son peligrosos ni propagan ninguna enfermedad.

No son un indicador de falta de higiene: los piojos necesitan sangre para vivir, sin importarles que el cuero cabelludo de una persona esté limpio o sucio.

Lo mejor es tratar los piojos lo antes posible para que no se propaguen.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de tener piojos?

Huevos de piojo o liendres

Antes de eclosionar, las liendres tienen el aspecto de puntitos amarillos, marrones o de color canela.

Los piojos ponen sus huevos sobre hebras de cabello muy cerca del cuero cabelludo, donde la temperatura es perfecta para que se mantengan calientes hasta que nazcan.

Las liendres se parecen a la caspa, con la salvedad de que no se pueden eliminar simplemente cepillando o sacudiendo el cabello.

A no ser que un niño tenga muchos piojos en la cabeza, es más fácil verle liendres en el cabello que piojos vivos moviéndose por el cuero cabelludo.

El período de incubación de los huevos de piojo es de una a dos semanas.

Después de eclosionar, la cáscara externa se ve blanca o transparente y sigue firmemente adherida a la hebra de cabello donde se puso la liendre.

Este es el momento en que resulta más fácil saber que una persona tiene o ha tenido piojos, cuando crece el cabello y las cáscaras de las liendres se desplazan hacia fuera, alejándose del cuero cabelludo.

Piojos adultos y ninfas (piojos inmaduros)

Un piojo adulto no es más grande que una semilla de sésamo y su color oscila entre el blanco tirando a gris y el canela.

Las ninfas son más pequeñas y se convierten en piojos adultos aproximadamente al cabo de una a dos semanas de salir de la liendre.

Este ciclo vital se repite aproximadamente cada tres semanas. La mayoría de los piojos se alimentan de sangre varias veces al día y pueden sobrevivir hasta un máximo de dos días fuera del cuero cabelludo.

Rascarse

Cuando los piojos muerden el cuero cabelludo, llega la picazón y empieza el rascado. Es una reacción a la saliva de los piojos.

Pero el picor no siempre empieza de inmediato. Es algo que depende de lo sensible que sea a los piojos la piel de un niño.

A veces, los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse. De todos modos, se pueden quejar de que tienen cosas moviéndose o haciéndoles cosquillas por la cabeza.

Publicidadspot_imgspot_img