Publicidad

Este es el extraño apodo que le tienen los nietos del rey Carlos a su esposa Camila Parker

Aún no se conoce a ciencia cierta cómo surgió el apodo para la reina ni tampoco quien se tomo el trabajo de crearlo.

La reina ha sido conocida por muchos nombres. Antes de ser miembro de la realeza, era Camilla Parker Bowles.  

Pero en la familiar, al parecer la reina tendría un nombre de abuela poco común. 

A la reina Camilla la llaman ‘Gaga’,  la miembro de la realeza no pudo evitar compartir la noticia cuando conoció a alguien con el mismo apodo. 

El particular hecho, se registró durante la presentación de Royal Variety en 2016, la abuela de 10 nietos supuestamente compartió el hecho con la cantante pop Lady Gaga.  

Mis propios nietos me llaman Gaga. ¡No sé si es porque creen que lo soy! Es gracioso, pero aún así es muy dulce”, reseñó el medio The Sun. 

Para muchos, la reina pensó que sus nietos la confundían con Lady Gaga. Aunque es evidente de que no hay un parecido real entre la segunda esposa del rey y la cantante de “Bad Romance”.  

¿O se preguntó si sus nietos pensaban que ella era literalmente “gaga”? 

Las confusiones con sus nietos 

La mayoría de los medios sugieren que las cosas pueden volverse confusas cuando se trata de a qué nieto se refiere la reina Camilla. 

Un ejemplo claro de ello, es lo que ocurrió en marzo pasado, cuando el Palacio de Buckingham se apresuró a aclarar una declaración que la realeza había hecho al conversar con sus simpatizantes después de dar un discurso en la Isla de Man.  

Conoció a los gemelos de 15 semanas Louie y Oliver y, según se informa, dijo: «Tengo un nieto llamado Louis… bastante complicado«. 

- Patrocinado -

Se podría suponer que se refería al príncipe Louis, su hijastro, conocido por sus divertidas travesuras, pero no. 

El Palacio de Buckingham ha aclarado desde entonces que la Reina se refería a su nieto Louis Lopes”, añadió la revista Hello!  a su artículo original.  

Louis Lopes es el hijo adolescente de la hija de la Reina Camilla, Laura Lopes y el aparente puñado de personas. 

La nueva abuela de la Nación  

Ha sucedido ante nuestros propios ojos, casi con tanta fluidez que para quienes nacieron en el siglo XXI, era fácil imaginar que la reina Camila siempre fue la figura matriarcal, querida y respetada en la que se ha transformado hoy.  

Por desgracia, miembros de la generación Z, no siempre fue así . No, de hecho, hubo una época en la que la reina Camila era una figura pública muy odiada.  

La prensa sensacionalista la bombardeaba semanalmente con bilis sexista y en muchas esquinas se la consideraba «esa vieja«. Si alguna vez estuvo justificada esa crítica es otra cuestión, y es fácil de responder.  

Está claro que la reina se ha beneficiado no sólo de una campaña de relaciones públicas muy calculada y muy exitosa. 

Sino también, mucho más importante, de los efectos agregados de su propia diligencia continua, humildad, piel gruesa y determinación de estar ahí para la gente que ama.  

- Patrocinado -

La semana pasada, antes de la intervención del rey en el hospital, fue recibida con adoración por simpatizantes en Swindon.  

Durante la visita, que incluyó un recorrido por un refugio para mujeres, Camilla parecía una verdadera reina, habiendo asumido con humildad pero con confianza su nuevo rol, luciendo como si siempre hubiera estado destinada a hacerlo. 

Se ganó el cariño de la gente 

Desde que se casó con el entonces príncipe Carlos en 2005, la reina Camilla se ha centrado en una serie de actividades públicas, incluidas causas benéficas como las relacionadas con la alfabetización y la violencia doméstica.  

Sin duda, estas han contribuido a ganarse el cariño de un público que antes parecía enfurecerse con solo mencionar su nombre.  

Su incansable enfoque en la caridad, junto con su personalidad humilde y sencilla (y su vestuario sencillo pero glamoroso) la han convertido en una figura percibida como sólida, leal y respetuosa.  

Es difícil pensar en este cambio como algo más que un pequeño milagro, dados los mínimos a los que se hundió históricamente la reputación de Camilla.  

Uno de los momentos más bajos podría ser el momento en que la difunta reina se refirió a ella como «esa mujer malvada«. 

  • Imagen de portada tomada/Toby Melville Pool – Agencia AP
Publicidad