Estos son los objetos más extravagantes y extraños que venden las celebridades

Y como dice un viejo refrán latino "los que tiene plata que hagan lo que les plazca y los demás que aplaudan".

Arriesgarse en los negocios es parte de la vida y si te apasionan pues con mucha más razón no dudarás en poner todo tu esfuerzo en ello.

Pero si tienes el dinero que te da la gana o para costear tu idea, entonces podrás sacar adelante cada una de tus iniciativas por muy extravagante que parezca.

Y entre quienes más se destacan por tener negocios o productos a la venta totalmente extraños o poco usual son los famosos, pues siempre salen con cosas poco usuales que causan fervor en las gentes.

Estas son algunos de los productos más extravagantes y extraños que venden algunos famosos.

Kim Basinger: Un pueblo fantasma

De entre todos los extraños y desconocidos negocios que hemos nombrado, el de Kim Basinger podría ocupar, perfectamente, el primer puesto.

La actriz decidió comprar un pueblo en Georgia (Estados Unidos) con el objetivo de convertirlo en atracción turística y punto de encuentro para personas de todo el mundo.

Sin embargo, Basinger pagó 20 millones de dólares por algo que resultó ser una ruina y tuvo que vender a los cinco años con grandes problemas financieros.

Gwyneth Paltrow: Vela que huele a vagina

Está vendiendo una vela ¡que huele como su vagina! Bueno, vendía, porque el producto está agotado en Goop, el sitio web donde se vendió y que es propiedad de la también empresaria.

La vela nombrada “This Smells Like My Vagina (Esto huele como mi vagina)”, costaba $75 dólares y se agotó en cuestión de minutos. Venía en un bonito empaque de cartón ilustrado con flores.

“Con un aroma divertido, hermoso, sexy y maravillosamente inesperado, esta vela está hecha con geranio, bergamota cítrica y absolutos de cedro yuxtapuestos con rosa de Damasco y semillas de ambrete para recordarnos la fantasía, la seducción y un calor sofisticado”, se lee en la descripción.

- Patrocinado -

Según contó Gwyneth, el nombre surgió como una broma entre ella y el perfumista Douglas Little.

“Los dos estábamos trabajando en una fragancia, y dije ‘Uhhh … esto huele a vagina’ pero evolucionó en un aroma divertido, hermoso, sexy y maravillosamente inesperado”.

Karlie Kloss: Galletas con su nombre

La supermodelo a aprovechado su popularidad para extender su imperio en varias direcciones. Tiene una empresa de programación (dejó las pasarelas para centrarse en sus estudios) y su propia marca de galletas.

Sí, dos ámbitos extraños y sin ninguna relación entre sí, pero lo cierto es que las Karlie’s Cookies han dado la vuelta al mundo y, además, sus ventas tienen un fin solidario.

Susan Sarandon: Clubs de ping pong

Cuando tienes mucho mucho mucho dinero y una afición muy muy muy fuerte, acabas invirtiendo en ella, aunque el negocio no tenga nada que ver contigo ni tengas experiencia en el ámbito.

Y, como ejemplo, Susan Sarandon, que mercantilizó su afición por el ping-pong abriendo un club especializado en Nueva York y que se ha extendido hasta Dubai, en su versión más lujosa con mesas de ping-pong de oro y plata.

Katy Perry: Disfraces de tiburón

La cantante puso a la venta los trajes de tiburón de los bailarines que la acompañaron durante su actuación, por el precio de 130 dólares.

más conocida por su nombre artístico Katy Perry, es una cantante, compositora, actriz, empresaria y modelo estadounidense, que saltó a la fama en 2008 con «I Kissed a Girl» y «Hot N Cold» de su álbum debut One of the Boys.

Kim Kardashian: Emojis de su culo

- Patrocinado -

Que a Kim Kardashian el negocio se le ha ido de las manos no es ninguna novedad, aunque también es verdad que la estrella mediática sigue ganando cantidades ingentes de dinero con cada una de sus empresas.

Su excentricidad llegó a tal punto de crear su propia plataforma de emojis, con su culo de protagonista, que ha derivado en una web llamada Kimoji, donde vende cosas tan extrañas como ceniceros con la forma de su trasero o ambientadores para el coche con olor a Cheetos.

Raquel Welch: Pelucas y extensiones

El de Raquel Welch es uno de los negocios con mayor trasfondo social de la lista.

La actriz cuenta con una empresa de pelucas y extensiones oncológicas, para aquellas personas que pierden el cabello con la quimioterapia.

Hay cientos de looks disponibles, basados en el estilo impecable de Welch, y también existen diseños exclusivos para hombres.

  • Imagen de portada tomada/ metropoles.com
Publicidadspot_imgspot_img