Publicidad

Adolescentes de 13 y 15 años le habrían quitado la vida a su propia madre

Las autoridades pensaron en un principio que se podría tratar de un caso de violencia de género, pero no fue así.

Dos hermanos adolescentes de 13 y 15 años fueron detenidos en España por presuntamente matar a su madre en la localidad cántabra de Castro Urdiales. 

Los hermanos desaparecieron y llamaron a su abuela materna para contarle que los habían secuestrado. 

Según fuentes oficiales, la abuela recibió la llamada de sus nietos cerca de las 21.00 horas del día miércoles. 

Las Fuerzas de Seguridad montaron un dispositivo de búsqueda, hasta que los encontraron en horas de la madrugada del jueves en un parque de la localidad.

Inmediatamente fueron arrestados y puestos a disposición de la Fiscalía de menores. 

Quién era la víctima  

La mujer fue identificada como Silvia López Gayubas, de 48 años y fue encontrada con una puñalada en el cuello.

Su cuerpo estaba dentro de un carro en el garaje de la casa familiar, situada en la calle Monte Cerredo. 

El vehículo estaba pegado contra la pared del garaje y el cuerpo se encontraba en el asiento trasero.  

Los hermanos presuntamente le colocaron una bolsa de basura en la cabeza para después huir, según el reporte oficial. 

De acuerdo con informaciones extraoficiales, los dos jóvenes eran adoptados y de origen ruso

- Patrocinado -

Un posible caso de violencia de género  

En primera instancia se manejó la hipótesis de que fuera un caso de violencia de género. 

Pero se descartó al conocer que el esposo de occisa estaba trabajando en una fábrica de Llodio (Álava) al momento de ocurrir los hechos.

En cambio, cuando se halló el cadáver de la mujer, los dos menores se encontraban desaparecidos. 

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local los encontraron en el parque Cotolino de la localidad cántabra. 

Los dos adolescentes se encontraban escondidos, uno de ellos no opuso resistencia, pero el otro intentó huir y corrió cerca de una hora hasta que lo atraparon.

Por ser los principales sospechoso fueron detenidos y fueron llevados a la comandancia. 

Desde su captura, los menores han guardado silencio y no reconocieron los hechos ante los agentes de la Guardia Civil. 

En manos de la justicia 

El adolescente de 15 años fue detenido, mientras que su hermano quedó bajo custodia de la Guardia porque es inimputable penalmente .

- Patrocinado -

De acuerdo con la legislación española, al no tener mínimo 14 años no se le puede exigir responsabilidad penal. 

La delegada del Gobierno en Cantabria, Eugenia Gómez de Diego, ha confirmado que la investigación apunta a una presunta implicación de ambos menores en el crimen. 

El joven de 13 años fue ingresado el día de ayer a un centro de protección de menores. 

Por su parte, el joven de 15 años del que Gómez de Diego ha manifestado que era un alumno brillante se encuentra a disposición de la Fiscalía de Menores. 

No tienen antecedentes  

El hermano mayor será sometido a una exploración psicosocial antes de que el fiscal le tome declaración y después decida si procede adoptar alguna medida cautelar, cuestión que compete dictar finalmente al juez. 

No tienen denuncias previas, ni existen indicios de que hubiese problemas de violencia en esta familia. 

Gómez de Diego ha confirmado que la mujer tenía 48 años y afirma que la Guardia Civil «desplegará todos los recursos necesarios para esclarecer los hechos». 

Añadió, que «se está trabajando incansablemente para recabar pruebas, analizar testimonios y seguir cualquier pista que pueda arrojar luz sobre este trágico suceso». 

Necesitan apoyo y orientación  

La delegada ha lamentado lo sucedido en esta familia, «esto nos enfrenta a la dura realidad de la implicación de menores en actos de extrema gravedad» y ha enviado su pésame a los familiares de la víctima. 

También, manifestó que los jóvenes involucrados en este hecho necesitan del apoyo y de orientación para afrontar las consecuencias de sus actos. 

La familia vive en una urbanización llamada Paraíso que se encuentra cercada por la Guardia Civil. Los menores estudiaban en el colegio concertado Menéndez Pelayo, a unos ocho minutos en carro de la vivienda. 

Publicidadspot_img
Publicidad