Cambios en el sistema migratorio de España beneficiará a miles de latinoamericanos

Esto no solo va a facilitar que los empresarios puedan contratar a más extranjeros directamente en sus lugares de origen, sino que busca nuevas fórmulas para que los que ya viven en España puedan regularizar su situación.

Cerca de 5 millones y medio de extranjeros, más de un tercio de ellos procedentes de países de América Latina, viven en España, según los datos oficiales.

La cifra real, sin embargo, es más difícil de calcular.

La reforma de la ley de Extranjería que acaba de aprobar el gobierno español y que se estrena a mediados de agosto resuelve algunas de estas disfunciones, explica la BBC Mundo en un informe.

Esto no solo va a facilitar que los empresarios puedan contratar a más extranjeros directamente en sus lugares de origen, sino que busca nuevas fórmulas para que los que ya viven en España puedan regularizar su situación.

Así las cosas, estos son los 4 cambios que traerá esta norma.

Estudiantes

Unos de los principales beneficiados de la reforma van a ser los estudiantes extranjeros matriculados en centros españoles.

A la fecha, aquellos que tenían un visado de estudiante para cursar, por ejemplo, un grado en una universidad española, no podían trabajar para costearse sus estudios.

La nueva normativa les permite trabajar de forma legal hasta 30 horas a la semana, dice la BBC en su nota.

Una vez acabados los estudios, podrán quedarse un año más sin tener que pedir una ampliación de la estancia en España.

Uno de cada cuatro estudiantes extranjeros de grado en España proviene de países de América Latina y EL Caribe.

Esta proporción se eleva a cerca del 64% de los de máster y casi al 53% de los de doctorado, según datos oficiales.

- Patrocinado -

Las modificaciones de la ley permiten que la autorización de estancia, con algunos criterios específicos, se pueda convertir en una autorización de trabajo.

Arraigo por formación

Las personas que han permanecido en España durante un periodo mínimo de dos años, podrán obtener un permiso de residencia de 12 meses si se comprometen a realizar una formación reglada para el empleo.

Una figura en la que el gobierno español se ha inspirado en un modelo existente en Alemania conocida como «duldung», agrega el medio europeo.

Gemma Pinyol-Jiménez, directora de políticas migratorias de Instrategies, una consultora especializada en asuntos de movilidad, migraciones y gestión de la diversidad dijo que,»la idea es que las personas que están en situación irregular puedan acceder al mercado de trabajo pasando primero por una formación”.

Agrega que, “debe ser en sectores en los que se determina que hay una necesidad de mano de obra».

El arraigo por formación se suma a las dos vías por las que, hasta ahora, los extranjeros que ya se encontraban en España podían regularizar su situación.

Una es el arraigo social, para el que hay que demostrar tres años de residencia y, además, que se dispone de una oferta de trabajo.

Este contrato ya no deberá tener una duración mínima de un año, como se pedía hasta ahora, pero sí que cumpla con el salario mínimo interprofesional.

La otra es el arraigo laboral, en la que hay que demostrar que ha habido una relación laboral, aunque la persona hubiera trabajado sin contrato y cobrado, por lo tanto, en negro.

Contratación en origen

La contratación en los propios países de origen de los trabajadores también se va a flexibilizar.

Por un lado, se mejora la contratación para los temporales. Estos trabajadores que van a España a participar en campañas agrícolas, podrán acceder a una autorización de 4 años en la que podrán trabajar hasta 9 meses por ejercicio.

Esto, con la obligación de volver a sus países después de cada periodo, recalca la BBC.

Si se cumple con estas condiciones, como «premio», estos trabajadores podrán solicitar un permiso de residencia y trabajo por dos años prorrogable.

La reforma quiere mejorar el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura.

Es decir, la lista de profesiones para los que los empresarios tienen dificultades para encontrar personal y que le permiten contratar a profesionales en origen.

Reagrupación familiar

Los familiares, al recibir el permiso de residencia, también recibirán la autorización de trabajo por cuenta propia y ajena.

«Estas personas recibían un permiso de residencia, pero tenían que esperar para tener el de trabajo, con esto se renueve la reagrupación familiar», precisa Pinyol-Jiménez.

«El sistema está tan loco que condenaba a la gente a malvivir cuando podía trabajar», explica la consultora.

También se flexibilizan los requisitos de reagrupación familiar cuando afectan a menores, a personas con discapacidad o en situación de vulnerabilidad.

Además de estos cuatro puntos, las modificaciones de la ley de Extranjería también racionalizan los requisitos exigidos a los trabajadores autónomos procedentes de terceros países.

Por lo que se crea una Unidad de Tramitación de Expedientes de Extranjería, una suerte de «ventanilla única» para agilizar y facilitar los trámites.

Publicidadspot_imgspot_img