Publicidad

El uso a largo plazo de endulzantes artificiales estarían causando diabetes en personas sanas

La OMS advirtió que estos endulzantes podrían estar haciendo más daño que bien; incluido un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos.

Desde hace un largo tiempo, los endulzantes artificiales se tomaron las cocinas y las mesas de quienes pretendían ‘cuidarse un poco más’ y no consumar la azúcar refinada. Sin embargo, según un nuevo informe de la OMS, los edulcorantes sintéticos no son diferentes del azúcar cuando se trata de ayudar a prevenir el aumento de peso y la obesidad.

Así las cosas, si está usando edulcorantes sin azúcar (NSS) en un intento por perder peso o reducir el riesgo de algunas enfermedades, olvídelo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado nuevas pautas sobre los edulcorantes artificiales después de descubrir que la NSS podría estar haciendo más daño que bien. Incluido un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos.

«Reemplazar los azúcares libres con NSS no ayuda a controlar el peso a largo plazo. Las personas deben considerar otras formas de reducir el consumo de azúcares libres, como consumir alimentos con azúcares naturales, como frutas o alimentos y bebidas sin azúcar», Francesco Branca, director de nutrición y seguridad alimentaria de la OMS, en un comunicado anunciando la recomendación.

«Los NSS no son factores dietéticos esenciales y no tienen valor nutricional. Las personas deben reducir la dulzura de la dieta por completo, comenzando temprano en la vida, para mejorar su salud».

Sobre la advertencia

La OMS define los edulcorantes artificiales como «todos los edulcorantes no nutritivos sintéticos y naturales o modificados que no están clasificados como azúcares que se encuentran en alimentos y bebidas fabricados, o que se venden solos para que los consumidores los agreguen a los alimentos y bebidas».

La única excepción a la recomendación, según la agencia, es para «personas con diabetes preexistente».

La OMS dijo que emitió la recomendación después de una «revisión sistemática» de más de 280 estudios sobre el uso de edulcorantes artificiales en adultos, mujeres embarazadas y niños.

Debido a una creciente epidemia de obesidad en todo el mundo , los edulcorantes sin azúcar se están convirtiendo en ingredientes cada vez más comunes que se encuentran en refrescos, alimentos «dietéticos» y otros productos procesados. Aunque las agencias reguladoras federales como la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. han considerado que la mayoría de los edulcorantes artificiales son seguros, se sabe poco sobre los efectos a largo plazo en la salud.

Se han encontrado alternativas de azúcar bajas en calorías en al menos un estudio para cambiar el microbioma intestinal, la colección de microbios en el intestino que ayudan a proteger a los humanos contra las enfermedades y nos permiten digerir los alimentos.

La sacarina, la sucralosa, el aspartamo y la stevia fueron las cuatro sustancias probadas en el estudio sobre la salud intestinal, publicado el año pasado en la revista médica Cell .

- Patrocinado -

En general, el edulcorante más saludable que se puede usar es ningún edulcorante. La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda reducir drásticamente el azúcar agregado en la dieta diaria para ayudar a disminuir el riesgo de obesidad y enfermedades cardíacas y concentrarse en más alimentos integrales como una amplia variedad de frutas y verduras.

Pautas dietéticas actuales

Las Pautas dietéticas de EE. UU. actualmente recomiendan que los estadounidenses mayores de 2 años limiten su consumo de azúcares agregados a menos del 10 % de sus calorías diarias, o alrededor de cuatro cucharadas para alguien que consume una dieta de 2000 calorías. Se aconseja a los niños menores de 2 años que no consuman azúcares añadidos en su dieta.

El estadounidense promedio consume alrededor de 34 cucharaditas de azúcar al día, lo que equivale a más de 500 calorías, según el Departamento de Agricultura de EE. UU. Las personas con sobrepeso u obesas corren un mayor riesgo de padecer muchas afecciones de salud graves, como cáncer, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, presión arterial alta, enfermedad de la vesícula biliar, osteoartritis, enfermedades mentales y otros problemas de salud

Publicidadspot_img
Publicidad