Cómo saber si tu relación es tóxica

Desde hace algún tiempo en redes sociales se ha vuelto muy famosa la palabra “tóxica/tóxico”, la cual suele ser empleada para referirse a una persona que posee ciertas características y comportamientos que son dañinos para la relación consigo mismo y/o con los demás.  

¿Qué es una persona tóxica?

Primero debes ser consciente de que una persona tóxica puede estar en cualquier sitio y en cualquier círculo social, incluso en tu familia. Pero, por ahora nos centraremos en la relación de pareja.

Una persona tóxica es aquella que no permite, y no se permite, crecer emocionalmente, pues carece de madurez emocional, por lo cual, proyecta sus inseguridades en el otro. 

Según el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos, citado por el sitio web Smoda, las personas tóxicas son quienes “son fundamentalmente poco empáticas, que proyectan sus carencias”. Además, añadió que “Creen que poniendo el foco negativo fuera, en el otro, superan sus problemas”.

¿Cuáles son las características de una persona tóxica?

Aunque no todas las personas tóxicas suelen tener este tipo de comportamientos, sí suelen poseer algunos.

  1. Le encanta manipular o chantajear.
  2. Se hace la víctima para que sientan lástima de él o ella.
  3. Es egocéntrico.
  4. Se expresa mal de los demás.
  5. Siente envidia por su pareja, amigos o demás personas. 
  6. Cree que es un “dictador” y que tiene la última palabra. No toma en cuenta las opiniones de los demás.
  7. No posee empatía.

¿Cómo saber si mi relación es tóxica?

De acuerdo con la autora de ‘Joy from Fear’, Carla Marie Manly, aunque no hay patrones “tóxicos” que se apliquen a todas las parejas, en algunas, ocurren ciertos comportamientos que pueden ser tanto sutiles como muy consecuentes.

  1. No hay apoyo

Se supone que una de las características de una pareja, es el poder emprender, alcanzar e impulsar las metas que se tengan, bien sean individuales o en equipo.

- Patrocinado -

Pero, cuando se está en una relación tóxica, esto pasa a un segundo plano, pues una de las partes o ambas, no desean que el otro tenga éxito y hace lo posible por sabotearlo. Acorde con el terapeuta y defensor del bienestar mental, Jor-El Caraballo, cuando las relaciones ya no son saludables, todo se vuelve un motivo de competencia.

  1. Pésima comunicación

En la pésima comunicación resaltan las palabras y expresiones como: “incompetente”, «odio», “no puedes”, “eres poco”, “no eres suficiente”, “podría estar con alguien mejor”, “antes te veías mejor”, “no es por criticar, pero…”, “tu eres la/el culpable de…”, “no valgo (vales) nada”, “voy a cambiar” (y nunca lo hace), «vives bajo las enaguas de tu mamá», “no te merezco, soy lo peor”, “no puedo vivir sin ti”, etc.

Además, las personas en relaciones tóxicas suelen invadir el espacio personal de su pareja por miedos o celos, y deciden revisar sus pertenencias personales, todo con tal de no ser directos y preguntar si tienen alguna duda respecto a cierta situación.

  1. Celos y control de comportamientos, actitudes y/o actividades

Los celos son muy peligrosos en una relación, pues por inseguridades o miedos, una persona puede llegar a someter a la otra a maltratos físicos, emocionales o psicológicos.

A partir de los celos, una persona puede “restringir o prohibir” que su compañero sentimental salga a realizar actividades que no estén relacionadas con su pareja. Puede llegar a ser tal el nivel de celos, que se prohíban salir con amigos, compañeros de trabajo, e incluso familiares. 

  1. No hay respeto y hay constante manipulación y chantaje emocional

¿Te suenan familiares las frases “No puedo vivir sin ti”, “Te necesito para ser feliz”, “Haces todo mal, no sé cómo estoy contigo”, “Me hubiera fijado en…”, etc.? Hay algunas personas tóxicas que son felices amargando la vida de los demás, en especial la de su compañero sentimental. 

Incluso, este comportamiento puede desembocar en maltratos físicos, emocionales y psicológicos.

  1. Esperando un cambio

Hay personas que saben que son tóxicas y que están en una relación pésima. Aunque sepan esto, deciden aferrarse a su compañero sentimental y prometen que van a cambiar pues “aman mucho a su pareja”. Si ya te ha dicho más de tres veces que va a cambiar sus comportamientos negativos, y no lo hace, es poco probable que lo haga.

Ahora, debes evaluar si estás en una relación tóxica y con cuáles características te identificas, para que así actúes lo más pronto posible y empieces a construir vínculos y tratos más amables y conscientes con los demás.

Publicidadspot_imgspot_img