Así puedes conseguir permiso de trabajo en Portugal desde Latinoamérica

Es necesario mencionar que para los jóvenes hay muchas oportunidades para trabajar en Portugal, especialmente en el campo turístico.

Muchas personas deciden trasladarse al extranjero y Portugal se está convirtiendo en uno de los destinos favoritos de los latinoamericanos.

Situado en el extremo occidental de Europa, el país está delimitado al oeste y al sur por el Océano Atlántico, y al norte y al este por España.

Portugal es hoy en día una democracia parlamentaria con un presidente y una constitución, un país que tiene mucho que ofrecer y que ha sido testigo en los últimos años de intensos flujos migratorios de toda Europa, incluyendo las Américas.

Este país, ofrece una vida tranquila, clima agradable y gente amable.

Hay muchas razones para elegir mudarse a Portugal y dar un cambio radical en tu vida. Seguramente uno de los aspectos más apetecibles es el clima, que tiende a ser más cálido en invierno y más frío en verano.

Es necesario mencionar que para los jóvenes hay muchas oportunidades para trabajar en Portugal, especialmente en el campo turístico.

Uno se puede reinventar como guía turístico, profesor de deportes acuáticos, pero también artesano o elegir trabajos relacionados con el servicio en bares, restaurantes u hoteles.

Por todo lo anterior, te contaremos sobre cómo puedes adquirir un permiso desde Latinoamérica para trabajar en Portugal.

Tipos de visas de trabajo en Portugal

Portugal es miembro de la Unión Europea (UE). Los ciudadanos de otros estados miembros de la UE son libres de trabajar en Portugal sin un permiso.

Tampoco necesitan una visa, aunque deberán solicitar una tarjeta de residencia dentro de los seis meses posteriores a su mudanza a Portugal para trabajar.

- Patrocinado -

Los ciudadanos no pertenecientes a la UE deben obtener una visa de su país de origen para viajar a Portugal, así lo explica el portal Globalization Partners especialista en el tema.

En Portugal, hay tres tipos de visas de residencia:

  • Visa de residencia permanente.
  • La visa de reasentamiento para familiares de ciudadanos portugueses.
  • Visa de reasentamiento para familiares de residentes permanentes no ciudadanos de Portugal.
  • Después de obtener la visa correspondiente, la persona empleada puede viajar a Portugal.
  • Tendrá cuatro meses para convertir la visa en un permiso de residencia. Se exige un permiso adicional para trabajar en Portugal legalmente.

Requisitos para obtener visas de trabajo en Portugal

Junto con una solicitud de visa completa, se deben presentar los siguientes documentos para que una persona obtenga una visa:

  • Un pasaporte válido que tenga un mínimo de dos páginas en blanco.
  • Una carta de invitación de la entidad empleadora u otra documentación que demuestre el propósito del viaje.
  • Comprobante de seguro médico y seguro de accidentes.
  • Una foto de pasaporte a color.
  • Datos biométricos como huellas dactilares y fotos digitales para reconocimiento facial.
  • Reservas de vuelos documentadas.
  • Prueba de alojamiento en Portugal, como una dirección de residencia o una reserva de hotel.

Solitud del permiso de trabajo

La visa otorgará la entrada a Portugal. Hay un proceso por separado para obtener un permiso de trabajo.

Debes tener:

  • Una visa de residencia portuguesa válida.
  • Prueba de alojamiento en Portugal.
  • Un pasaporte válido.
  • Dos fotos de pasaporte a color.
  • Documentos fiscales pertinentes.
  • Comprobación de antecedentes penales.
  • Un contrato de empleo.
  • Prueba de registro en la Seguridad Social.

Proceso de solicitud

Las personas deben presentar una solicitud a través del Consulado portugués de su país.

Tendrán que proporcionar los documentos enumerados anteriormente.

Los funcionarios portugueses pueden tardar de dos a tres meses en procesar la solicitud y emitir una visa. Esta visa permitirá la entrada a Portugal.

- Patrocinado -

Después de que se haya emitido la visa, la persona empleada también deberá solicitar un permiso de trabajo.

Las personas empleadas de países no pertenecientes a la UE tendrán más posibilidades de obtener un permiso de trabajo si tienen habilidades especializadas.

La persona empleada o la entidad empleadora puede presentar la solicitud de permiso de trabajo.

De cualquier manera, pasará por la dirección regional o la Delegación del Servicio de Inmigración y Fronteras de Portugal, o Serviço de Estrangeiros e Fronteiras (SEF).

Los documentos enumerados anteriormente deben presentarse junto con la solicitud.

El tiempo de procesamiento de un permiso de trabajo puede demorar hasta 60 días.

Después de obtener una visa y un permiso de trabajo, la persona empleada puede viajar a Portugal para comenzar a trabajar.

Deberá obtener su Tarjeta de Residencia de la SEF, recibir un código fiscal de su sucursal de la Dirección General de Impuestos.

Consideraciones especiales

Aquellas personas que, realicen actividades de alto impacto en la cultura o vida lusa, tendrán por supuesto un mayor empuje al momento de recibir la visa laboral.

Los mejores ejemplos de esto son sin duda alguna los artistas, los deportistas, los profesionales de la salud, y claro, los inversionistas extranjeros.

Portugal es uno de los países del futuro, es un estado con un amplio bienestar social y un acelerado crecimiento económico basado en el esfuerzo laboral extranjero.

Por lo cual los descendientes de los grandes navegantes, siempre apreciarán y evaluarán positivamente al emigrante que coloca su fuerza de trabajo en pro del país ibérico. 

Publicidadspot_imgspot_img