China y Estados Unidos compiten por convertir la Luna en una base nuclear

China ha revelado nuevos detalles de su plan de exploración espacial en la próxima década, incluido el uso de energía nuclear para alimentar su base lunar.

Como hace décadas atrás, cuando se peleaba la guerra fría entre USA y la Unión Soviética, y se desarrollaba la carrera por la conquista del espacio exterior y más específicamente, por la luna, un nuevo enfrentamiento se lleva a cabo en nuestros días. 

Emulando la era del Sputnik y Apolo de hace más de medio siglo, los líderes mundiales vuelven a competir para lograr el dominio del universo conocido.

Pero esta vez hay una gran diferencia: mientras que EE. UU. y la Unión Soviética establecieron un conjunto común de reglas en las Naciones Unidas, en esta ocasión las principales superpotencias del mundo ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre los principios básicos para regir la próxima generación de actividad espacial.

La falta de cooperación entre EE. UU. y China en la exploración espacial es particularmente peligrosa, en una era en la que el cosmos está cada vez más poblado, dado a que multimillonarios como Elon Musk y Jeff Bezos, junto con mercados emergentes de Ruanda y Filipinas, están lanzando cada vez más satélites para cerrar la brecha digital y explorar oportunidades comerciales.

Sin embargo, hay mucho más en juego cuando se trata de EE. UU. y China, que están erigiendo barreras económicas en nombre de la seguridad nacional a medida que aumentan las divisiones ideológicas sobre la pandemia, la represión política y ahora la guerra de Rusia, a la cabeza de Vladimir Putin.

Su incapacidad para cooperar en el espacio corre el riesgo en una carrera armamentista y también de conflictos por la extracción de recursos explotables que valen cientos de miles de millones de dólares en la luna y en otros lugares.

Planes de exploración espacial

China ha revelado nuevos detalles de su plan de exploración espacial en la próxima década, incluido el uso de energía nuclear para alimentar su base lunar, intensificando su carrera espacial con EE. UU.

“Ahora estamos desarrollando un nuevo sistema que utiliza energía nuclear para abordar las demandas de energía de alta potencia a largo plazo de la estación lunar”, dijo Wu Weiren, diseñador jefe del Programa de Exploración Lunar del país, en una entrevista con la emisora ​​​​estatal CCTV este lunes.

El puesto de avanzada se desarrolla en conjunto con Rusia y se espera que se construya para 2028 en el polo sur lunar, que tiene parches de lugares soleados y cráteres permanentemente sombreados.

Mientras tanto EE. UU. identificó posibles sitios de aterrizaje en la misma área para su misión Artemis 3, cuyo lanzamiento está programado para fines de 2025 y llevar a los estadounidenses nuevamente a la luna utilizando un módulo de aterrizaje SpaceX. China también espera enviar astronautas a la Luna en la próxima década, dijo Wu.

- Patrocinado -

La geopolítica del espacio, que alguna vez fue una frontera que unió a los rivales por el bien de la humanidad, ahora refleja la competencia en la Tierra, enfrentando a EE. UU. y sus aliados contra China y Rusia. Y así como Beijing y Moscú han culpado a las alianzas militares estadounidenses en Europa y Asia por avivar las tensiones sobre Ucrania y Taiwán, los medios estatales chinos han advertido que Estados Unidos ahora quiere establecer una “OTAN basada en el espacio”.

El argumento estadounidense

Aunque se considera que China llegó tarde a la carrera nuclear en el espacio, ha logrado grandes avances en los últimos años, lo que genera preocupación en el gobierno de EE. UU. El jefe de la NASA, Nelson, advirtió en julio que China planea “tomar el control” de la luna y mantener a todos fuera, una afirmación que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China negó con vehemencia.

En el centro de la disputa se encuentran los Acuerdos de Artemis redactados por EE. UU., un conjunto de principios no vinculantes legalmente para regir la actividad en la Luna, Marte y más allá. La iniciativa, que según la NASA se basa en el Tratado del Espacio Exterior de 1967, forma la base del esfuerzo de la agencia espacial para llevar astronautas a la luna esta década y poner en marcha las operaciones mineras de lucrativos elementos lunares.

Hasta el momento, 19 países acordaron apoyar los acuerdos, incluidos cuatro (Rumanía, Colombia, Baréin y Singapur) que firmaron después de que la invasión de Putin impulsara un esfuerzo liderado por Estados Unidos para aislar a Rusia. Subrayando la división, Ucrania fue uno de los primeros miembros del club Artemis después de que el gobierno del presidente Volodymyr Zelenskiy firmara a fines de 2020.

Los acuerdos son parte de un esfuerzo de la administración Biden para establecer “un conjunto de normas más amplio e integral” para el espacio, dijo la vicepresidenta Kamala Harris en un discurso del 18 de abril en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg, a unos 250 kilómetros al noroeste de Los Ángeles.

Publicidadspot_imgspot_img