¡De no creer! Esqueleto de una mujer vampira es encontrado en Polonia

El esqueleto femenino fue enterrado con una hoz colocada en el cuello y un candado en el dedo gordo del pie para evitar su regreso a la vida.

Si hay un personaje que las películas de terror nos han hecho temer es a los vampiros, sí esos ‘seres inmortales’ que se alimentan de sangre siendo capaces de dejarte sin cuello, y al parecer ahora hay indicios de la su presencia real.

Sí, porque arqueólogos polacos han descubierto los restos de una mujer que se creía que era un vampiro. La tumba de la ‘vampira’ se remonta al siglo XVII, cuando aún prevalecían los temores de que las personas regresaran de entre los muertos.

Para evitar que esto sucediera, le colocaron la afilada hoja de una hoz en el cuello, la cual le cortaría la cabeza si se levantara de la tumba. Los investigadores también encontraron un candado en uno de sus dedos gordos. No es uno de los trucos para matar vampiros de Buffy, pero otras tumbas desenterradas en Europa del Este tienen métodos de entierro antivampiro similares. 

Como explica el profesor Dariusz Poliński de la Universidad Nicholas Copernicus: «La hoz no se colocó plana sino que se colocó en el cuello de tal manera que si el difunto hubiera intentado levantarse, lo más probable es que la cabeza hubiera sido cortada o herida».

Los detalles adicionales hasta el momento incluyen el hecho de que la mujer llevaba un gorro de seda, un posible indicador de un alto estatus social, y se vio que uno de sus dientes frontales estaba «sobresaliendo». También había un candado en el dedo gordo del pie izquierdo, posiblemente como un símbolo de que la vida había terminado de forma permanente.

Un poco de historia

«Las formas de protegerse contra el regreso de los muertos incluyen cortar la cabeza o las piernas, colocar al difunto boca abajo para que muerda el suelo, quemarlo y aplastarlo con una piedra», explica el profesor Poliński.

La oscura mitología de los muertos que cobran vida y/o propagan su muerte iba de la mano con las calamidades de la antigüedad, siendo los vampiros una metáfora obvia de la plaga, por ejemplo. La Dra. Lesley Gregoricka, de la Universidad del Sur de Alabama, lo desglosa: «La gente del período post-medieval no entendía cómo se propagaba la enfermedad, y en lugar de una explicación científica para estas epidemias, el cólera y las muertes que resultaron fueron explicadas por lo sobrenatural, en este caso, los vampiros».

Este método de entierro en Polonia se ha descubierto antes: en 2014, se descubrieron seis esqueletos en un cementerio de 400 años de antigüedad, todos enterrados: se encontró que un hombre y una mujer de mediana edad en el grupo estaban enterrados con hoces en la garganta.

Con suerte, la gente de la Polonia medieval era demasiado supersticiosa y paranoica. Porque si realmente se tomaron tantas molestias con los entierros porque sabían algo que nosotros ignoramos… el género de terror vampírico está a punto de pasar a la sección de no ficción.

Publicidadspot_imgspot_img