¿Podría la Tierra dejar de girar? Esto piensan los científicos

La respuesta de los expertos es clara, todos los objetos y personas sobre la Tierra saldrían disparados en el momento en el que el planeta se detuviera.

La Tierra es un planeta del sistema solar, formado hace aproximadamente 4.550 millones de años.

Es el más denso y el quinto mayor de los ocho planetas del sistema solar, además de ser el mayor de los cuatro terrestres o rocosos.

Al igual que el resto de planetas, está sometido a movimientos de diversa índole, aunque los principales se definen con referencia al Sol.

Estos movimientos son; rotación, traslación, precesión, nutación, bamboleo de Chandler y la precesión del perihelio. Siendo los más conocidos el de traslación y el de rotación.

El primero de ellos es el movimiento del planeta alrededor del Sol, mientras que el de rotación es el giro del cuerpo celeste sobre su propio eje.

Durante miles de millones de años, la rotación de nuestro planeta se ha ido desacelerando gradualmente.

Es un proceso que continúa hasta el día de hoy, y las estimaciones sugieren que la duración de un día aumenta actualmente en aproximadamente 1,8 milisegundos cada siglo.

Frente a esta realidad científica, es común plantearse cuales podrían ser las consecuencias sobre nuestro planeta si un día sufriera un súbito parón y dejara de rotar sobre sí mismo.

Expertos

La respuesta de los expertos es clara, todos los objetos y personas sobre la Tierra saldrían disparados en el momento en el que el planeta se detuviera.

Esto es así porque la velocidad de rotación de la Tierra es de 1.770 kilómetros por hora (km/h) en el ecuador, y 0 km/h en los polos.

Y, a pesar de esa increíble velocidad, no nos damos cuenta de que nos estamos moviendo.

- Patrocinado -

Por tanto, la parada brusca de la rotación de la Tierra se percibiría en la superficie, de tal modo que todo y todos saldríamos “disparados” por la fuerza centrífuga y la inercia del movimiento, incluso el aire, que produciría vientos huracanados por toda la superficie.

Todo esto se vería minimizado cerca de los polos, donde la velocidad es menor, siendo el único lugar donde sería posible sobrevivir a este desastre. Al igual que quien se encontrara en un avión en ese preciso instante.

¿Habría una nueva tierra?

Sin la fuerza centrífuga derivada del movimiento de rotación, quedaría la fuerza de gravitación, lo que generaría una redistribución de la gravedad que alteraría el equilibrio de los océanos.

Se formarían dos enormes océanos en torno a los polos, separados por un único continente.

Regiones enteras serían inundadas, en Europa, solo España, Grecia y el sur de Italia emergerían de las aguas.

Otra de las causas de este parón, sería una devastadora modificación en la duración de las noches y los días, ya que el movimiento de rotación es la causa de que se produzcan.

La Tierra tarda en dar un giro completo sobre sí misma 24 horas. Por tanto, si la Tierra deja de rotar, un día duraría lo que ahora son 365 días, es decir, un año (6 meses de día, 6 meses de noche).

Esta duración se daría por el movimiento de translación, es decir, los 365 días que tarda el planeta en dar una vuelta completa alrededor del Sol, un movimiento que se produce a la vez que el de rotación.

Sin embargo, si la Tierra deja de girar sobre sí misma, le llevaría 8.760 horas, lo que equivale a un año, volver a la misma posición inicial al completar una vuelta entera alrededor del Sol.

La tierra se desacelera

Lo que sí es un hecho es que la Tierra se está desacelerando. Durante miles de millones de años, la rotación de nuestro planeta se ha ido desacelerando gradualmente.

Es un proceso que continúa hasta el día de hoy, y las estimaciones sugieren que la duración de un día aumenta actualmente en aproximadamente 1.8 milisegundos cada siglo.

De hecho, esta ralentización del giro es la razón por la que tenemos que agregar un segundo extra a nuestros relojes cada 500 días aproximadamente.

Publicidadspot_imgspot_img