Un latino hizo a Jeff Bezos el hombre más rico del mundo

Jeff Bezos, dueño del gigante del comercio electrónico, Amazon y el hombre más rico del mundo, guarda una historia muy poco conocida.

Bezos, el fundador, ex director ejecutivo (CEO) y ahora presidente ejecutivo del gigante mundial del comercio electrónico Amazon, no solo ha revolucionado al mundo con la industria de las ventas y la tecnología, también ha expandido su fortuna a cada rincón de la tierra y del espacio.

Amazon, Alexa y la empresa de tecnología aeroespacial, Blue Origin, son algunas de sus grandes compañías. Su patrimonio neto ahora ha superado los $ 210 mil millones, en julio de 2021, lo que lo convierte no solo en la persona más rica del mundo en la actualidad, sino también en más rico que cualquier otra persona en el planeta que se remonta al menos a 1982, cuando se creó la primera lista Forbes 400. 

Jeff Bezos y la historia que pocos saben

Hay algo más allá que solo ser el hombre más rico del mundo, hay una historia que implica a un latino, responsable de lo que es ahora Bezos, un importante y exitoso hombre de negocios, hijo adoptivo de Miguel Angel Bezos, nacido en Cuba.

Miguel Ángel, fue uno de los 400 niños cubanos inmigrantes que tuvo que abandonar a sus padres durante la época de la revolución cubana, llamada “Peter Pan”. ¿ Por qué? ¿Qué sucedió?. Los padres de Miguel, tenían un aserradero y apoyaban al movimiento revolucionario en contra de Fulgencio Batista, pero el destino fatídico les llegó cuando iniciaron las medidas del nuevo gobierno.

El gobierno de Fidel Castro nacionalizó el aserradero de los padres de Miguel, obligándoles a enviar a su hijo menor hacia Estados Unidos bajo la condición de refugiado; así fue como el padre adoptivo de Bezos llegó al gigante norteamericano cuando tenía tan solo 16 años.

Sin padres, sin conocer a nadie, sin hablar inglés, sin un solo dólar en el bolsillo y  como un completo desconocido, llegó Miguel Ángel Bezos a Estados Unidos a iniciar una nueva historia. Gracias a su disposición y ganas de salir adelante, Miguel logró aprender inglés y ganarse una beca de estudios para refugiados cubanos y así poder irse a Albuquerque, Nuevo México para estudiar la carrera de ingeniero mecánico y de computadoras y allí, la historia dio un rumbo completamente diferente.

Miguel conoció al amor de su vida, Jacklyn Gise, quien era la madre soltera de un pequeño niño llamado Jeffrey Jorgensen. Jacklyn con tan solo 16 años había quedado embarazada de Ted Jorgensen, quienes se casaron pero debido a los problemas de alcoholismo se separaron un año despues del nacimiento de su pequeño hijo. Fue 3 años después que, Miguel Ángel y Jacklyn se casaron y desde entonces, Jeffrey Jorgensen se convirtió en Jeff Bezos.

Miguel Bezos consiguió trabajo para sostener a su familia y a pesar de su difícil vida, nunca faltó a sus responsabilidades, logrando ganarse el cariño total de Jeff, quien lo reconoce como su único y verdadero padre y siguiendo su ejemplo, estudió lo mismo, ciencias de la computación e ingeniería eléctrica y apenas finalizó su carrera y pasó por varios empleos, en 1994, tuvo la idea de poner un negocio que era muy poco conocido, “ventas por internet”.

Su grandiosa idea de negocio enfrentaba un gran problema, no había dinero para iniciarla, lo cual, obligó a Jeff a buscar apoyo en otras personas, siendo la primera su jefe, un banquero acaudalado quien podía invertir en su negocio, “vender libros por internet”, pero, quien a pesar de las explicaciones del joven, dijo que no, tachando de absurda su grandiosa idea.

Jeff no esperaba encontrarse con dicha reacción, lo cual lo decepcionó y lo llevó a llamar a su mejor amigo, su padre Miguel Bezos y le contó sobre su sueño de renunciar a su trabajo y montar su propio negocio, quien no dudo ni un segundo en apoyarlo, retiró todo su dinero ahorrado e incluso  el que tenía reservado para su pensión y  el de su esposa para apoyar a su hijo con una suma de 300 mil dólares.

Sus padres fueron los principales socios, sin ellos, Jeff no sería quien es ahora, “el hombre más rico del mundo”. Una vez recibió el dinero de sus padres, Jeff se mudó a Seattle donde rentó una casa y la cochera fue la primera oficina de “Amazon”, el gigante del comercio electrónico.

Nada de lo que hoy es Jeff sería posible sin la confianza y apoyo económico de sus padres que lo criaron con mucho amor, disciplina y ejemplo. Para quienes se preguntan que sucedió con el padre biológico de Jeff, la historia no tuvo final feliz, Ted, murió a los 70 años sin conocer a su único hijo y, aunque intentó contactarse con él por medio de una carta pidiéndole perdón por ser un mal padre, Jeff solo le contestó “no te guardo ningún rencor.”

Publicidadspot_imgspot_img

Lo último