Como afecta la edad o el género al momento de conseguir empleo

Durante mucho tiempo han sido un tema de debate las diferencias laborales entre hombres y mujeres. Estudios han revelado que la tasa de desempleo es mayor en las personas de edad avanzada y en las mujeres.

No es extraño saber que, en la mayoría de los países, existen diferencias sistemáticas de edad y género en los resultados del mercado laboral. La población que suele tener tasas de empleo más bajas son los trabajadores de edad avanzada y las mujeres.

 Es decir que, las diferencias de edad y género en la demanda laboral se le puede llamar “discriminación”. En un experimento de campo, donde más de 6.000 currículums ficticios con la información asignada al azar sobre la edad (en el intervalo 35-70) y el sexo se envió a empleadores con una vacante y las respuestas de los empleadores (devoluciones de llamada), se encontró que, la tasa de devolución de llamada comenzó a caer sustancialmente al principio del intervalo de edad en mención.

Este descenso es más pronunciado para las mujeres que para los hombres. Estos resultados indican que la discriminación por edad es un fenómeno generalizado que afecta a los trabajadores que ya tienen poco más de 40 años.

Para ocupar el puesto vacante en una organización, se toma en consideración diversos factores que influyen a la hora de contratar a una persona: Edad, género, étnica, discapacidad, entre otros. Por miedo a no se contratado, estudios han encontrado que más de un trabajador admitió haber ocultado su edad, discapacidad, antecedentes u orientación sexual en su centro laboral.

Aunque la discriminación laboral suele presentarse en todas las latitudes mundiales, como una forma de segregar o excluir a un conglomerado humano que forma parte de una población, entidad, organización, sea pública o privada, los legisladores de innumerables países han intentado crear normativas que propicien la eliminación o minimización de esa pretendida distinción en el sitio de trabajo.

Un estudio realizado por el Índice de Competitividad del Talento Global (GTCI) 2018 publicado por el grupo Adecco en conjunto con Insead y Tata Communications, mostró como en Reino Unido, más de uno de cada cinco empleados admitió haber ocultado su edad, discapacidad, antecedentes sociales u orientación sexual, ya sea en su centro laboral o al postular a un trabajo. La edad es lo que más esconden (6.4%), seguido por alguna discapacidad (5.6%); además, el porcentaje de las personas en puestos altos de liderazgo representa un 78%, pero no refleja la mezcla racial del país.

“La discriminación es más importante cuando la contratación es menos transparente”, concluyen diferentes estudios que abarcan la discriminación laboral marcada por la edad o género.

Publicidadspot_imgspot_img