Publicidad

En Nueva York aumentan el salario de repartidores de Uber de $5 a $20 dólares la hora 

Esta medida incluye a Nueva York en la lista de ciudades que en Estados Unidos han legislado a favor de los delivery.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, anunció que entró en vigor el primer aumento de salario para los repartidores de domicilio de aplicaciones. 

Estos conocidos en la ciudad como «deliveristas» pasarán de ganar $5 a 19,56 dólares por hora según el mandatario local. 

La tarifa se implementará por completo el 1 de abril de 2025 según las autoridades.

Se espera que los trabajadores ganen al menos 19,96 dólares por hora con un ajuste por inflación. 

Así lo dio a conocer la comisionada del Departamento de Protección al Consumidor y la Alcaldía de la ciudad. 

Recordemos que departamento vela por el cumplimiento de la ley que entró en vigor el pasado diciembre, tras una larga lucha de este gremio. 

Previo a la aprobación, las aplicaciones Uber, DoorDash, Eats y Grubhub sólo pagaban a estos trabajadores unos 5,39 dólares la hora. 

Según las compañías porque los consideran contratistas independientes y no empleados, por lo que no les pagaban un salario mínimo, ni tampoco reembolso de gastos, horas extras u otros beneficios. 

Lo que habían dicho las plataformas  

Las plataformas tecnológicas argumentaron en su momento que se verían obligadas a trasladar el costo de los salarios a los consumidores. 

Asimismo, dijeron que el modelo de la ciudad no calculaba correctamente el grado en que los precios más altos perjudicarían a los restaurantes locales.  

- Patrocinado -

Y dijeron también, que el nuevo sistema perjudicaría a los repartidores porque las empresas tendrían que controlar cuánto tiempo pasaban los trabajadores en las aplicaciones, pero sin realizar entregas. 

Sin embargo, un juez rechazó estos argumentos y dijo que los trabajadores aún podrían tener acuerdos flexibles mientras ganan un salario mínimo. 

El togado dijo que “una buena remuneración no tiene nada que ver con la flexibilidad del tiempo del trabajador”. 

El caso Relay 

El Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador de la ciudad de Nueva York, dijo que algunas empresas comparan su modelo con el de otras como Relay. 

Lo anterior, debido a que esta empresa estableció su estándar de salario mínimo. 

Y es que Relay no acepta pedidos de clientes como lo hacen Uber y DoorDash, sino que contrata directamente con restaurantes que reciben pedidos y les envía mensajeros. 

En ese orden las empresas en Nueva York “no explican adecuadamente por qué un servicio de mensajería externo como Relay debería tener la misma tarifa de pago mínimo que los servicios de entrega externos”, dijo el juez

Nueva York 

La decisión en Nueva York contrasta con una serie de victorias recientes para las empresas en cuestión. 

- Patrocinado -

Esas mismas que solicitaron al gobernador Tim Walz de Minnesota y a Jacob Frey, alcalde de Minneapolis, que bloquearan proyectos de ley que habrían garantizado un salario mínimo para Uber.  

Pero Terri Gerstein, abogada defensora de los deliveristas, señaló que esta victoria era casi invitable y durante varios años se viene luchando en favor de mejorar las condiciones laborales de este gremio. 

Los trabajadores por encargo son contratistas independientes, lo que significa que son responsables de sus propios gastos. 

Estos no ganan un salario mínimo ni beneficios de atención médica como lo hacen los empleados, pero “no significa que haya que pagarles mal”., dijo la profesional del derecho. 

Precedentes  

Uber y otras empresas tecnológicas argumentan que los trabajadores valoran la flexibilidad de establecer sus propios horarios y ser independientes. 

Mientras que los grupos laborales sostienen que están siendo explotados y merecían mejores protecciones. 

Algunos estados ya han promulgado estándares de salario mínimo. En California, las empresas respaldaron una medida electoral llamada Proposición 22, aprobada en 2020. 

Esta ofrecía a los trabajadores un salario mínimo y otros beneficios limitados a cambio de impedirles ser clasificados como empleados. (Actualmente se enfrenta a un desafío legal).  

La Legislatura del estado de Washington aprobó una ley similar el año pasado, y Seattle ha tenido una ley de salario mínimo para los repartidores desde 2020. 

Publicidadspot_img
Publicidad