Publicidad

Alerta en Nueva York por el impacto de las redes sociales en los jóvenes son declaradas una «amenaza»

Según datos oficiales los niños y jóvenes estarían usando de tres a más horas sus celulares durante su espacio de ocio.

La ciudad de Nueva York calificó a las redes sociales como una “amenaza” para la salud pública al analizar los efectos que tendrían en los jóvenes. 

De acuerdo con el alcalde de la ciudad Eric Adams, esta sería la primera urbe de Estados Unidos en tomar una medida de este tipo, basadas en un informe del Departamento de Salud Mental.  

Sin embargo, aún no se conocen las herramientas que podría tomar la ciudad para controlar las redes sociales, que al día de hoy se encuentran en manos de poderosas compañías tecnológicas. 

Adams, dijo al respecto, “vamos a tratar a las redes sociales como otra amenaza a la salud que debe cesar, debemos asegurarnos que las empresas de tecnología se hagan responsables de sus productos”. 

Las redes sociales son «adictivas» 

El mandatario afirmó que es necesario tomar el control de las redes sociales y establecer medidas restrictivas debido al impacto que están teniendo entre los niños y jóvenes. 

“Compañías como TikTok, YouTube, Facebook están alimentando una crisis de salud mental al diseñar sus plataformas con características adictivas y peligrosas”, expresó Eric Adams  

“No podemos quedarnos mirando y dejar que las grandes empresas tecnológicas moneticen la intimidad de nuestros hijos”, añadió el alcalde. 

Por su parte, el comisionado de salud de la ciudad Ashwin Vasan, respondió, “está emitiendo un aviso declarando oficialmente a los medios sociales como una amenaza de crisis de salud pública”. 

Impacto en niños y jóvenes 

Esta no es la primera vez que este tema genera una controversia, ya que varios estudios han puesto en evidencia las afectaciones que dejan. 

Ya que viene perjudicando el comportamiento de las personas ocasionando adicción a las redes y otros efectos más. 

- Patrocinado -

El estudio del Departamento de Salud Mental de Nueva York que utilizó Adams para apoyar su discurso, reveló que un 77 % de los alumnos de secundaria está tres o más horas al día en una pantalla. 

Otra investigación también reveló que las redes sociales podrían estar afectando la autoestima, las relaciones sociales y la capacidad de compartir el tiempo con otras personas. 

De hecho, una encuesta estableció que el número de adolescentes que manifestaron tener sentimientos de desesperación incrementó en un 42 % entre 2011 y 2021. 

Mientras que los que mostraron comportamientos suicidas aumentaron en un 38%. 

Luego de esto, el alcalde de Nueva York comparó los riesgos de las redes sociales en los jóvenes con el tabaco y las armas. 

Mitigar el uso de teléfonos celulares

El informe presenta algunos consejos para los maestros, tutores y padres. 

Este incluye, por ejemplo, que los niños menores de 14 años no tengan un teléfono celular, deshabilitar las redes sociales y colocar un límite el uso de los teléfonos celulares en los tiempos de ocio. 

En 2022, el Comisionado de Salud Pública de los EEUU, H. Murthy en un artículo de opinión dijo, “a la luz de la actual crisis de salud mental juvenil, no es posible ignorar la contribución de las redes sociales al dolor que millones de niños están experimentando.” 

- Patrocinado -

Del mismo modo Ofir Turel, profesor de la Universidad de Melbourne en Australia, que estudia los efectos de la tecnología en el comportamiento humano, aplaudió las recomendaciones de la ciudad de Nueva York. 

Esto por haber reconocido los posibles riesgos de las redes sociales sin pedir su completa eliminación. 

Turel indicó que los posibles males de las redes sociales son “la imagen corporal, la comparación social, la depresión y el uso adictivo” y defendió lo que para él se denomina un “modelo de regulación alimentaria”. 

Con el fin de crear hábitos saludables mediante enfoques como las etiquetas nutricionales en los alimentos, en lugar de imponer restricciones, “sólo necesitamos conocimientos e incentivos”. 

Publicidadspot_img
Publicidad