Publicidad

Captan a supuesto extraterrestre caminando cerca de un río en Bolivia  

Este nuevo hecho paranormal es una nueva muestra de que no estamos solos en la galaxia y en cualquier momento tendremos noticias al respecto.

Un ser color gris, con extremidades largas y con una forma peculiar de caminar fue captado cerca del río Pilcomayo, en Tarija.  

Esta imagen se hizo viral a través de las diferentes redes sociales en las que titulaban que se trataría de un extraterrestre en territorio boliviano. 

Sin embargo, los que conocen del tema en el país suramericano están evaluando la veracidad de la imagen que ha recorrido el mundo como «el extraterrestre de Tarija».  

Algunos comentarios han manifestado que podría tratarse de una imagen elaborada con inteligencia artificial, mientras que otros insisten en que debe investigarse y tener una versión oficial del hecho. 

Un experto 

Por su parte, el ufólogo Javier Carlos Cordero, aseguró a medios locales que para poder determinar la veracidad de la foto había que usar verificadores de filtros de IA para verificar si lo es o no.

«Parece un ser transparente con extremidades largas, típico de un ser gris. Aunque la imagen no es tan clara, por lo que no permite ver muy bien si es falsa o no”.

Cabe resaltar que esta no es la primera vez que se generan noticias sobre presencia extraterrestre en Tarija.  

Agregan que, desde 1978 se están documentando hechos similares como el caso de Mecoya donde los expertos en ufología tienen un misterio sin resolver, en ese entonces hubo un avistamiento de supuestas naves del Espacio.  

Para el especialista, esto no es raro que ocurra, y “en esta zona del continente es muy común estos avistamientos y que muchos suelen ser escépticos y otros creen que existen si o sí”.  

“Tarija parece tener una conexión especial con actividades de este tipo y esto refuerza la noción de que podría haber algo más en juego”, explicó Cordero. 

- Patrocinado -

Lo último sobre extraterrestres

Uno de los principales objetivos de la exploración espacial es encontrar evidencias que demuestren que existió vida en otros planetas.  

Con esta tecnología se espera tener mayores datos sobre esta gran pregunta que ha tenido en ascua a la humanidad y a la ciencia puntualmente. 

En esta oportunidad, desde el Institución Carnegie para la Ciencia de los Estados Unidos son los que tienen esta gran responsabilidad de establecer los avances en ese sentido. 

Su estudio, publicado en la revista ‘Proceedins of the National Academy of Sciences’, habla de lo que llaman ‘el santo grial de la astrobiología’, una IA que distingue muestras biológicas modernas y antiguas de origen abiótico con un 90% de precisión. 

Jim Cleaves y Robert Hazen son los científicos que son muy optimista frente a los resultados que puedan encontrar en ese sentido y que en los próximos años podría dejar muy buenos resultados.  

¿A dónde puede llevar esto? 

Según el Dr. Hazen, la investigación «abre el camino a la utilización de sensores inteligentes en naves espaciales robóticas. 

También módulos de aterrizaje y vehículos exploradores para buscar señales de vida antes de que las muestras regresen a la Tierra, según explica Cordero. 

Todo esto lo que haría es que se acelere las búsquedas de la vida extraterrestre. 

- Patrocinado -

Los científicos creen que su método podría usarse en muestras ya extraídas hace tiempo, como las del instrumento Sample Analysis Mars (SAM) del rover Curiosity en Marte.  

Para el Dr. Cleaves los datos que ya se han recopilado del planeta rojo podrían ser enviados al algoritmo «y darnos una respuesta positiva o negativa» y pueden ser un gran avance el mundo en relación a la búsqueda de vida extraterrestre. 

¿Cómo han probado su algoritmo basado en IA?

El estudio detalla que su sistema diferencia entre muestras bióticas y abióticas al detectar sutiles diferencias en los patrones moleculares de cada muestra, con una precisión del 90%.  

Asimismo, los científicos informaron que han probado con inteligencia artificial con unas 135 muestras en carbono, para poder tener una mayor precisión en ese sentido. 

Después comprobaron que el algoritmo era capaz de identificar con éxito muestras originarias de seres vivos. 

Asimismo, este pudo detectar restos de vida antigua, alterados por procesos geológicos, y muestras de origen abiótico, como sustancias químicas puras de laboratorio. 

 

Publicidad