¡Increíble! Colombia cuenta con su propio ‘aeropuerto’ para ovnis. Estas son las impresionantes historias

La estructura creada en 2008, fue compuesta por 15 mil piedras redondas fue finalizada en cuatro meses y contó con una inversión de mil dólares.

Aunque parezca increíble en Colombia existe un lugar especial para que aterricen las ‘naves espaciales’ al que se le conoce como ‘ovnipuerto’.

Ubicado en el desierto de La Tatacoa, este particular ‘terminal aéreo’ fue construido por Alfredo Agudelo y José Antonio Londoño, quienes se aparecieron en medio del desierto de La Tatacoa, en Villavieja, un pueblo en el sur del país.

Allí pidieron prestada dos hectáreas de terreno e hicieron realidad este sueño: un helipuerto para objetos voladores no identificados que, según ellos, provienen del más allá.

“Él vino acá y nos pidió permiso para construir el ‘Ovnipuerto’ y yo le dije que sí. Meses después trajo a su obrero y se pusieron a trabajar en ello”, relata Orfanda Soto, propietaria del terreno donde se construyó la obra.

La estructura compuesta por 15 mil piedras redondas fue finalizada en cuatro meses y contó con una inversión de mil dólares.

Desde entonces, un grupo conformado por aproximadamente treinta personas vegetarianas vestidas de blanco visita el desierto durante los días de Semana Santa.

“Seres de luz del cosmos”

El origen de este misterioso lugar que yace en el centro de La Tatacoa se remonta al 2008, año en el que Agudelo, también fundador de de la hermandad Kaphiro aseguró que había sido un pedido ‘del más allá’.

Agudelo cuenta que hace once años “seres de luz del cosmos” le pidieron que instalara un símbolo en el centro del desierto de La Tatacoa “como manifestación de que habían recibido el mensaje”; le aseguraban que pronto aterrizaría una nave espacial de otro planeta en este punto del país.

De acuerdo con documentos oficiales de la comunidad Kaphiro, la misión en el desierto de la Tatacoa es guiada por “el ser de luz Jabalán para entablar contacto de orden extraterrestre con sus respectivos avistamientos en compañía del grupo de mensajeros”. La hermandad manifiesta que esta entidad también les pidió “que una vez al año visitemos este lugar para hacer trabajos con decretos del agua para hacer que llueva”.

Avistamiento de Ovnis

Por su parte y siendo congruente con los relatos de la hermandad, Orfanda asegura que el avistamiento de naves extraterrestres es algo con lo que conviven incluso desde hace mucho tiempo antes de la creación del ‘Ovnipuerto’.

“La primera nave espacial aterrizó hace 16 años. Yo estaba en el baño de mi casa y salí al desierto, apenas la vi. Era una cosa inmensa, de grande. Luego, de un momento a otro, una bola de candela azul se posó en mi hombro. Mi esposo y mis hijos salieron corriendo a ver qué había pasado cuando escucharon mis gritos, pero la nave ya se había ido”, cuenta la mujer.

- Patrocinado -

Además, asegura que nos es un fenómeno de este siglo, pues sus padres quienes también crecieron en este lugar le relataban historias de otros supuestos avistamientos de ovnis en esta zona perteneciente al municipio de Villavieja, Huila.

Fue en una noche de 1960 cuando, según cuenta Orfanda, vio en compañía de sus papás una ‘bola de candela inmensa’.

“A esa hora ellos me habían mandado a cortar caña para los caballos. Cuando salí de la casa, vi la llama y grité. En ese momento ellos me confesaron que en el desierto de la Tatacoa se veían tantas cosas que era mejor no estar pendiente de eso”, dice la mujer. Luego añade que “nunca me ha dado miedo vivir en esta zona porque a nosotros nos enseñaron a ser guapos, a enfrentar las cosas”.

Lo que dice la ciencia

Para el director del Planetario de Bogotá, Germán Puerta, estas supuestas visualizaciones de seres de otro planeta se deberían a que en espacios como el desierto de la Tatacoa hay mayor probabilidad de ver este tipo fenómenos por ser un espacio abierto, y agregó que muchas veces se generan “efectos psicológicos en los observadores debido a los condicionamientos que incitan a buscar objetos en el cielo”.

Según varios estudiosos del fenómeno ovni en Colombia, la ocurrencia de estos presuntos avistamientos en la Tatacoa se deberían a que este territorio es un “punto caliente” para las apariciones de estos objetos. No obstante, la ufóloga Yoana Arena aclara que lo que usualmente observan las personas está más cerca de ser una estrella o un satélite, que una nave espacial.

Ante las dudas, Guillermo García, director del Obsevatorio Astronómico del desierto, manifiesta que ninguno de los cientos de casos de avistamientos que han sido reportados en los últimos tres años en esa región del país han sido comprobados.

García explica que “muchas veces las personas ven, entre las 6 y 8 de la noche, puntos brillantes moviéndose en el cielo que ellos interpretan como naves espaciales pero que en realidad son satélites, drones, aviones, helicópteros o estaciones espaciales”.

Choque de creencias

Cierto o no, algunos pobladores de la región, turistas colombianos y extranjeros están a la expectativa de lo que pueda suceder. Orfanda Soto mantiene limpio el lugar para la llegada no solo de los aficionados de la ufología, sino de los mismos seres extraños que sí piensa ver en esta oportunidad.

Los pobladores de La Tatacoa dicen que les importa un pimiento si el mundo les cree. «Basta con que nosotros veamos y ya», comenta Jaime Leal, otro morador del desierto, quien lleva más de 20 años mirando objetos extraños que se pierden en el firmamento claro y despejado que se divisa en su pueblo.

Mientras tanto, otros pobladores de la zona aseguraran que en los 11 años de existencia del ‘Ovnipuerto’ ninguna nave espacial ha aterrizado en este lugar y acusaron a los de la Hermandad Kaphiro de “promover rituales extraños” en este territorio.

*Foto de portada tomada de ElTiempo.com

Publicidadspot_imgspot_img