Cada vez son más los profesionales colombianos que dejan sus carreras para vivir de la pornografía

De acuerdo con algunos estudios, en 2019 había alrededor de 20 mil personas trabajando en esta industria en Colombia, y las cifras están creciendo rápidamente.

Colombia es una región altamente rentable para la industria de adultos, en gran parte debido al auge de la industria de webcam, que la ubica en un lugar destacado en el mercado global multimillonario junto con Rumania.

De hecho, sin que muchos lo sepan, una búsqueda de la categoría ‘latina’ en muchos sitios web para adultos arrojará resultados con un 98% de modelos colombianos, según una investigación realizada por el sitio web xbiz, con el 2% restante dividido entre México y Brasil.

¿Por qué Colombia está tan representada en el entretenimiento para adultos?

En primer lugar, porque el físico de las modelos colombianas es bastante admirado a nivel mundial. Prueba de esto, fue lo sucedido cuando la señorita Colombia Ariadna Gutiérrez casi fue coronada Miss Universo en 2015, Steve Hirsch de Vivid Entertainment le ofreció $ 1 millón de dólares para hacer porno.

Además, la pornografía no tiene restricciones en gran medida en Colombia en comparación con el resto de América Latina, lo que convierte al país en un candidato ideal para los propietarios de estudios de cámaras y por consiguiente para quienes desean trabajar en este sector.

De hecho, de acuerdo con algunos estudios, en 2019 había alrededor de 20 mil personas trabajando en esta industria en Colombia, y las cifras están creciendo rápidamente. Aunque no hay un registro exacto, se estima que en 2020 hubo más de 35 mil modelos webcam.

Pero ¿por qué la cámara web se está volviendo tan popular entre los colombianos?

Uno de los principales factores es el dinero y la situación económica en Colombia. Según páginas oficiales, el 70% de la población activa bogotana gana menos de 438 dólares al mes. El salario mínimo mensual regulado en el país es de $250 USD. Lo que es muy bajo en comparación con el salario promedio en Europa o América del Norte

Ni siquiera con una carrera profesional hay garantía de tener una vida segura en Colombia, como en la mayoría de los países de América Latina.

Tomando en consideración que el costo del alquiler mensual de un buen departamento en Bogotá puede rondar los $300 USD, es claro que los ingresos mínimos no permiten tener una vida fácil.

Trabajando como modelo webcam, la cantidad de dinero que gana depende de muchos factores, como la personalidad o la experiencia, y los ingresos pueden ser algunos días de solo unos pocos dólares.

Pero diferentes artículos muestran una persona realmente principiante gana $ 400-500 USD por mes trabajando 8 horas por día. Después de algunos años de experiencia, se puede ganar en promedio alrededor de $1093 USD por semana. Y los mejores modelos profesionales podrían ganar $6000 USD por semana o más. Entonces, incluso como principiante, una persona podría ganar más que el salario mínimo en Colombia.

Claro que hay quienes tienen otra idea: “La mayoría incursiona en esto por el dinero, eso es claro, pero también hay un componente psicológico, y es que a muchas les gusta sentirse admiradas, sentirse atractivas y deseadas; hay un goce, un placer que va más allá del dinero”, dice Juan Bustos, uno de los empresarios colombianos pioneros del modelaje webcam, y que está en este mundo desde inicios de la década del 2000.

¿Qué tan complicado es ser modelo webcam en Colombia?

- Patrocinado -

Debido al crecimiento en el número de modelos en Colombia, es una actividad que cada día se normaliza más, e incluso Colombia es uno de los países que brinda mejores condiciones para las modelos.

Inclusive, la industria local calcula que en el país hay unos seis mil estudios, y que casi la mitad de ellos están en Medellín. Al tiempo, entre sus números ronda la cifra de que los modelos colombianos son el 30 % de la cuota de modelos webcam mundial.

Aunque en el país cada día son más populares las empresas que se encargan de asesorar y brindar todo lo necesario a las modelos interesadas en participar en la industria. Estos estudios, además de brindar la infraestructura física y tecnológica, también se encargan de registrar a las modelos en las páginas, asesorarlas, administrar su imagen y recibir el dinero generado.

Los portales generalmente se quedan con más del 50% de las ganancias y el resto va a las cuentas de los estudios, que dan cerca del 60% de estos restantes a las modelos. Pero esto puede variar.

Aunque a muchas chicas les puede parecer alto el porcentaje que se quedan de estudios, no dejan de ser una buena opción, ya que protegen a las modelos de las estafas en algunas páginas extranjeras e incluso a los grandes estudios que realizan la actividad de forma más formal emplean a fotógrafos, web diseñadores, monitores, preparadores físicos y personal de limpieza. E incluso contadores para ayudar a las modelos a hacer sus declaraciones de impuestos.

Primera ‘universidad porno’ del mundo

Un dato interesante sobre Colombia es que en Medellín se abrió la primera «universidad» del porno. La escuela, que inició sus clases hace unos días, ofrece talleres y conferencias especializados en producción, actuación y venta de materiales pornográficos.

fundado por el mismo Juan Bustos y la actriz porno Amaranta Hank, cuyo verdadero nombre es Alejandra Omana Ruiz. Se estima que más de mil jóvenes se han ‘graduado’ de este instituto.

Las clases que se imparten en el instituto están diseñadas para modelos y estudios, el objetivo es brindar las herramientas necesarias para alcanzar el éxito en la industria y maximizar las ganancias. Los cursos son muy completos y enseñan cosas básicas como bailar de forma sensual, elegir la música adecuada, usar el lenguaje corporal adecuado y también cosas mucho más complejas, como obtener una licencia legal para operar un estudio o cómo llevar una contabilidad correcta.

Si bien los cursos no tienen validez oficial ni entregan ningún certificado, brindan conocimientos importantes a quienes de alguna manera deciden participar dentro de la industria.

En conclusión, si bien social y culturalmente esta profesión aún no es totalmente aceptada, las personas dentro de la sociedad colombiana están cada vez más abiertas a este tipo de entretenimiento, lo que hace que cada vez sean más las personas que opten por ‘especializarse’ en la industria pornográfica.

Publicidadspot_imgspot_img