La inteligencia Artificial se podría convertir en una amenaza más peligrosa que las armas nucleares

La inteligencia artificial (IA) es la base a partir de la cual se imitan los procesos de inteligencia humana mediante la creación y la aplicación de algoritmos creados en un entorno dinámico de computación.

En junio de 2018, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, hizo una gran promesa, que Google no desarrollaría inteligencia artificial para “armas u otras tecnologías cuyo principal propósito o implementación sea causar o facilitar directamente lesiones a las personas”.

Según la revista Forbes, la promesa de Pichai no había surgido de la nada, pues a principios del año 2020 los empleados protestaron por la participación de la empresa en el Proyecto Maven, una iniciativa del Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés).

Con un valor potencial de 250 millones de dólares al año y 15 millones de dólares durante 18 meses a Google, para utilizar IA para identificar edificios y otros objetivos “de interés” para los militares a partir de imágenes de drones.

Los conocedores del gigante de Mountain View echaron humo. Más de tres mil firmaron una carta a Pichai, escribiendo: “Creemos que Google no debería estar en el negocio de la guerra”.

Google finalmente dejó que el contrato caducara.

Pichai puede haber prometido que la inteligencia artificial de Google no dañaría a las personas, pero no dijo nada sobre Alphabet, la empresa matriz de Google.

A fines de 2019, Pichai se convirtió en CEO de Alphabet mientras aún conservaba su trabajo como CEO de Google, y a través de inversiones de Google y su ala de capital de riesgo, GV (anteriormente Google Ventures), Alphabet todavía está en el negocio de la guerra.

Lo que dice Musk sobre la IA

El multimillonario Elon Musk, dijo que está seguro que las innovaciones de la IA y realmente lo asustan.

“Es algo capaz de mucho más de lo que nadie imagina, y el rango de mejora con el tema es exponencial”.

Musk, dijo que las leyes son las que deberían regular todo el tema de la IA antes de que sea demasiado tarde.

“Debe haber un ente público que certifique que la Inteligencia Artificial se está desarrollando de forma segura. Es extremadamente importante2, explicó.

- Patrocinado -

Agrega que, “el peligro de la IA es mucho mayor que el de las armas nucleares, porque nadie sugeriría a nadie que permitiese construir este tipo de armas, aunque quisieran. Si esto es más peligroso, ¿por qué no hay una regulación para ello?”.

Pero ¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial (IA) es la base a partir de la cual se imitan los procesos de inteligencia humana mediante la creación y la aplicación de algoritmos creados en un entorno dinámico de computación.

Para conseguirlo, se necesitan tres componentes fundamentales:

  • Sistemas computacionales.
  • Datos y gestión de los mismos.
  • Algoritmos de IA avanzados (código).

Cuanto mayor sea el parecido al comportamiento humano que queremos conseguir, más datos y capacidad de procesamiento se necesitará.

¿Cómo se originó la IA?

Desde al menos el siglo I a.C., los humanos se han planteado la posibilidad de crear máquinas que imiten al cerebro humano. Ya en la época moderna, John McCarthy acuñó el término «inteligencia artificial» en 1955.

En 1956, McCarthy y algunos otros organizaron una conferencia denominada «Dartmouth Summer Research Project on Artificial Intelligence».

Este encuentro dio lugar a la creación del aprendizaje automático, el aprendizaje profundo, el análisis predictivo y, ahora, el análisis prescriptivo.

También dio lugar a un campo de estudio totalmente nuevo: la ciencia de los datos.

¿Por qué es importante la IA?

Hoy en día, la cantidad de datos que se genera, tanto por parte de los humanos como por parte de las máquinas, supera en gran medida la capacidad que tienen las personas de absorber, interpretar y tomar decisiones complejas basadas en esos datos.

La inteligencia artificial supone la base de todo el aprendizaje automático y el futuro de todos los procesos complejos de toma de decisiones.

Por ejemplo, la mayoría de los humanos pueden averiguar cómo no perder cuando juegan al tres en raya, aunque haya 255 168 movimientos únicos, de los cuales 46 080 terminan en tablas.

Muchos menos podrían llegar a ser grandes maestros de las damas, con más de 500 x 1018 o 500 trillones de posibles movimientos diferentes.

Los ordenadores son extremadamente eficientes a la hora de calcular estas combinaciones y permutaciones para llegar a la mejor decisión.

La IA (y su evolución lógica del aprendizaje automático) y el aprendizaje profundo constituyen los cimientos del futuro en la toma de decisiones empresariales.

Publicidadspot_imgspot_img