La nueva revolución digital impactará considerablemente los sistemas educativos del mundo

Como “un futuro innovador” se le ha llamado a la revolución digital respecto a los impactos que tendrá en los sistemas educativos del mundo, donde ya no se ve a la Internet solo como un medio de consumo, sino como una herramienta que permitirá la producción y el compartir de conocimientos.

Pero para empezar, ¿qué es la revolución digital? Este término también es denominado como “La Tercera Revolución Industrial” o “Revolución Científico-Tecnológica”, el cual es el proceso que se ha venido desarrollando desde la implementación de las tecnologías electrónicas.

Además, se expone que uno de los principales objetivos de la revolución digital es la producción en masa y el uso de las herramientas digitales para su distribución y uso; entre ellas, las computadoras, los celulares y el Internet.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el libro “La nueva revolución digital: de la Internet del consumo a la Internet de la producción”, las tecnologías “son plataformas de actividades como la comunicación, la información, el entretenimiento, el comercio, la prestación de servicios de educación, salud y gobierno, y más recientemente de sistemas complejos de producción”.

Tomando en cuenta la idea anterior, la adquisición de nuevas habilidades por medio de las herramientas digitales están dando paso a la creación de nuevos espacios, entre ellos, los educativos. 

Aunque algunos indiquen que esto ayudará a combatir la desigualdad respecto a las personas que desean adquirir conocimientos, pero que por diferentes razones ( bien sean geográficas, de transporte, de tiempo y demás), no logran tener acceso a centro académico; los estudiantes con esta revolución industrial sí podrán asistir a sus clases sin ningún problema, mejorando su experiencia educativa exponencialmente.

Pero, para otros, esto sería un problema, puesto que mientras no haya conectividad en las zonas más marginadas de los diferentes territorios, los niños, jóvenes y adultos, no podrán asistir y mucho menos disfrutar de la revolución digital.

En el caso de las personas que sí pueden ser parte de este modelo, el uso de las plataformas o “campus virtuales” o “e-learning”, serán una herramienta de gran apoyo para los docentes y alumnos, donde los materiales complementarios de las clases serán los protagonistas más utilizados durante las jornadas académicas.

De igual modo, la educación digital permitirá que los alumnos puedan actualizar constantemente su conocimiento, para que así logren “alimentar su hambre de saber”.

Aun cuando la teoría se centra en las herramientas en el ciberespacio, también se aporta la incidencia que habrá en las aulas físicas, donde los dispositivos ayudarán a que los estudiantes puedan aprender por medio de la interacción en las plataformas. 

¿Qué permitirá la nueva revolución digital en los sistemas educativos del mundo?

Ayudará a simplificar los procesos, tener mayor control y monitorización de los procesos grupales e individuales de estudio, y a fortalecer las aptitudes de los estudiantes por medio de la personalización.

Asimismo, permitirá la creación de nuevos puestos laborales, esto a medida que las industrias sigan avanzando y los estudios de los alumnos sean actualizados en pro del futuro.

Publicidadspot_imgspot_img

Lo último