¡Tenga cuidado! Estos son los ciberdelitos más comunes

Desde el ‘tradicional’ robo de identidad por phishing hasta cryptohacking, los ciberdelitos son cada vez más frecuentes, y cualquiera con un dispositivo electrónico y acceso a internet puede ser una víctima. ¡Tenga cuidado y aprenda cuáles con los más comunes!

El mundo en el que nos desenvolvemos es cada vez más digital. Por elección ya es más que común que las personas no carguen con dinero en efectivo y que realicen una gran cantidad de compras, y transacciones a través del comercio electrónico.

Sin embargo, esta tendencia también ha provocado un aumento de los ciberdelitos. Los cuales pueden definirse como una actividad delictiva que afecta o abusa de una computadora, una red informática o un dispositivo en red.

Así las cosas, a todos los que hacemos uso de cualquier dispositivo electrónico, por lo menos alguna vez nos han hecho una llamada, enviado un mensaje de texto o un correo electrónico que nos ha parecido extraño, y que al final se pudo identificar como un ‘ciberataque’.

Estos crímenes generalmente lo que buscan es robar dinero de sus víctimas, a través de muchas estrategias. En Q’ Pasa te contamos cuáles son las más comunes.

Malware

Android, iOS… da igual el sistema de tu celular, eres un objetivo de los ciberdelincuentes. Para la compañía Sophos, “el ‘malware’ muestra a los usuarios pantallas falsas de inicio de sesión de apps bancarias y de criptomonedas para robar las contraseñas del usuario para esos servicios”.

Estas ‘organizaciones’, además de robar datos bancarios, también roba datos como la lista de contactos, que luego utiliza para enviar spam a amigos y compañeros de la víctima con mensajes.

Así mismo es importante tener mucho cuidado los mensajes de texto SMS; si no conocemos el origen, es mejor ni siquiera abrirlos. El mismo consejo se aplica a WhatsApp, Messenger o cualquier plataforma de mensajería.

Por su puesto, y no menos importante, no conviene fiarse nunca de proposiciones extrañas, tales como inversiones con enormes beneficios, especialmente en chats de sitios de citas, ya que a través de cualquier de estos enlaces a los que nos envía pueden robar nuestros datos personales.

Código QR

Si hay algo que ha permitido la pandemia, es modificar muchas de nuestras costumbres, desde el trabajo remoto hasta la forma en la que pedimos comida. En este sentido, la proliferación de los códigos QR para todo, especialmente en los restaurantes es una realidad.

Con este método, la mayoría de los negocios permite consultar la carta de precios y los menús directamente en el móvil. Estos códigos redirigen nuestros dispositivos directamente a sitios web. Pero, esto podría llegar a ser un problema.

Según algunos expertos en ciberseguridad, estos “pueden contener un código malicioso que se descarga e instala en los dispositivos de los usuarios” e incluso “pueden redireccionar a sitios de ‘phishing’ donde los cibercriminales roban las credenciales de acceso a diferentes servicios”.

- Patrocinado -

Con esto en mente, es indispensable que utilicemos el sentido común: tengamos en cuenta dónde y para qué se usan estos códigos, que pueden ser muy cómodos para el usuario, pero también un importante vector de entrada de ‘malware’ en nuestros teléfonos.

Estafas en criptomonedas

La popularidad de las criptomonedas es un fenómeno innegable. No obstante, con ellas, también han surgido amenazas para nuestras inversiones.

En relación con este mercado, este tipo de amenazas son una realidad desde hace tiempo, pero ahora, con el aumento de la pobreza y la devaluación de las monedas nacionales, más personas buscarán formas de sobrevivir o de asegurar sus fondos en criptodivisas.

De manera que siempre habrá delincuentes esperando por hacer ‘súper ofertas’ para la compra y venta de este activo, lo que al final termina siendo una total estafa.

Así que hay si están interesado en las criptomonedas, debes tener mucho cuidado en quién confías para invertir dinero. Si para extremadamente fácil, la regla de oro es desconfiar.

Infórmese antes a fondo y con expertos de las posibilidades que tienen estos activos.

Cryptohacking

En el mismo mercado de las criptomonedas, pero en otra línea, también se ha hecho popular el delito conocido como ‘cryptohacking’ consiste en entrar en un dispositivo, generalmente por medio de un link y utilizarlo para minar criptomonedas sin su conocimiento ni consentimiento.

Los criptomineros utilizan JavaScript para colarse en su dispositivo cuando visita un sitio web infectado.

De este modo, sufrirás problemas de rendimiento y una abultada factura eléctrica, mientras los cryptohackers obtendrán un gran beneficio.

Robo de identidad y otros fraudes

Aunque el robo de identidad no es exclusivamente un ciberdelito, es una de las ‘tendencias’ más comunes en los delitos por medios tecnológicos. Incluso, de acuerdo con las denuncias, en Estados Unidos se produce un fraude de identidad cada dos segundos.

En estos casos, si un delicuente quiere cometer un robo de identidad o un fraude con tarjeta de crédito, primero debe obtener datos personales suficientes sobre su víctima, generalmente con uno de estos métodos:

  • Phishing: Los ciberdelincuentes utilizan “cebos”, mensajes fraudulentos para atraer a sus víctimas hacia sitios falsificados, de modo que introduzcan en ellos información personal como nombres de usuario, contraseñas y datos bancarios.
  • Pharming: El pharming va un paso más allá del phishing y utiliza malware para redirigir a los usuarios desprevenidos hacia versiones falsificadas de sitios web, con el fin de que introduzcan sus datos personales.
  • Keylogging: Este tipo de malware (o, para ser más específicos, de spyware) registra en secreto todo lo que escribe para obtener información de sus cuentas y otros datos personales.
  • Sniffing: Si se conecta a una red Wi-Fi pública no protegida y no cifrada, los hackers pueden robarle los datos “olfateando” su tráfico de Internet con herramientas especiales (salvo que utilice una VPN, por supuesto).
Publicidadspot_imgspot_img