Esta ciudad de Alaska no volverá a ver la luz del sol hasta el 2023

Sus habitantes tendrán 65 días de completa oscuridad, fenómeno que se le conoce como la noche polar con temperaturas entre los -5 °C y -22 °C.

Serán 65 días de noche en total que tendrán los habitantes de Utqiaġvik, una pequeña ciudad de Alaska, Estados Unidos.

Esta ciudad se encuentra en la región más alejada del norte de Alaska. Para localizarla en un mapa solo hace falta dirigirse al extremo noroeste del continente americano, lo cual nos da una idea de lo retirada que está de la civilización.

Asimismo, tiene un clima extremadamente frío. Sus temperaturas oscilan entre los -5 °C y -22 °C. Pero no son solo sus bajas temperaturas.

Al igual tiene un prolongado invierno a causa de su localización. Esta última desde luego influye en el tiempo en que la luz del Sol se hace presente.

Hay que decir que, algunos lugares con cercanía al Círculo Polar Ártico y Antártico, en esta época del año, disponen de menos horas de luz solar.

¿Por qué? Porque el eje de inclinación de la Tierra no permite que el Sol se asome lo suficiente en el horizonte, provocando que la oscuridad, algunas veces, permanezca por más de 24 horas.

A este curioso fenómeno se le conoce como noche polar.

Evidentemente, la noche polar no es un suceso extraordinario ni mucho menos. Es habitual en los polos y, de hecho, los habitantes de Utqiaġvik ya están acostumbrados a la oscuridad prolongada.

El dato

La noche polar en Utqiaġvik inició desde el pasado 18 de noviembre, y se extenderá hasta el 23 de enero del próximo año.

Sin embargo, los pobladores no podrán disfrutar mucho tiempo de la iluminación natural, ya que el Sol se volverá a ocultar apenas unas pocas horas después.

- Patrocinado -

Para nosotros en partes del mundo completamente diferentes, la noche polar de Utqiaġvik podría parecernos imposible de sobrellevar.

No obstante, como se mencionó anteriormente, ellos ya lo tienen contemplado y se preparan para ello.

Por ejemplo, en la cuestión de suministros, desde antes almacenan los alimentos y recursos necesarios para sobrevivir toda la temporada.

Este punto es esencial porque, a causa del frío extremo, sería complicado abandonar la ciudad para abastecerse.

Pero ¿Cómo es la vida en medio de la noche polar?

Para los 4.500 habitantes de Utqiaġvik, ese breve intervalo es más que suficiente para realizar ciertas actividades que en otra época del año harían durante un día normal.

Aunque resulte difícil de entender, la noche polar en Utqiaġvik tiene algunos beneficios.

Por ejemplo, es posible observar un cielo lleno de estrellas brillantes. Siempre y cuando, claro, no haya niebla que obstaculice la visión.

«En estas condiciones, con la ausencia de niebla u otras restricciones, se pueden ver las estrellas y los planetas más brillantes”, dice un habitante a National Weather Service.

- Patrocinado -

Finalmente, y ya entrado el verano, se suscita un fenómeno totalmente contrario a la noche polar. Nos referimos al «Sol de medianoche», cuando la luz natural es visible por más de 24 horas.

Otros lugares dónde ocurra algo similar

Tromsø, Noruega

Con 70 mil habitantes, Tromsø es una de las ciudades más pobladas al norte del Círculo Polar Ártico (a 321 kilómetros, para ser exactos), de acuerdo con The Atlantic.

Del 27 de noviembre al 15 de enero, aproximadamente, en este destino no se ve la luz del Sol. Únicamente, algunos días pueden notarse algunos colores propios del atardecer.

La temperatura es relativamente amigable, rondando entre -6 y -2 °C en enero.

Murmansk, Rusia

Es la ciudad más poblada por encima del Círculo Polar Ártico, con 300 mil habitantes.

Su Noche Polar es menos extrema que otros destinos como Svalbard, pues sólo dura cuarenta días, desde principios de diciembre.

Cuando el Sol vuelve a salir, en enero, se celebra un evento llamado Primer Amanecer, en el punto más alto de la ciudad, Solnechnaya Gorka.

Laponia, Finlandia

En la mayor parte de esta región finlandesa se vive la Noche Polar. El fenómeno aparece después del equinoccio (a finales de septiembre), el cual es marcado por un día con 12 horas de luz y 12 de oscuridad.

A partir de ahí, mientras más al norte te encuentres, la noche va pareciendo más larga. En plena oscuridad, en el cielo aparecen tonalidades azules y violetas.

La Noche Polar es llamada “Kaamos”. Hay destinos como Rovaniemi (capital de la región), donde el fenómeno ocurre una sola vez en la temporada.

Publicidadspot_imgspot_img