Ontario en riesgo de ser una de las provincias más golpeadas por la recesión económica que se avecina

Quebec y Ontario también están muy expuestos a las condiciones de los Estados Unidos, por lo que la "recesión al sur de la frontera afectará negativamente las perspectivas de exportación".

La crisis económica es una realidad que no escapa a casi ningún rincón del planeta, y mientras los bancos centrales de todo el mundo aumentan simultáneamente las tasas de interés en respuesta a la inflación; así, podríamos estar acercándonos a una recesión global en 2023 y a una serie de crisis financieras en las economías fuertes del mundo y la de mercados emergentes en desarrollo, que les complicaría las cosas y las haría duraderas. Según un nuevo informe de Deloitte (una red de servicios profesionales internacional con sede en Londres).

También afirman que esta es una tendencia que probablemente continúe hasta bien entrado el próximo año, ya desafortunadamente, la trayectoria esperada actualmente de aumentos de las tasas de interés y otras medidas de política puede no ser suficiente para hacer que la inflación mundial vuelva a los niveles vistos antes de la pandemia.

De manera preocupante, dicha crisis está reduciendo el poder adquisitivo de las clases medias y golpeando con especial dureza a las familias de bajos ingresos. Según los expertos, “para reducir la inflación global a una tasa consistente con sus objetivos, los bancos centrales pueden necesitar aumentar las tasas de interés en 2 puntos porcentuales adicionales”, aseguran.

¿Cómo impactará a Canadá?

Siendo así, por supuesto que la economía de Canadá no será la excepción, por lo que según un informe de Deloitte experimentará un enfriamiento este año, gracias al endurecimiento monetario para enfriar el crecimiento de los precios.

“La buena noticia es que confiamos cada vez más en que hemos dejado atrás el pico de crecimiento de los precios, con una desaceleración constante de la inflación desde que alcanzó el 8,1 % en junio de 2022” Señalaron.

Esperamos ver que el crecimiento de los precios continúe desacelerándose, con una moderación ya evidente en los precios de la gasolina y los alimentos. así como los costos de reemplazo de los propietarios, en consonancia con la caída de los precios de la vivienda”, indicó también el informe.

A menos que disminuyan las interrupciones del suministro de gas por la guerra en Ucrania y las presiones del mercado laboral, estos problemas sin resolver, podrían dejar la tasa de inflación subyacente global en alrededor del 5 por ciento en 2023, casi el doble del promedio de cinco años antes de la pandemia.

Las provincias más afectadas

De esta forma, se espera una recesión «más profunda» en todo el país este año, con solo Manitoba y Saskatchewan disfrutando de un crecimiento positivo, debido al repunte en sus industrias agrícolas después de que las condiciones de sequía reprimieran drásticamente la producción en 2021.

El crecimiento del PIB real en Ontario fue de un sólido 5,1 % en 2021. Se desaceleró considerablemente al 2,4 % en 2022.

De cara al futuro, se espera que sea del -1,3 % en 2023. Se pronostica lo mismo tanto para la Columbia Británica como para Quebec. Luego, en 2024, la economía de Columbia Británica debería volver a estar en alza, ya que se prevé que el crecimiento del PIB real sea del 1,9 por ciento.

- Patrocinado -

El informe agregó que el impacto de la recesión del mercado inmobiliario será más pronunciado en el centro de Canadá y BC gracias a que Ontario y BC tienen los mercados inmobiliarios más caros y, a cambio, las cargas de deuda más altas.

Otros sectores amenzados

Quebec y Ontario también están muy expuestos a las condiciones de los Estados Unidos, por lo que la «recesión al sur de la frontera afectará negativamente las perspectivas de exportación», lo que reducirá el crecimiento en ambas provincias.

Se espera que la pérdida de empleos se mantenga baja durante la próxima recesión pronosticada gracias a la escasez de mano de obra al otro lado de la misma, con la mayoría de las pérdidas en sectores como la construcción, la información, la cultura y la recreación.

“Este se perfila como otro año difícil para la economía canadiense”, dijeron los investigadores de Deloitte en el informe. “Pero nos estamos acostumbrando a recurrir a nuestra resiliencia y a actuar con agilidad para posicionarnos para capear la tormenta económica: la recesión que se avecina es simplemente la última ola”.

Publicidadspot_imgspot_img